Cómo los trabajadores de Télam resisten el vaciamiento que impulsa el gobierno

Realizan una permanencia en los dos edificios de la agencia. Historias de periodistas que desmienten los ataques del ministro Hernán Lombardi para justificar los despidos.
1 de Julio de 2018

La perversión y el cinismo se pueden sintetizar en una sola frase. “Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos”, firmó el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, el día en que fueron despedidos 357 trabajadores de prensa de la agencia nacional de noticias Télam. Si a alguien le quedaba alguna duda, remató: "Acompañamos la decisión del directorio de Télam".

"Se pasó de una planta de 479 empleados en 2003, a casi 1000 empleados en 2015. ¿Qué necesidad hubo de duplicar la planta de empleados?", preguntó Lombardi. "La agencia creció. Históricamente, tuvo 650 empleados. Pasó a 878. Esto obedece que se crearon nuevas áreas: audiovisual, radio, web y redes sociales", explicó a Tiempo el delegado gremial de Télam Mariano Suárez y comparó: "En España, la agencia EFE tiene 6.300 empleados. En Francia, AFP tiene 2.300". Para Suárez, “no es el deseo del Gobierno discutir el rol de la agencia, sino disminuirla". Suárez realizó otra comparación: "El presupuesto de la agencia es de 800 millones de pesos. La pauta del Estado en medios privados es de 3 mil millones de pesos. Es el 25%. No parece demasiado cuando se pone en contexto".

Desde la asunción de Macri, unos 3 mil periodistas se quedaron sin trabajo, al tiempo que varios medios fueron cerrados. "En este contexto –entiende Suárez- la función de Télam es más importante que nunca, en el acceso a la información por parte de todos los ciudadanos".

Las autoridades de la agencia depositaron unilateralmente las indemnizaciones, incluso a gente que no está notificada de su despido. Tal es el caso de la fotoperiodista Paula Rivas. "Soy parte de la planta permanente desde hace 14 años. He cubierto notas de toda índole. Los fotoperiodistas de agencia nos destacamos por la versatilidad. No recibí mail de confirmación ni telegrama de despido, pero recibí en mi cuenta sueldo un monto que no corresponde a mi salario". Para Paula, "una agencia de noticias estatal y federal garantiza la libertad de prensa y el acceso de toda la ciudadanía a la información". En su escrito, Lombardi sentenció: “Los lobos se disfrazaron de corderos, la propaganda se disfrazó de periodismo". Paula Rivas fue becada en 2013 por la fundación García Márquez, junto a un selecto grupo de 14 fotógrafos de toda Iberoamérica. Allí, tuvo al célebre Stephen Ferry como docente. "En la sección de fotografía, hay un alto nivel de profesionalismo. Hay fotos premiadas, de envergadura internacional, que le han dado prestigio a esta agencia". En la planta de Belgrano, hay 20 fotoperiodistas, de los cuales fueron despedidos 5.

Carlos Marrero es secretario de redacción. Se encarga de articular la logística de las coberturas y de la salida de los móviles. "Hace 24 años se creó el sector 'Coordinación operativa de redacción', que iniciamos con otro colega. Tengo la suerte de contar con el apoyo de mis compañeros, de quienes nunca me interesó cuál era su inclinación política. En esta área, hay gente que ha puesto plata de su bolsillo para que se hagan coberturas, tanto en la anterior administración como en la actual". Marrero pidió al Gobierno: "Espero que reflexionen. Acá, la gente viene a trabajar. Esta agencia es mayorista de información". Con lágrimas en los ojos, Carlos subrayó "el enorme agradecimiento a todos mis compañeros".

Suárez destacó: "Hay un estado de movilización y de organización importante. Hay mucha convicción entre los compañeros y vamos a salir adelante. Hay una permanencia pacífica en los edificios donde funciona la agencia. Los jerárquicos ni aparecen".

Es el tercer intento de vaciamiento de la empresa. El primero, en 1996, cuando se decretó la liquidación de la empresa. Se revirtió a través del reclamo gremial. El segundo, en 2000, también con un decreto que se revirtió. En este último, un nombre figuraba entre los ejecutores: Rodolfo Pousá. Fue puesto en el máximo cargo de la agencia cuando asumió la Alianza. Cambiemos repitió la operación. La delegada Carla Gaudensi se mostró confiada: "Lo vamos a revertir. Télam tiene una historia de lucha. Los trabajadores y trabajadoras han logrado impedir los distintos intentos de cerrar la agencia. Es una lucha que estamos dispuestos a dar. Los despedidos somos todos. Son ellos o nosotros".

El delegado Suárez fue contundente: "Entendemos que si de ellos depende, cerrarían la empresa. Pero es imposible porque para hacerlo debería pasar por el Congreso. Lo que hacen es reducirla a una mínima expresión. Si quisiéramos volver a trabajar con normalidad, hay áreas que no podrían operar; por ejemplo, Deportes y Publicidad. Siempre tuvimos relaciones de tensión con los Gobiernos. Es natural. Lo que no había ocurrido es que las disidencias eran definidas con el despido".

Analía Páez es redactora de la sección Cultura. "Hace 22 años que trabajo en Télam y hace 10 en Cultura. Pasé por distintas banderías políticas, sin calzarme ninguna en especial. No hay una línea que se pueda establecer sobre los despidos. Hay gente con mucha antigüedad, gente que empezó hace poco, matrimonios, gente enferma, con tratamiento oncológico inclusive. Y aún si hubieran echado a los de la última gestión, eso sería persecución ideológica".

Natalia Concina, es redactora de Sociedad, tiene 37 años y un hijo. No sabe cómo va a hacer para seguir pagando el préstamo hipotecario que obtuvo. "Trabajo en Télam desde 2005. No han logrado dividirnos con las indemnizaciones impuestas ni con los mails de confirmación. No hay una nueva Télam. Télam es única. Estamos todos adentro o no está ninguno".

Fernando Dondero, secretario general del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), expresó al respecto: "Estamos buscando un canal de diálogo para discutir toda esta situación. Queremos la reincorporación de todos los despedidos y discutir también la necesidad de una agencia estatal. Se está poniendo en riesgo a la agencia con el despidos del 40% del personal. La situación es de una gravedad inusitada. No hay registro de semejante cantidad de despidos en un solo medio. Esto demuestra la saña del Gobierno en que no haya ninguna agencia pública". En ese sentido, Dondero no ve ninguna intención de diálogo por parte del Gobierno. "Empezando por las autoridades de la agencia, que han desaparecido, y del ministro Lombardi, que sólo habla con periodistas amigos", aseguró.

En el vomitivo comunicado, Lombardi afirmó que ganó "el periodismo porque podrá desplegar, sin presiones ni chantajes, su noble oficio". Suárez concluyó: "Supongamos que este conflicto termina como quiere el Gobierno. Cuando los no despedidos deban volver a trabajar, ¿cuál es el margen que tendrán para expresarse o debatir la línea editorial?". «

Lombardi, al Congreso

El ministro Hernán Lombardi tendrá que dar explicaciones en la Cámara de Diputados, ante la Comisión de Legislación del Trabajo. Será este martes a las 17. Los trabajadores de Télam convocaron a una movilización hacia el Congreso.

Un día antes –mañana-, a partir de las 14, los trabajadores darán una conferencia de prensa en el edificio de Avenida Belgrano 347.

"El virtual vaciamiento de Télam y de sus funciones periodísticas favorece el monopolio informativo de los medios privados concentrados del país", advirtieron a través de un comunicado.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS