Bridgstone cierra una planta en Francia y produndiza la crisis del sector en Europa

La multinacional japonesa dice que hay sopreproducción y que no puede competir con productos de origen asiático de bajo costo. Las autoridades galas denuncian la "brutalidad" del anuncio y exigen alternativas para no dejar a casi 900 trabajadores en la calle. Ya son cuatro las fábricas de neumáticos que cierran en los últimos años en ese país. La pandemia aceleró las decisiones que ya estaban sobre la mesa.

16 de septiembre de 2020

Las autoridades francesas denunciaron el cierre “brutal” de una planta de Bridgstone que deja a casi 900 trabajadores en la calle en una región del norte de ese país y reclamaron que la fabricante japonesa de neumáticos busque alguna alternativa que permita salvar las fuentes de trabajo. Se trata de un nuevo golpe a la industria francesa y especialmente en el rubro del neumático que no solo es atribuible a la pandemia.

El presidente del directorio de Bridgestone para Europa, Laurent Dartoux, aseguró a la agencia AFP que “no es una decisión que hayamos tomado a la ligera”, y calificó a la medida como inevitable por el exceso de producción en el continente y la competencia de los fabricantes asiáticos.

Bridgestone afirma que debe reformular su producción para competir con marcas asiáticas de bajo costo. Asegura que perdió entre el 6 y el 25% del mercado desde principios de siglo, mientras que en lo que va de este año el mercado automovilístico europeo caerá a diciembre alrededor de un 25%.

Para suavizar las críticas, la compañía anunció que es "plenamente consciente de las consecuencias sociales" de bajar las persianas y prometió puestos de trabajo en sus otras operaciones en Francia o paquetes de jubilación anticipada. Y para calmar a los distribuidores, donde tienen empleo unas 3500 personas, dijo que la red de ventas y servicios permanecerá intacta.

Dartoux, en el sillón presidencial desde enero pasado, había sido presentado a fines de año 2019 con bombos y platillos como responsable de una nueva estrategia para Bridgestone. En su presentación, se informó que el ahora comandante de los 863 despidos en la planta de Bethune, en Pas-de-Calais, ocupó cargos ejecutivos en Kodak, Hertz, Procter & Gamble y que anteriormente fue vicepresidente sénior de Ventas y Marketing en la elaboradora de neumáticos.

Se lo mostró en las redes sociales como parte de un momento emocionante para la empresa.

Bridgestone EMIA engloba las regiones de Europa, Oriente Medio, India y África. En julio pasado, Dartoux anunció el desarrollo de un neumático inteligente junto con Microsoft. “Lo digital es una gran parte de lo que hacemos hoy en Bridgestone; es imperativo que trabajemos con socios líderes en la industria que puedan satisfacer nuestras necesidades hoy y en el futuro. Al asociarnos con Microsoft, tenemos la oportunidad de llevar nuestro Sistema de Monitoreo de Daños de Neumáticos a millones de conductores, ofreciéndoles una mayor seguridad y tranquilidad", dijo esa vez.

Ahora se revela que las cosas no venían bien el Bethune, pero la pandemia empeoró la situación y aceleró decisiones que no estaban fuera de carpeta cuando Dartoux tomó posesión de su cargo.  A mediados del año pasado, los directivos de la fábrica presentaron un plan de reducción productiva, para bajar de 12000 unidades diarias a 9000 en diciembre pasado. Ya entonces se hablaba de "exceso de capacidad de producción en Europa" y unas oscuras perspectivas para el 2020. Pero aún no se tenía idea del Covid-19.

Según la publicación Tire Business, de la industria del neumático, la planta de Bethune había sido inaugurada en 1960 por la estadounidense Firestone Tire & Rubber Co. La multinacional pasó luego a manos de capitales japoneses en 1988. La fábrica gala es la más grande de la compañía en Europa, tiene una capacidad de 19.200 neumáticos por día y además de los trabajadores directos genera cientos de empleos indirectos y es clave para la economía de Bethune, una comunidad de 25.000 habitantes en la región de Hauts-de-France.

Esa región ya sufrió el cierre de una planta de la Continental en Clairoix en Oise hace diez años, con la pérdida de 683 empleos, y de la Goodyear en Amiens-Nord, que tenía 1.143 trabajadores, en 2014. En 2019, Michelin cerró su planta en La Roche-sur-Yon (en la Vendée), con 619 trabajadores, y en su fábrica en Bamberg, Alemania, dejó a 858 personas en la calle.

Para el gobierno, el anuncio es "una traición a la confianza que el estado y la región de Hauts-de-France han depositado" en Bridgestone. El presidente de esa región, Xavier Bertrand, se unió a la ministra de Economía y Finanzas de la nación Agnès Pannier-Runacher y la ministra de Trabajo. Empleo e inserción, Elisabeth Borne para emitir un comunicado conjunto en el que catalogan de “brutal” al cierre de la fábrica y exigen “a la empresa que abra y analice en detalle todos los escenarios alternativos al cierre del sitio”.Esto dice Bertrand en su cuenta de Twitter.

"El anuncio de Bridgestone es impactante. Disputo su brutalidad y sus fundamentos. Quiero decirles a los empleados que estamos a su lado. La empresa debe asumir sus responsabilidades. Inaceptable que abandone el juego sin haber luchado por soluciones alternativas”, agrega la titular de Economía y Finanzas. “El anuncio de Bridgestone es impactante. Disputo su brutalidad y sus fundamentos. Quiero decirles a los empleados que estamos a su lado. La empresa debe asumir sus responsabilidades. Inaceptable que abandone el juego sin haber luchado por soluciones alternativas”, agrega la titular de Economía y Finanzas.

“Llamo a la dirección de #Bridgestone tomar responsabilidad. Se han implementado muchos sistemas como parte de #FranceRelance por la salvaguardia del empleo, ¡que se apoderen de él!”, se suma la ministra de Trabajo.

Habrá que ver si hablándoles al corazón no responden con el bolsillo como han hecho hasta ahora.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual