Alarmante estudio sobre el impacto de los despidos masivos en la salud

Una investigación determinó que provocaron "un significativo deterioro de los indicadores de salud física y mental”.
3 de Enero de 2017

Un estudio realizado por investigadores del Conicet, de Flacso y de varias universidades públicas determinó que la “destrucción masiva de puestos de trabajo ha derivado en un significativo deterioro de los indicadores de salud física y mental (más elevado incluso que el esperable de la literatura especializada), principalmente entre mujeres mayores de 45 años, jefas de hogar y que están a cargo de familias numerosas”.

El informe lleva la firma de Cecilia Ros y Miriam Wlosko, de la Universidad de La Plata, de Demian Panigo, del Citra-Conicet, de Hernán Letcher, de la Universidad de Avellaneda, de Julia Strada, de Flacso, y Patricia Rivero y Julio César Neffa, del Ceil-Conicet.

Los investigadores llegaron a determinar una cifra alarmante de despidos desde fines de 2015 a noviembre de 2016: 232.286 personas perdieron sus puestos de trabajo oi fueron suspendidos.

Esto generó “un intenso proceso recesivo y regresivo sólo comparable a lo acontecido en 1976 (en términos distributivos) y a lo observado entre 1998 y 2002 (en materia de destrucción masiva de puestos de trabajo)”, señalaron los autores.

“De los 232.286 trabajadores despedidos o suspendidos en Argentina en los últimos 12 meses, el 70% corresponde al sector privado, provenientes principalmente de la construcción y la industria (y en ella, mayoritariamente de firmas metalmecánicas y textiles)”, agregaron.

En cuanto a los efectos de estos despidos masivos sobre la salud de los trabajadores y trabajadoras, 451 personas que perdieron su trabajo fueron encuestadas para el estudio.

“En el caso específico del indicador de problemas de salud mental (que aumenta 181% con los despidos), llama la atención el notable incremento de ítems asociados a cuadros depresivos, particularmente, el vinculado a la ideación suicida (1 de cada 6 encuestados luego del despido)”, describieron.

Los índices son más preocupantes entre mujeres mayores de 45 años, jefas de hogar y que están a cargo de familias numerosas. “En estos sub-grupos poblacionales se observa, entre otros resultados, una caída de hasta el 46% de la autopercepción relativa al estado de salud física, un aumento de hasta el 436% de los problemas de salud mental, y la triplicación de personas que tienen fantasías de suicidio. La magnitud de estos efectos y la masividad del fenómeno examinado dan lugar a la emergencia de un severo problema epidemiológico con daños potencialmente irreversibles”,

Por último, concluyeron que por la severidad de los resultados “de no mediar políticas macroeconómicas, laborales, sociales y de salud que reviertan la dinámica del empleo y combatan los efectos económicos y sanitarios ya generados, sobrevendrá un notable incremento tanto de la morbilidad como de la mortalidad por causas violentas (hetero y autoinflingidas) y evitables, de exclusiva responsabilidad de la política pública”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS