Cierran 50 fábricas de marroquinería y surgen casi 300 nuevos importadores

El sector perdió más de 1.000 puestos de empleo. Las empresas quieren administración del comercio exterior y Repros para paliar la crisis.
6 de Junio de 2017

En los últimos quince meses cerraron 50 fábricas de marroquinería mientras que el número de empresas dedicadas a la importación de esos productos subió de 406 a 695, informó la Cámara Industrial de Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA.

La entidad precisó que en los primeros cinco años el ingreso de la producción extranjera aumentó 41,98% en unidades (16.085.588 productos) frente al mismo período de 2016, cuando habían entrado 11.329.404 manufacturas.

El presidente de CIMA, Ariel Aguilar, señaló que el cierre de las 50 fábricas redundó en el cierre de “más de mil puestos de trabajo”. El ejecutivo agregó que si se comparan los primeros cinco meses del 2016 con los primeros cinco del 2017 “el promedio en la caída de la producción del sector está en el orden del 25 y 30% y la caída de venta en los locales comerciales que venden los productos de marroquinería está en el orden del 30 y el 35%”.

La cámara destacó que a la par de la suba de las cantidades importadas se está registrando una disminución del 13% medido en dólares de los valores declarados. “Es decir, que bajó en U$S 6.671.000 dólares lo declarado en los cinco primeros meses de 2016”. De esa manera “a pesar de haber aumentado casi un 42% en unidades, lo declarado en dólares por los importadores cayó 13%: importan más a menores montos”, explicó la entidad pyme, que agregó que “claramente, se observa una maniobra de subfacturación, que perjudica no sólo al sector marroquinero nacional, sino también al Estado que deja de percibir recaudación y recursos.

CIMA alertó también sobre versiones periodística que adelantaron que el director Adjunto de Aduana, Diego Dávila, busca relajar los controles mediante la disminución de los containers retenidos en Aduana del 45% al 15%. Aguilar consideró que si esa decisión prospera "se podría facilitar aún más el mecanismo de sub facturación que perjudica al Estado y al trabajo argentino".

El empresario le pidió al Estado que asigne Repros a las fábricas en crisis “para paliar la situación en este contexto de emergencia” si bien aclaró que “todavía no hemos tenido respuesta respecto”.

Aguilar sumó que “seguir teniendo este nivel de importaciones del 41%, en un contexto de caída en los locales comerciales del orden del 35%, es una mala noticia” para el sector, y reclamó “administrar inteligentemente nuestro comercio exterior y reactivar el consumo interno, es la única salida”, indicó. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS