El líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, le envió una carta al papa Francisco en la que le pide «perdón por cualquier lágrima o dolor que hayamos ocasionado al pueblo de Colombia o a uno de sus integrantes», horas antes de la ceremonia de reconciliación que el pontífice ofició este viernes en la ciudad de Villavicencio con víctimas y victimarios del histórico conflicto interno colombiano.

«Sus reiteradas exposiciones acerca de la misericordia infinita de Dios, me mueven a suplicar su perdón por cualquier lágrima o dolor que hayamos ocasionado al pueblo de Colombia o a uno de sus integrantes. Nunca nos inspiró otro afán que no fuera el de alcanzar la esquiva justicia para los excluidos y perseguidos en nuestro país, que el de remediar en algo la inequidad y el despojo sufrido por los abandonados», escribió Londoño en una carta enviada ayer que difundió en su cuenta de Twitter y reprodujeron en las últimas horas los medios de prensa colombianos.

Londoño se dirige al Papa en su «doble condición de ciudadano colombiano recién incorporado a la vida institucional del país, y líder del nuevo partido político que acaba de nacer en la misma plaza en la que Usted dirigió sus sabias palabras a los jóvenes de Colombia».

«Dirijo una organización que ha dejado las armas y se reincorpora a la sociedad después de más de medio siglo de guerra», añade el ex líder insurgente y asegura que desde las FARC han «declinado cualquier manifestación de odio y de violencia».

«Nos anima el propósito de perdonar a quienes fueron nuestros enemigos y tanto daño hicieron a nuestro pueblo, cumplimos el acto de contrición indispensable para reconocer nuestros errores y pedir perdón a todos los hombres y mujeres que de algún modo fueron víctimas de nuestra acción», señala.

Londoño se pregunta en el texto «si estaría del todo bien implorar» de Francisco que «elevara su voz e invitara a orar también a todo el pueblo colombiano, para que no se vaya a frustrar el enorme esfuerzo que involucró conformar la Mesa de Conversaciones, discutir en ella durante años, vencer las necias resistencias a cualquier acuerdo y finalmente pactar la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera».

En la misiva, Timochenko destaca que sus problemas de salud le impiden estar presente en la gira papal, debido a que se encuentra en Cuba para llevar a cabo un tratamiento de recuperación de la afección cerebrovascular que lo afectó meses atrás.

«Me siento seguro de que su paso por Colombia marcará profundas huellas en su historia. He visto como de los distintos rincones de la patria acuden compatriotas de todas las edades y condiciones a escuchar su mensaje, a ovacionar su presencia y su palabra, a aprender de su humildad y generosidad», finaliza Londoño su carta al pontífice, del que se confiesa «devoto admirador».

El ex comandante de las FARC ya había pedido en diciembre último por carta que el Francisco lo recibiera antes o durante su visita a Colombia, y también lo había hecho durante las negociaciones de paz.

El 1 de septiembre pasado, al anunciar su paso a la política como partido legalmente constituído, la fuerza confirmó que envió una carta al Papa para solicitarle un encuentro durante su visita a Colombia, aunque El Vaticano había descartado esa chance.

«Hemos tenido contacto con el Vaticano. Hemos enviado cartas a su santidad pidiendo su respaldo a los esfuerzos de paz de Colombia. Nos respondió muy amablemente. Tenemos la foto en la que recibe la misiva enviada por las FARC», dijo uno de los referentes de las FARC, Iván Márquez.