Ciccone: Boudou fue condenado a cinco años y diez meses de prisión

El ex vicepresidente fue declarado culpable por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública. Antes del veredicto había asegurado que sus problemas judiciales se deben a su rol en el anterior gobierno y señaló que "los políticos que transitan por el camino que les indica el poder no tienen problemas”.

7 de Agosto de 2018

El tribunal oral que juzgó al ex vicepresidente Amado Boudou por la denominada “Causa Ciccone” anunció pasadas las 14 que lo declaró culpable por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función publica y lo sentenció a cinco años y diez meses de prisión, le aplicó una multa de 90 mil pesos y lo inhabilitó para volver a ejercer cargos públicos.

El tribunal se expidió de esa manera a pesar de los planteos que habían formulado los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort por la supuesta afectación de la garantía de imparcialidad. Ocurre que el presidente del Tribunal, Pablo Bertuzzi, fue recusado porque pidió el pase a la Cámara Federal (dejar un tribunal para pasar a otro) y esa decisión está en manos del presidente Mauricio Macri, quien debe firmar el decreto para ese traspaso. La defensa de Boudou sostiene que ese condicionamiento podría poner en tela de juicio la imparcialidad de Bertuzzi, aunque –según aclararon- sin afectar “su honorabilidad”.

Según ese planteo, el juicio debería haberse suspendido hasta que la Cámara Federal de Casación, primero, y eventualmente, la Corte Suprema, resolvieran sobre la continuidad de Bertuzzi en la integración del tribunal.

Boudou pronunció antes del mediodía sus últimas palabras antes del veredicto. Mitad jurídico, mitad político, el ex ministro de Economía reivindicó su papel durante el anterior gobierno, que –dijo- “cambió la Argentina”.

“Que nadie se atreva a cambiar las cosas. Los políticos que transitan por el camino que les indica el poder no tienen problemas. Los que queremos transformar la realidad en contra de lo que sostiene el poder sufrimos persecución, primero mediática y después judicial”.

Boudou descartó con argumentos jurídicos y “según lo han demostrado las pruebas concretas” las acusaciones en su contra por “negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho”.

Y argumentó que “quienes estaban en las AFJP están detrás de lo que pasa en la causa Ciccone”. Según Boudou, “el país de 2018 es mucho más injusto que el de 2015”.

“Quizás muchos seamos castigados por esto. Bienvenido sea”, desafió.

El tribunal escuchó también las últimas palabras previas al veredicto de la última tanda de imputados y, ante el planteo de la defensa de Boudou, decidió dar por cerrado el debate y convocar a las partes para las 14 para anunciar su decisión.

La Unidad de información Financiera (UIF) pidió que, en el caso de condena, Boudou sea inmediatamente detenido, ante la posibilidad de que se profugue.

Boudou, quien estuvo preso pero en relación con otra causa, refutó esa hipótesis: “Estoy aquí, no me escapé y siempre hice frente a las acusaciones”.

Artículo en desarrollo

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS