A 100 años de la Revolución Rusa

Para conmemorar uno de los acontecimientos fundamentales del siglo XX, 21 artistas argentinos de la Galería de Arte Torres Barthe con el auspicio del Centro Ruso de la Cultura y las Ciencia en Argentina (Casa de Rusia) exponen diferentes piezas inspiradas en ese país y en los ecos que genera en América Latina.
19 de Septiembre de 2017

Se cumple este año un siglo del acontecimiento histórico más significativo del siglo XX: la Revolución Rusa que instauró el primer gobierno comunista del mundo y que inspiró otras revoluciones. 

En conmemoración de este acontecimiento, 21 artistas argentinos de la Galería de arte Contemporáneo Torres Barthe exponen sus obras en la Fábrica de Arte Circe ubicada en la Avenida Córdoba 4335, en el barrio porteño de Palermo. La muestra está auspiciada por el Centro Ruso de la Cultura y la Ciencia en Argentina (Casa de Rusia), que representa en el país a la Agencia Federal para los Asuntos de la Comunidad de Estados Independientes (Rossotrudnichestvo, en ruso). 

La Galería de Arte está dirigida por Florencia Torres Barthe, mientras que la artista Lucía Bellusci tiene a su cargo la programación de artes visuales. La muestra conmemorativa, que ya se inauguró y que podrá visitarse hasta el próximo domingo de 19 a 22, está integrada por piezas realizados por artistas de la Galería en los últimos 21 meses. Según declaró Belluschi a la agencia Sputnik, la iniciativa “surgió durante una charla con el director de la Casa de Rusia, Valéry Kícherov donde exploramos la posibilidad de mostrar un intercambio entre dos culturas. La idea era que cada artista tomara desde su lugar un aspecto de Rusia que le llamara la atención, o que considerase interesante de investigar, porque ninguno sabía nada ni había viajado a este país.” 

por su parte, Florencia Torres Barthe en diálogo con Tiempo Argentino, informó: “Esta muestra la hicimos junto con la Casa de Rusia en Argentina y fue una experiencia muy interesante. En la galería yo trabajo con un staff cerrado de artistas plásticos argentinos y el director de la Casa de Rusia nos convocó para trabajar sobre la temática rusa abordando algunos aspectos de la Revolución. No todos los artistas se centraron en eso, sino más bien en cómo se ve Rusia desde América Latina y en cómo ha influido la Revolución Rusa en los que habitamos en este lado del planeta.” Y agrega: “En noviembre va a haber una segunda instancia de esta muestra que es la consecuencia de un ida y vuelta, por lo que se hará en el área cultural de la Embajada de Rusia donde permanecerá expuesta 15 días. Éste es el primer proyecto que hacen específicamente con artistas plásticos desde que hay embajada en la Argentina. Como resultado de este encuentro queda también un hermoso libro hecho en conmemoración de los 100 años de la Revolución. Como galeristas nosotros tenemos la idea de que los artistas deberían poder vivir de su arte porque para eso se formaron. Con esa consigna armamos la galería hace tres años. El año pasado hicimos nuestra primera experiencia con dos muestras con la Embajada de Irlanda por los 100 de su liberación. Que ahora conmemoremos los 100 años de la Revolución Rusa es algo azaroso, que no fue planificado, sino que se dio así. Este año, fuimos convocados porque en la Casa de Rusia conocían lo que hicimos y trabajamos especialmente para esta muestra. Se abordó Rusia desde casi todos los aspectos: lo folklórico, lo musical, lo literario, lo histórico, lo político, lo actual, ahondando y profundizando un poquito más sobre lo que uno sabe de ese país. Como el trabajo se planteó como intercambio, la primera muestra se hizo en nuestro espacio y la segunda la haremos en el espacio de Rusia.” 

En su recorrido por diferentes aspectos la muestra genera un mosaico heterogéneo que da cuenta de diferentes aspectos de la identidad rusa. Las piezas expuestas incluyen fotografías, pinturas y esculturas realizadas en la Argentina por artistas argentinos. Bellusci, por ejemplo, eligió como punto de partida de su trabajo un cuento de la poeta rusa Marina Tsvetáyeva (1892-1941), El Diablo. Para facilitar la comprensión del público, cada obra está acompañada por un fragmento de referencia. La muestra es una buena manera de conocer algo más sobre el país cuya Revolución dejó una  impronta imborrable en la Historia.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS