Combustibles: estaciones de servicio temen nueva escalada de precios

Las marcas YPF y Shell incrementaron sus precios entre 1,6% y 2%. Aseguran que es por la suba del valor del barril de crudo. Pero cuando éste bajó más de un 40% apenas redujeron un 1,5% promedio en los surtidores. El petróleo podría seguir subiendo.

(Foto: AFP)
Por Randy Stagnaro - @randystagnaro
5 de Febrero de 2019

Los precios de los combustibles volvieron a subir y si bien el alza es pequeña, en el sector de la venta de naftas y gasoil temen que se trate del inicio de una nueva escalada.

Primero fue Shell, que anunció un alza de precios del 2,09% promedio para todo el país a partir de la hora 0 del sábado pasado. Este martes se sumó YPF, con una suba promedio para todo el país del 1,6%.

Axion, la tercera marca en el ranking de ventas en la Argentina, estaría evaluando una suba en los mismos términos para las próximas horas, según le dijeron a Tiempo fuentes con conocimiento del tema.

“Pensábamos que íbamos a tener un febrero tranquilo”, le dijo a este diario Guillermo Lego, gerente general de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), organización que agrupa a buena parte de las estaciones de servicio del país.

Lego indicó que las petroleras justifican estas últimas alzas en “la suba del precio del petróleo, que pasó de 57 dólares a 62,50 el barril. Ellos toman como referencia esto”.

Para las empresas que venden combustibles, los precios clave son el dólar y el crudo. Esto es así desde que el gobierno nacional decidió liberar el mercado de combustibles, en octubre de 2017. Cuando ambos números suben, como sucedió en la segunda mitad del año pasado, indefectiblemente habrá incrementos en los surtidores nacionales. Si uno sube y el otro no, como ocurre en el último mes y medio, durante el cual el dólar se mantuvo estable y el petróleo subió, los precios de los combustibles subirán también. Sólo si ambos valores bajan podría darse una caída en los surtidores.

Esto fue lo que sucedió a principios de enero, cuando entre el 7 y el 9 YPF, Shell y Axion redujeron sus precios entre un 0,59% y un 1,7%, dependiendo de la marca y el producto.

Pero esto sucedió luego de que el precio del barril de crudo Brent, de referencia en el mercado internacional, cayera un 41,5% entre el 3 de octubre y el 24 de diciembre. Al mismo tiempo, el dólar se mantuvo quieto en esos meses y de hecho perdió valor ante el resto de los precios por el efecto de la inflación.

Ahora el crudo se encuentra de nuevo en un proceso de suba de precios. Incide en ello la percepción de mayor riesgo en los abastecimientos por la crisis política en Venezuela y las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán. A ello se agrega el acuerdo al que arribaron la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y Rusia para controlar la producción en sus respectivos territorios.

Desde el piso de la Nochebuena del año pasado, el valor del barril de Brent subió un 23%, hasta los 62,09 dólares este martes.

Una fuente de YPF le dijo a Tiempo: “Aumentamos 1,6 por ciento promedio país. Ese aumento responde al aumento de casi un 14 por ciento del crudo a nivel mundial. Con esta suba, YPF sigue teniendo los precios más bajos en el país, y uno de los más bajos de la región”. La fuente agregó que “a comienzos de este año, cuando bajamos la nafta, el barril de Brent estaba en torno de los 51 dólares. Hoy está en 62 dólares”.

A pesar de la explicación, en CECHA aseguran que las cuentas no cierran. “Para las petroleras puede ser razonable, pero el incremento del crudo sólo no alcanza para explicar esta suba, más con el dólar estable como está ahora”, subrayó Lego.

Para el directivo de CECHA, la decisión de las petroleras de subir los precios de los combustibles abre un escenario de incertidumbre: “Vemos con preocupación lo que puede pasar este año porque con estas alzas se resiente el consumo”.

Según datos de CECHA, el precio de los combustibles subió en promedio un 70% en 2018. El consumo anual casi no cayó, pero no fue lineal. Mientras que en los primeros mese del año creció, en los últimos cayó. Las ventas de naftas Premium fueron 20% menores a las de 2017.

“Notamos un síntoma delicado. Antes, el consumidor restringía calidad por precio, dejaba de consumir la nafta premium y pasaba a súper. Ahora vemos que cae el consumo de ambas variedades. Ya no hay margen para bajar de calidad”, concluyó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N