El gobierno de Venezuela expulsó del país a una delegación de dirigentes de Ecuador, encabezados por la asambleísta y precandidata presidencial socialcristiana Cyntia Viteri, que intentaba visitar en la cárcel al encarcelado Leopoldo López, porque el grupo llevaba a cabo actividades “desestabilizadoras”.

La Cancillería venezolana emitió un comunicado en el que expresa sus razones para tomar dicha resolución, conforme a la Ley de Migración y Extranjería vigente: «Cynthia Viteri y su comitiva realizaron actividades proselitistas y desestabilizadoras en un país soberano, expresamente prohibidas por las normas migratorias venezolanas, e interfiriendo flagrantemente en los asuntos internos, en función de lo cual se aplicó la normativa correspondiente.»

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La versión de la candidata de la derecha ecuatoriana, por su parte, dice que los funcionarios retuvieron sus pasaportes y como ella se negó a subirse a un auto policial, los agentes escoltaron su propio vehículo hasta el aeropuerto, desde donde viajó a Guayaquil. «Lo que hemos vivido en Venezuela fue de terror. Ya estamos en Ecuador. Gracias a todos por su solidaridad. Les iré contando paso a paso lo sucedido», escribió en su cuenta de Twitter.

Al llegar al país, la asambleísta calificó de “atropello” lo sucedido y reseñó que los policías le dijeron que eran deportados “por orden superior, por orden del gobierno” y que se los había declarado “personas non gratas». «Oficialmente nos dieron estado primero de deportados y después nos volvieron a llamar para decirnos que estábamos expulsados, primero como personas non gratas y luego por supuestamente alterar el orden público», relató la política.

Las autoridades venezolanas explicaron que la medida se tomó debido a las intromisiones de esa comitiva, que buscaba conectarse con sectores de derecha afines a su partido, en la política interior de su país. En relación con la acción tomada, desde la Cancillería expresaron: «Todo ciudadano extranjero admitido en el territorio nacional debe abstenerse de participar en actividades contrarias a las leyes de la República. En ese sentido, debe observar absoluto respeto por las autoridades e instituciones nacionales así como por el pueblo venezolano.»