Valérie Bacot, la mujer francesa juzgada por matar a su marido violento y proxeneta, fue condenada este viernes a una pena simbólica de cuatro años de cárcel, uno de los cuales era de condena efectiva, por lo que salió libre del tribunal, ya que pasó un año presa durante el juicio.

La corte de Saône-et-Loire (en el este de Francia) fue más allá de la clemencia pedida por el abogado general, consignó la agencia de noticias AFP, al señalar que éste reclamaba una pena de cinco años, cuatro condicionales, y calificaba de «víctima» a esta mujer que fue violada, golpeada y prostituida durante años por su marido.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Valérie Bacot, de 40 años, fue juzgada por haber matado de un balazo en la cabeza a su marido Daniel Polette, 61 años, el 13 de marzo de 2016. Fue «víctima» de un marido proxeneta, dijo el fiscal, que solicitaba clemencia para la acusada.

«Valérie Bacot no podía quitarle la vida a quien la aterrorizaba» pero hay que «enunciar la condena sin encarcelarla», añadió y agregó que sus cuatro hijos «necesitaban» a su madre.