Dos días de sesión y nueve turnos de votación llevó la elección de la nueva presidenta de la Convención Constitucional de Chile. Finalmente, la odontóloga y epidemióloga María Elisa Quinteros, nacida en Talca hace 40 años, representante del distrito N° 17, reemplazará a la lingüista mapuche Elisa Loncón, quien lideró los primeros seis meses de funcionamiento del órgano encargado de redactar una nueva Carta Magna que reemplace la actual, heredada de la dictadura pinochetista.

“¡Felicitaciones a María Elisa Quinteros por haber sido electa Presidenta de la Convención! Hay veces en que de situaciones difíciles emergen buenas y esperanzadoras noticias y creo que este es el caso”, saludó el presidente electo, Gabriel Boric. “Cuente conmigo, Presidenta, para colaborar 100% con el proceso constituyente”, dijo quien comenzará su mandato el próximo 11 de marzo, y tendrá la posibilidad, pocos meses después de inaugurar una nueva Carta Magna, algo histórico en su país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La Convención tiene nueve meses –prorrogables por una sola vez por otros tres– para redactar el nuevo texto, que deberá ser validado en un plebiscito de voto obligatorio al que debe convocar el nuevo gobierno.

Quinteros concitó el apoyo de una mayoría de independientes como ella, de distintos movimientos ciudadanos, representantes indígenas y convencionales del Partido Comunista. En la maratónica audiencia N° 47 del pleno del órgano constituyente, fue electa como lideresa de organismo tras lograr la mayoría simple con 78 sufragios. Cristina Dorador, bióloga de la Universidad de Chile y doctorada en Microbiología en el Instituto Max Planck y la Universidad de Kiel en Alemania, fue quien estuvo más cerca de pelear por ese lugar al alcanzar 72 de los 78 votos necesarios.

Durante la sesión, la capacidad negociadora y dialogante que caracterizó la elección de Loncon hace seis meses estuvo ausente hasta el último segundo y la correlación de fuerzas varias veces se desarmó, en medio de una constante tensión. La mayoría de los colectivos negociaron su respaldo buscando asegurar la presencia de uno de los suyos en la mesa ampliada que conforman siete constituyentes, aparte de la presidencia y la vicepresidencia.

La titular saliente minimizó las disputas y las colocó en términos del debate democrático. “La gente tal vez no ha entendido del todo por qué nos demoramos mucho en llegar a acuerdos, pero justamente porque no traemos nosotros las cocinas ni en el patio ni adentro (…) A los comentaristas políticos que dicen que la cocina aquí está ardiendo, eso es falso. Sigan las transmisiones. Cuesta hacer la democracia, y se construye en grupo, con diálogo”, dijo Loncón. También criticó al gobierno de Sebastián Piñera, al que acusó de “poco colaborador”, al menos en el inicio del proceso.

Quinteros es odontóloga de la Universidad de Talca. Trabajó ocho años en el Departamento de Salud de Hualañé. Allí presidió la Asociación de Funcionarios. También realizó un mágister y un doctorado en Salud Pública en la Universidad de Chile. Previo a su ingreso a la Constituyente, ejerció como investigadora y académica en Salud Pública de la Universidad de Talca. Es miembro del directorio de la Sociedad de Epidemiología y parte del Comité Ejecutivo Latinoamericano de la Sociedad Internacional de Epidemiología Ambiental. También integra la Fundación Afluentes, Red Ambiental del Maule.

Ahora tendrá a su cargo la tarea de coordinar la convención para lograr que en julio próximo se apruebe la nueva Carta Fundamental, en una asamblea que destaca por su diversidad política. Por ello la tarea no es fácil: se requiere que las normas sean aprobadas por dos tercios de los convencionales (104 escaños). Los consensos necesitan de muchas negociaciones. Luego habrá un plazo de 60 días para convocar un plebiscito, con voto obligatorio, para que se ratifique o se rechace el texto. En este caso, seguirá rigiendo la de 1980, heredera de la dictadura de Augusto Pinochet. La convención pudo arrancar el debate de fondo de las normas constitucionales recién el pasado 18 de octubre, cuando se cumplían dos años del estallido social. Antes, trascurrieron tres meses para la elaboración de su propio reglamento de funcionamiento y la conformación de las distintas comisiones temáticas.