Cinco películas uruguayas para volver al paisito desde el living de tu casa

La pandemia hace imposible imaginar hasta la más mínima de las vacaciones. Pero el cine y las buenas historias pueden permitirnos grandes reencuentros.

17 de junio de 2020

Desde que “desembarcó” de este lado del Río de la Plata con 25 Watts en 2001, el cine uruguayo no dejó de dar sorpresas. Al calor y el impulso que había impuesto a la cinematografía local lo que se conoció como Nuevo Cine Argentino, del otro lado del “charco” decenas de jóvenes se empezaron a movilizar con una cámara para contar sus historias. En ese sentido, el Bafici resultó un festival ideal ya que estaba abierto a nuevas miradas. Así, en las últimas dos décadas el cine uruguayo fue dejando piezas de valor desde aquella graciosa y por cierto cándida 25 Watts, hasta las más críticas y de temáticas más complejas como 12 años de oscuridad y Los Modernos. Aquí se propone un recorrido posible.


25 Watts (2001)

Escrita y dirigida por Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella es casi una carta de presentación de los nuevos baluartes uruguayos. protagonizada por Daniel Hendler, Jorge Temponi, Alfonso Tort, Valentín Rivero, Valeria Mendieta, Roberto Suárez, sigue a Javi, Leche y Seba un sábado a la mañana por Montevideo (Uruguay) sin que aún se hayan acostado. Toman cerveza, recorren con parsimonia y comentarios insustanciales las calles como una forma de evadir responsabilidades. 24 horas de un ocio más cansino que creativo reflejan la desazón ante un presente que no puede ofrecer más que aburrimiento.


Whisky (2004)

El tono de comedia se impone, en especial como preferencia desde los espectadores argentinos, que ven en ese humor por default la mejor síntesis irónica de un presente poco promisorio. Es también del mismo dúo que la anterior: Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll, está protagonizada por Andrés Pazos, Mirella Pascual, Jorge Bolani, Ana Katz, Daniel Hendler, Adrián Biniez, Leonor Svarcas, Romina Peluffo, y ya tiene producción de Argentina, Alemania y España. Acá se mete con el judaísmo uruguayo a través de dos hermanos judíos, ambos dueños de fábricas de medias. Uno es Herman, industrial exitoso de Porto Alegre, Brasil. El otro, Jacobo, vive aburrido en la rutinaria Montevideo, sin mejor compañía que su secretaria Marta. El arrivo de Herman lleva a Jacabo a mostrar que lo suyo tan mal no está, que está felizmente casado con Marta. El trío viaja a Piriápolis, y la película entra en su parte más graciosa y tierna, describiendo nuevas formas de la soledad.


El baño del Papa (2007)

El cine uruguayo se hace adulto, por decirlo de la forma que tanto gusta a los que suelen crear los cánones cinematográficos (y de otro tipo también). Ya no es mirado sólo simpáticamente, sino que, en esos términos, puede ser tomado en serio: se permite una sátira social que, sin perder ese toque uruguayo, está en sintonía con las de otras latitudes que gustan de lo distinto pero no tanto. La película de César Charlone y Enrique Fernández tiene en el elenco a César Troncoso, Virginia Méndez, Virginia Ruíz, Mario Silva, Nelson Lence, Henry De Leon, Jose Arce, Rosario Dos Santos, Hugo Blandamuro, y cuenta la siguiente historia. Es 1988 y el Papa Juan Pablo II va a visitar Melo, una pobre comunidad fronteriza de Uruguay. Allí el Santo Padre comenzará su gira latinoamericana; se espera que asistan 50 mil personas. Un lugar ideal para juntar todas las clases de fe posibles, las religiosas y las comerciales, las de la salud y el enamoramiento. Un verdadero mercado de buscadores de oportunidades de distinto tipo, todas unidos por la búsqueda del milagro salvador. La fe de Beto está puesta en las letrinas que construirá en el frente de su casa para alquilar.


Los modernos (2016)

De Mauro Sarser, Marcela Matta, está protagonizada por Noelia Campo, Mauro Sarser, Federico Guerra, Stefanía Tortorella, Marie Helene Wyaux y María Paz Rodríguez. Aquí tres parejas tienen los típicos dilemas de la modernidad el último medio siglo: elegir entre la paternidad, la realización profesional y su libertad sexual. Todos con un estilo de vida profesional burgués (aunque renieguen), devanean entre comprometerse a una relación con sus posibles hijos que les sacará tiempo para los placeres que sienten inmortales y perspectivas de crecimiento económico y profesional que la realidad siempre muestra como meras fantasías. Pero aún no lo saben, y desde ese nivel crítico se para la película.


La noche de 12 años (2018)

Basada en el libro Memorias del calabozo, de Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro, y dirigida por Álvaro Brechner, tiene en su reparto a Antonio de la Torre, Chino Darín, Alfonso Tort, César Troncoso, Soledad Villamil, Sílvia Pérez Cruz, Mirella Pascual y Nidia Telles. Es la primera película que se mete de lleno con la dictadura uruguaya, aunque cuenta una historia muy puntual. En 1973, ya con el gobierno militar instalado, nueve presos Tupamaros son sacados de sus celdas en una operación militar secreta y trasladados a una cárcel especial. La es: "Como no pudimos matarlos, vamos a volverlos locos". Durante más de una década, los presos permanecen aislados en diminutas celdas en dónde pasarán la mayoría del tiempo encapuchados, atados, en silencio, privados de sus necesidades básicas, mal alimentados y sintiendo cómo se reducen sus sentidos. Entre ellos quien después se convertiría en presidente, Pepe Mujica.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual