Arman pesebres con Qunitas frente a la Quinta de Olivos

Neonatólogos y padres con sus hijos armaron pesebres vivientes con los moisés que integran el kit, cuya entrega a familias en situación vulnerable fue suspendida por el Ministerio de Salud en febrero de este año.
23 de Diciembre de 2016

Pediatras y profesionales de la salud protagonizaron esta tarde un nuevo reclamo para que el gobierno nacional entregue los kits del Plan Qunita, como herramienta para prevenir la muerte súbita del lactante.

Esta vez fue a las puertas de la Quinta de Olivos, donde neonatólogos y padres con sus hijos armaron pesebres vivientes con los moisés que integran el kit, cuya entrega a familias en situación vulnerable fue suspendida por el Ministerio de Salud en febrero de este año.


“Le pedimos a la primera dama Juliana Awada que ablande el corazón de su marido, el presidente Mauricio Macri, y que interceda ante el ministro Jorge Lemus, para que permitan la entrega inmediata de los 60 mil kits Qunita que se encuentran en depósitos de todo el país”, sostuvieron los organizadores, que portaban carteles con el lema de una #NavidadConQunitas.


“No existen razones ni médicas ni jurídicas para que las decenas de miles de kits del programa Qunita no sean entregados a las familias que los necesitan. Se trata de una retención arbitraria de insumos destinados a la salud de la población, a promover el sueño seguro de los lactantes, su confort y su bienestar”, dijo Alicia Benítez, ex jefa de la Unidad de Neonatología de la Maternidad Ramón Sardá.


Su opinión se multiplica entre pediatras y trabajadores de la salud de todo el país, ante la inacción del Ministerio de Salud, que en más de nueve meses no generó ningún plan alternativo para prevenir la muerte súbita del lactante por colecho.

Lo que ha comenzado por estos días en maternidades y hospitales de todo el país es una suerte de rebelión en contra de la inexplicable decisión del ministro Lemus de que las Qunitas no lleguen a las familias.

Unos 35 mil kits de Qunita siguen arrumbados en depósitos de Barracas y Avellaneda de una empresa de logística. Pero otros 25 mil ya habían sido repartidos a maternidades y hospitales de todo el país, y la buena conciencia de muchos médicos y la evidente necesidad de las familias busca torcerle a la tozudez del gobierno.


Además de Unicef y una decena de entidades médicas, la propia Sociedad Argentina de Pediatría reclama al gobierno nacional la continuidad del programa.

En una carta dirigida por su presidente, el doctor Jorge Cabana, al ministro Lemus, fechada el 21 de octubre, se puntualiza que “la SAP apoya las políticas públicas que promuevan cerrar brechas de inequidad a través de intervenciones de beneficio probado en reducir la mortalidad infantil. En ese sentido, la entrega de un moisés a familias en situación de vulnerabilidad social y sanitaria (…) es una herramienta importante para prevenir la muerte infantil por colecho”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N