A un año de la quiebra, Gotan ya es cooperativa: “Tenemos las máquinas, la esperanza y la fuerza de nuestro trabajo”

El empresario Lamberti, ex funcionario de Cambiemos, los dejó en la calle en septiembre de 2019. Poco más de 12 meses después, los trabajadores consolidan la fábrica especializada en mobiliario urbano. Durante la pandemia se reinventaron y comenzaron a producir dispensers de alcohol en gel y barreras sanitizantes.

(Foto: Facebook)
6 de octubre de 2020

En septiembre de 2019 cerró la empresa Gotan de Almirante Brown y decenas de trabajadores quedaron en la calle. Tras un año de lucha para mantener sus puestos de trabajo, obtuvieron la matrícula que los habilita a continuar como cooperativa de trabajo. La fábrica, ubicada en Junín 1375, del Parque industrial de Burzaco, se dedicaba al diseño, desarrollo y producción de elementos de imagen corporativa y mobiliario urbano. Se reinventaron para poder seguir activos en tiempos de pandemia.

”Estamos muy contentos porque la semana pasada nos salió la matrícula a través de las lucha. Estamos tratando de organizarnos para organizar también los puestos de trabajo”, expresó a Tiempo Martin Rodríguez, presidente de la cooperativa Gotan Trading, quien además continua en su tarea de corte y plegado de chapa dentro de la línea de producción. 

La obtención de la matrícula se da a 12 meses desde que el empresario y secretario nacional de Parques Industriales durante el macrismo, Horacio Lamberti, declarara la quiebra y dejara a 27 familias sin sustento.

Hace algunos meses,  el propio Lamberti hizo circular la falsa noticia de que él había reconvertido a Gotan en cooperativa por iniciativa de sus hijos. Desde la cooperativa lo desmienten tajantemente: “Somos los trabajadores quienes impulsamos este proyecto colectivo, desde septiembre de 2019 venimos luchando por ponerla en pie sin ningún apoyo del Estado o empresarios del Parque“, señalan.

Desde la quiebra, se inició un largo camino que comprendió la permanencia en la empresa, manifestaciones con y en apoyo de otros trabajadores en circunstancias similares, y una serie de actividades solidarias desde que la crítica situación del país se agravó a partir de la llegada de la pandemia.

En ese contexto se dedicaron a realizar elementos como dispensers de alcohol en gel o barreras sanitizantes, con la esperanza de ampliar los productos producidos en la fábrica.

“Gotan se trata de personas solidarias y trabajadoras, por eso hemos hecho donaciones de los elementos sanitarios para ayudar a la sociedad. Pero también necesitamos comerciar los elementos, porque no deja de ser nuestra fuente de trabajo, por eso les pedimos ayuda a los municipios para que nos compren los productos que hemos creado para frenar el coronavirus, pero hasta ahora nadie nos ha encargado trabajos”, comenta  y agrega: "Nosotros no tuvimos indemnización, tenemos las máquinas, la esperanza y la fuerza de nuestro trabajo, no necesitamos patrón para trabajar y hacer cosas que se nos ocurran y pueda ayudar a la comunidad", expresó.

De los 27 trabajadores que integraban la fábrica actualmente solo quedan 19. Ahora, con la concesión del INAES, podrán darle impulso formalmente al proyecto que iniciaron en la última etapa de 2019.

“Estamos muy contentos de poder decir que ya somos una cooperativa”, aseguró y remarcó que el objetivo es “cuidar la fuente de trabajo para tener una vida digna” pero también crecer.

“Queremos ampliar estas fuentes de trabajo y sumar gente al equipo, es lo que tenemos en mente”, comenta Rodríguez y cuenta que logran mantenerse a partir de trabajos pensados por los trabajadores por fuera de lo que solían hacer, como la venta de parrillas o fogoneros . “Nos vinculamos con muchos actores con la finalidad de aumentar la producción actual. Uno cuando iba a la fábrica hacia lo que le pedían, cumplía una tarea de producción. Pero en este proceso, nos dimos el espacio de realizar otras habilidades relacionadas, como la producción metalúrgica”, agrega, alegre.

Algunos de los productos que fabrica Gotan se pueden ver en su página de Facebook

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual