Baldío de Dujovne: Los documentos oficiales desmienten la "desmentida" del ministro

A través de distintos voceros, el titular de Hacienda quiso demostrar que presentó el final de obra 2009 pero la nueva evidencia a la que accedió Tiempo revela inconsistencias en el relato oficial.

12 de Junio de 2018

A Nicolás Dujovne se le quemaron los papeles. Es la explicación que ofreció extraoficialmente el ministro luego de que Tiempo revelara que su mansión tributa como baldío: el titular de Hacienda, a través de voceros no identificados, sostuvo que intentó “regularizar su situación al menos cuatro veces”, pero que “dos veces la Ciudad le perdió el trámite” y que en otra ocasión la declaración de final de obra “se quemó”. Una sucesión de hechos desafortunados cuya consecuencia ya se conoce: Dujovne paga menos por impuestos de lo que debería.

Los papeles oficiales, sin embargo, desmienten la “desmentida” extraoficial del ministro.

Como consignó este diario el domingo, la vivienda familiar tributa como baldío ante la AGIP, el ente recaudador del gobierno porteño. El hecho fue reconocido por los voceros del ministro, aunque depositaron las culpas en el organismo municipal. "Empezó el trámite en el 2009. Al Gobierno de la Ciudad se le prendió fuego, literalmente, su trámite. Lo perdieron dos veces, pero él empezó más de cuatro veces el trámite" reprodujo la web Perfil, en un artículo donde se publican supuestos “documentos que prueban los trámites de Nicolás Dujovne para declarar su casa”.

Los “documentos” son, en realidad, un supuesto poder presuntamente suscripto ante escribano público donde Dujovne y su mujer y copropietaria, Carolina Yellati, habrían manifestado su supuesta intención de declarar un inmueble. La sucesión de condicionales no es casual: las “pruebas” difundidas por los allegados de Dujovne exhiben más incógnitas que certezas.

En uno de esos documentos, por caso, se hace referencia a que “Ha sido presentada la Declaración Jurada de Empadronamiento Inmobiliaria N°  /, EL  /  /  ,CORRESPONIDENTE A LA PARTIDA MATRIZ N°   “(Sic). La ausencia de datos precisos, como el número de partida, impide saber si la supuesta declaración corresponde a la mansión de la calle Mendoza al 1100 que aún figura como baldío.

Al pie de esa página están las firmas de Dujovne, su mujer, y la del supuesto escribano, cuya identificación y matrícula no se alcanza a distinguir. También se consigna un número de “constancia de presentación”: “F005086602 27/04/2009”. Número y fecha están escritos a mano.

La otra “prueba” es una certificación de firmas supuestamente emitida por el mismo escribano, cuyos datos filiatorios son imposibles de distinguir.

Ninguno de los documentos exhibe timbres ni sellos oficiales. Tampoco se consignan números de expedientes, ni domicilios, ni datos catastrales. Lo único que liga esos papeles con la mansión de la calle Mendoza es la palabra de los “voceros del ministerio” de hacienda que transmitieron sus “explicaciones” por whatsapp al animador Antonio Laje primero, y a uno de sus panelistas después.

El relato oficial se completó con la mención del supuesto “incendio” que habría quemado los papeles presentados por Dujovne ante el fisco porteño. Este diario intentó en seis oportunidades contactar al titular de la AGIP, Andrés Ballota, para que verifique la versión del incendio. También si en los archivos del organismo hay indicios de que Dujovne haya iniciado “cuatro veces” el trámite de empadronamiento, como aseguran sus voceros. Y para consultar por qué, a diferencia de muchos vecinos a los cuales se los auscultó con inspecciones y drones, el edificio de tres plantas de Dujovne se mantuvo invisible para el fisco por más de una década

Pese a la insistencia, el funcionario porteño no contestó.

De todos modos, Tiempo tuvo acceso a un documento que consta en los registros de la AGIP que conduce Ballota. Y que contradicen las explicaciones extraoficiales del ministro. Se trata de la Declaración Jurada de Empadronamiento Inmobiliario que el ministro presentó ante el organismo hace apenas tres meses, el 15 de marzo de 2018.

A diferencia de las “pruebas” difundidas a través de Perfil, en este documento consta el número de partida  (00342002), el número de Declaración Jurada (00001779), la identificación catastral del inmueble (Sección 25, manzana 092 y parcela 013) y, por supuesto, la dirección exacta de la mansión ubicada en la calle Mendoza al 1100 (el número preciso se omite por cuestiones legales).

La presentación lleva los datos filiatorios del propietario del inmueble, Nicolás Dujovne, y del “profesional responsable de la declaración”, la arquitecta Silvia Susana Hirsch, madre del ministro y socia junto a su marido Berardo de uno de los estudios más reputados de la ciudad.

En esa declaración se consigna que la “superficie cubierta del edificio” es de 282 m2, elevados en madera y cemento sobre una parcela de 338 metros totales. El área no construida es parque y piscina.

El documento detalla, también, los “plazos de realización de las modificaciones”, es decir, el tiempo que demoró la construcción. El papel dice, textual:

Inicio: 30/05/2004

Fin: 30/01/2018

O sea: según declara Dujovne bajo juramento ante la AGIP, la casa se terminó de construir en enero de este año, casi 14 años después de iniciada la obra.

La precisión de la fecha es clave, porque indica el final de obra a partir del cual el fisco porteño debe cobrarle al ministro los impuestos correspondientes a los metros construidos. En su “desmentida”, el titular de hacienda se mostró dispuesto a pagar lo que debe con monto actualizado y cargo retroactivo al 2009, fecha en la que, según dice, intentó sin suerte regularizar su situación. Pero en los registros oficiales, lo que consta es que el ministro intentó fechar su final de obra en enero de este año, de modo que la AGIP, de aprobarle el trámite, sólo podría cobrarle hacia adelante, pero no hacia atrás.

¿Cuándo miente Dujovne? ¿Cuándo jura haber terminado la obra en enero de 2018, lo que le permitiría ahorrarse más de una década en impuestos? ¿O cuando difunde a través de sus voceros una supuesta presentación del 2009 que se incineró?

La fecha escogida en la “desmentida”, por cierto, también presenta curiosas inconsistencias cronológicas. Por lo que pudo verificar este diario, el derrotero de la propiedad fue así:

  • 2003: Dujovne y su esposa compran el “baldío” al Banco Hipotecario.
  • 2004: comienza la obra, según manifestó mamá Hirsch
  • 2005: Dujovne incorpora la propiedad jurada a su patrimonio, según admite en su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción.
  •  2006: El estudio Dujovne, Hirsch y Asociados exhiben con orgullo la obra terminada en la publicación Summa +, una reconocida revista de arquitectura y diseño. La publicación muestra, entre otros detalles, una propiedad amueblada, decorada y lista para habitar.

¿Por qué razón, si la versión del incendio fuese cierta, el ministro presentó el final de obra tres años después? La incógnita forma parte de las explicaciones que el ministro aún no dio. Cuándo lo haga, quizá también pueda explicar por qué paga impuestos y declara su propiedad como baldío si admite saber al menos desde el 2009 que está en infracción. O por qué, casi una década más tarde, juró ante el fisco que pasó 13 años con una obra en construcción.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N