(Foto: Revista Barcelona)
8 de Febrero de 2019

BARTOLOMÉ MITRE, SOBRE EL TRATAMIENTO DE LA PEDOFILIA Y LA VIOLACIÓN EN SU DIARIO

Es el histórico dueño de ‘La Nación’, uno de los periódicos nacionales más importantes de la Argentina. Su diario apoyó sin fisuras el accionar de la última dictadura militar y acompañó el reclamo de los genocidas y sus familiares por el ejercicio de una “memoria completa”. Y en esta última semana, reivindicó la maternidad infantil y la violación a través de un repudiable editorial. Una charla imperdible con Bartolomé Mitre, el propietario del diario más negacionista y apologista de la pedofilia de los últimos 200 años.

En medio de la controversia y el rechazo que causó el texto “Niñas madres con mayúsculas”, un repudiable editorial de “La Nación” que reivindica la maternidad infantil, el histórico dueño del diario, Bartolomé Mitre, rompe el silencio para poner negro sobre negro sobre el tema en un imperdible mano a mano con DOMINICAL. Su rechazo a los pañuelos verdes y a todo lo que sea verde a excepción de los automóviles Falcon. Sus deseos de una sociedad con valores, tradiciones y derecho de pernada. Sueños, anhelos y miserias de un hombre clave del periodismo argentino. Y un pedido al Gobierno nacional: “Hay que bajar la edad de embarazabilidad”.

–¿Se arrepiente del polémico editorial que se publicó esta semana en ‘La Nación’?

–¿Arrepentirme? Para nada. Tengo las pelotas bien puestas porque no soy una marica. Soy bien macho. Además, ¿cuál de todos los editoriales? ¿El que exige un trato justo para los militares héroes que terminaron con la subversión en la década del 70? ¿El que reivindica el nazismo? ¿El que pide terminar con el Estado de derecho para encarcelar a Cristina Kirchner? ¿El que pide pena de muerte para militantes anarquistas? ¿El que se burla del caso de Santiago Maldonado?

–Me refiero a “Niñas madres con mayúsculas”, el editorial del 1° de febrero que es casi una apología de la violación y la pedofilia.

–(Risas.) Vea… Yo no lo veo así. Evidentemente hubo una confusión o una confusión forzada por el colectivo de actrices, mujeres, travestis y todo ese tipo de alimañas que sólo buscan subvertir los valores tradicionales de la Argentina.

–¿De qué valores habla?

–Las tradiciones. El derecho de pernada, por ejemplo. A propósito, tengo entendido que así iba a llamarse el editorial del que usted habla. Creo que originalmente era “Derecho de pernada, sí”. Igual, ahora entré en duda, porque también estaba dando vueltas el más elegante “Las mujeres son todas putas”.

–Periodistas del diario salieron a repudiar el editorial. Y no es la primera que sucede.

–Hay una gran infiltración bolchevique en el periódico. Uno de los cabecillas es Hugo Alconada Mon.

–¿Bolchevique?

–Pero, claro. El enemigo no pudo ser derrotado totalmente. Y ahora se esconde en instituciones respetadas por la sociedad.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N