Bauza se aferra a los nombres y las investiduras

Por Ignacio Sbaraglia. Periodista.
12 de Noviembre de 2016

Cómo juega la Selección de Bauza? Más allá de los calificativos, es imposible determinar su forma después de los primeros cinco encuentros del Patón con el buzo. Si algo ha caracterizado este semestre de Argentina son los constantes cambios partido a partido, aunque los resultados (en juego y en puntos) no varíen demasiado.

Muchas veces el entrenador debió meter mano de una fecha a la otra por lesiones y suspensiones, y sólo tres nombres se repitieron en los cinco partidos: Sergio Romero, Javier Mascherano y Ángel Di María. Como es común en las malas, ninguno de los tres se salvó de las críticas pero sus caritas nunca dejaron de aparecen en la planilla. Es que otra cosa que ha caracterizado este ciclo es que, cuando no hay rumbo, Bauza se inclina por no faltarles el respeto a ciertas investiduras.

Cuando tiene que meter mano en medio de un partido, cuando Argentina necesita modificar sobre la marcha, al Patón le tiembla el pulso. Para no tocar a ninguna vaca sagrada, el entrenador sólo realizó los tres cambios permitidos en uno de sus cinco partidos: ante Venezuela, partido que el equipo logró empatar después ir perdiendo por dos goles.

A Sergio Agüero solo lo mandó al banco contra Brasil y a los 45 minutos sintió la necesidad de tirarlo a la cancha. ¿Quién salió? Un tal (Enzo) Pérez, un nombre por el que nadie va a llorar a pesar de haber sido de lo mejorcito del equipo. Con Paraguay quiso refrescar el ataque, metió a Lucas Pratto y a Paulo Dybala. ¿A quién sacó? A Nicolás Gaitán y a Ever Banega para que la pelota estuviera siempre en los pies de Demichelis y de Mascherano, y que los ingresados se pelearan por un lugar con Gonzalo Higuaín y con el Kun.

¿Cómo juega la Selección? No se sabe, pero, por ahora, Bauza dio señales de que quiénes juegan es un pregunta más fácil de responder: los nombres.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N