Besarse no es delito: absolvieron a Marian Gómez

En 2017 fue detenida por darle un beso a su esposa en Constitución. En 2019 la condenaron a un año de cárcel por resistencia a la autoridad y lesiones leves. Este miércoles la Cámara de Casación resolvió su absolución. 

(Foto: Agencia Presentes. Mariana Leder Kremer)
7 de abril de 2021

Todo comenzó el 2 de octubre de 2017 con un beso y un cigarrillo bajo el domo que está frente a la estación de trenes de Constitución. Marian Gómez fumaba y se besaba con su esposa Rocío, hasta que dos policías se acercaron para pedirles que pagaran el cigarrillo. “Pibe, apagalo”, le dijo Jonathan Rojo a Marian. Se dio un forcejeo y en el intento por no caer al suelo cuando los policías intentaban sujetarla, Marian Gómez le arrancó parte del cabello a la oficial Karen Villarreal. La redujeron, la esposaron y la trasladaron a estación Boedo de la Línea E, donde funciona la estación policial. 

Horas después fue liberada, pero el caso recién comenzaba: dos años después, el 28 de junio de 2019, justo el Día Internacional del Orgullo, el Tribunal Oral en lo Criminal N°26 a cargo de la jueza Marta Yungano condenó a Marian a un año de de prisión (y al pago de las costas del proceso) por resistencia a la autoridad y lesiones leves contra dos efectivos de la Policía de la Ciudad. La fecha que eligió la jueza, que además había pedido un cambio de sala a una más grande para que entraran más gente, parecía coincidir con el diagnóstico inicial de la defensa: una persecución por su orientación sexual.

...
(Foto: Gentileza Mariana Leder Kremer)

A casi cuatro años de aquel beso, a casi dos años de haber sido condenada a un año de cárcel por besar a su esposa, a Marian Gómez le llegó la absolución. La Cámara de Casación hizo lugar al recurso de la defensa y por unanimidad resultó absuelta del delito de resistencia a la autoridad y lesiones leves, sin cargar con los costos. El caso de Marian y Rocío se había vuelto una bandera para las organizaciones feministas, de lesbianas y de la diversidad. Casi cuatro años después, llegó el resultado. 


Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual