Alemania prohíbe a la muñeca espía

Decidió sacar del mercado a Mi amiga Cayla, un juguete capaz de emitir y grabar imágenes y sonidos.
17 de Febrero de 2017

Alemania prohibió la venta de la muñeca conectada "Mi amiga Cayla", anunció el viernes la Agencia Federal de Redes, que considera que el juguete puede espiar a los niños.

La agencia instó a los padres que posean el juguete a "tomar responsabilidades y hacer que la muñeca sea inofensiva", sin dar más consignas sobre una eventual destrucción o desactivación.

"La muñeca Cayla está prohibida en Alemania. Se trata de la protección de los más débiles de nuestra sociedad", declaró, en un comunicado, el presidente de la Agencia, Jochen Homann.

"Los objetos que esconden cámaras y micrófonos, y que pueden transferir datos sin que nos demos cuenta, pueden poner en peligro la vida privada de la gente. Esto vale también para los juguetes", argumentó.

"Mi amiga Cayla", del estadounidense Genesis Toys, se distribuye en Europa a través del británico Vivid Toy Group y es una muñeca de 46 centímetros y controlable a distancia por celular. Los niños pueden plantearle preguntas simples a la muñeca, que les responde, y también puede contar historias.

La Agencia federal de Redes indica que cualquier juguete capaz de emitir y grabar imágenes y sonidos a escondidas estaba prohibido en Alemania, pues existe un riesgo de que se grabe y se emita, sin conocimiento de los padres, conversaciones con el niño o con cualquier otra persona.

La agencia alemana no prevé contactar a los padres que hayan comprado una muñeca Cayla.

Si bien "los primeros juguetes de este tipo ya se retiraron del mercado en colaboración con los distribuidores", otros juguetes "interactivos" serán examinados, agregó la agencia.

La Asociación Europea de Defensa de los Consumidores (BEUC), que ya había advertido de los peligros de estos juguetes conectados en diciembre, saludó la decisión de la agencia alemana, pero también consideró que esto "ilustra hasta qué punto los consumidores no están protegidos en un mundo cada vez más conectado".

"Los otros países de la Unión Europea deberían seguir el ejemplo del regulador alemán y retirar este producto del mercado", añadió la asociación, que reclamó que se refuerce la legislación europea en materia de amenazas informáticas.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS