Armenia, Azerbaiyán y Rusia firmaron un acuerdo de paz y pusieron fin a la guerra en Nagorno Karabaj

Se desplegarán tropas de paz rusas en la zona para garantizar el cese de hostilidades. Hubo un fuerte rechazo a este acuerdo en Armenia, donde manifestantes irrumpieron en la sede de Gobierno y el Parlamento.

Por Télam
10 de noviembre de 2020

Después de seis semanas de fuertes combates y tres intentos de tregua fallidos, Armenia, Azerbaiyán y Rusia anunciaron hoy el "fin de la guerra" por la disputada región separatista de Nagorno Karabaj y un acuerdo para desplegar una misión de soldados de paz rusos y turcos que controlen el cese del fuego.

"Tomé una decisión muy difícil para mí y para todos nosotros. Firmé una declaración para terminar la guerra de Karabaj desde la 1 (18 hora de Argentina) con los presidentes de Rusia y Azerbaiyán. El texto de la declaración, que ya fue publicado, es indescriptiblemente doloroso para mí y para el pueblo" armenio, escribió en su página de Facebook el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, el primero en contar la noticia.

"Tomé esta decisión como resultado de un profundo análisis de la situación militar y de las apreciaciones de las personas que mejor entienden la situación. También basándome en la creencia de que esta es la mejor solución para la situación actual", continuó el premier.

Poco después, el presidente ruso, Vladimir Putin, explicó un punto central en un discurso televisado.

"La misión de soldados de paz rusos será desplegada a lo largo de la línea de contacto (que divide a las zonas bajo control azerí de las que quedaron en manos armenias) en Nagorno Karabaj y a lo largo del corredor que conecta Nagorno Karabaj de la República de Armenia".

Asimismo, su vocero, Dmitry Peskov, explicó que ambas partes -Azerbaiyán y Armenia- mantendrán el control de las "zonas que ocupan" en este momento.

Esto significa que Azerbaiyán mantendrá el control de Shusha, una ciudad estratégica dentro de Nagorno Karabaj, a solo unos kilómetros de la capital del enclave Stepanakert, que conquistó hoy.

El tercero en anunciar el acuerdo fue el mandatario de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, quien explicó en un mensaje a la nación que los soldados de paz rusos serán 1.960 -algunos ya están en camino- y que la misión que fiscalizará el cese de hostilidades estará a cargo de Turquía y Rusia, el primero su aliado, el segundo socio histórico de Armenia.

Además, Aliyev anunció que el acuerdo incluye el intercambio de prisioneros de guerra y de los cuerpos de combatientes fallecidos.

El presidente azerbaiyano estaba exultante.

"Obligamos (a Pashinian) a firmar el documento, esto equivale a una capitulación. Dije que expulsaríamos (a los armenios) de nuestra tierra como perros, y lo hicimos", aseguró.

El último en hablar fue el líder de la región separatista en disputa, Arayik Harutyunyan.

"Teniendo en cuenta la difícil situación y para evitar más muertes masivas y la pérdida de Artsaj (nombre armenio de la república separatista), di mi consentimiento para terminar hace una hora esta guerra", escribió en su página de Facebook, citada por Sputnik.

Una vez que se confirmó el acuerdo, la reacción en Armenia fue inmediata.

Miles de manifestantes se movilizaron primero a la casa del premier y luego a la sede de Gobierno para protestar contra el acuerdo, que consideraron una concesión a Azerbaiyán.

Según constató AFP, un grupo de manifestantes irrumpió en la sede de Gobierno, destruyó ventanas, saqueó oficinas y comenzó a pedir la renuncia del premier.

En paralelo, Sputnik informó que los manifestantes golpearon al presidente de la Asamblea Nacional, Ararat Mirzoyan, hasta dejarlo inconsciente, mientras una multitud entró al Parlamento y se adueñó del pleno, incluso protagonizando peleas entre los manifestantes, que pedían que los diputados sesionaran y rechazaran el acuerdo con Azerbaiyán.

Pese al "dolor indescriptible" expresado por el premier armenio en su anuncio y estas protestas en Erevan, la capital armenia, el vocero presidencial ruso se mostró desde el inicio optimista de que "el completo cese de fuego y hostilidades en la Nagorno Karabaj" firmado por los tres presidentes creará las condiciones para una solución definitiva en esa región separatista, según reprodujo la agencia de noticias rusa Sputnik.

Rusia, que dispone de una base militar en Armenia, es su mayor aliado militar y político y, aunque públicamente Moscú aseguró que su acuerdo bilateral de defensa no incluye la región separatista de Nagorno Karabaj, en la geopolítica del conflicto, su apoyo a Armenia fue claro en la guerra de los años 90 y hasta ahora.

Este enclave en disputa y poblado hoy en su mayoría por armenios declaró su independencia de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán, poco antes de la desintegración de la Unión Soviética en 1991, lo que desató una guerra entre ese país y Armenia.

Más de 30.000 personas murieron y en 1994 ambos firmaron un alto el fuego, que desde entonces fue interrumpido a menudo por escaramuzas y enfrentamientos. Ningún país miembro de la ONU reconoció a la república separatista de Nagorno Karabaj, ni Armenia, que sin embargo, lo ha mantenido financiera y políticamente.

El conflicto se mantuvo congelado hasta que el 27 de septiembre pasado, los enfrentamientos entre las fuerzas azerbaiyanas, armenias y las de la región separatista escalaron hasta convertirse en una nueva guerra.

Con cientos de muertos y miles de heridos, Rusia y las principales potencias de Europa intentaron una y otra vez alcanzar una tregua por temor, no solo a una crisis humanitaria, sino también a un conflicto de dimensiones internacionales dadas las denuncias de Armenia sobre una participación directa de Turquía en apoyo de Azerbaiyán y una presencia de combatientes importados desde Siria y Libia, dos países en conflicto en donde Ankara también está peleando.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual