Con un ojo puesto en la economía, el gobierno sólo haría cierres focalizados

En la Rosada destacan que la segunda ola de la pandemia se enfrenta con un escenario distinto al de 2020. La necesidad de mantener la recuperación y la apuesta a la vacunación.
(Foto: Presidencia)
21 de marzo de 2021

El presidente Alberto Fernández volverá a ser el primer comunicador de los pasos a seguir frente a la segunda ola de la pandemia que se avecina en nuestro país y que ya es una realidad en la región. Sin embargo, las decisiones a tomar serán consensuadas con gobernadores e intendentes. Por ahora, tal como lo anunció el presidente y su ministra de Salud, Carla Vizzotti, no habrá mayores restricciones. Se apelará a la responsabilidad individual para disminuir los contagios. Y los cierres serán puntales y eventuales. La principal variable para no avanzar con un eventual cierre temprano es la económica.

La evaluación del clima social y el ritmo de la actividad económica serán monitoreados por los mandatarios provinciales junto a la administración nacional. Después de un año de confinamiento parcial, Argentina se aproxima a vivir la segunda ola con el aprendizaje social que significó ese cierre temprano, tal como lo explicó Vizzotti. Es que el año pasado, la flamante administración Fernández no sólo se enfrentaba a la novedad de la inesperada pandemia apenas había asumido, también tuvo que hacerse cargo de un sistema de salud deteriorado en su infraestructura, insumos y gestión.

En medio de un año electoral y, luego de meses de freno intencional a la economía debido a la pandemia, apenas se había comenzado a reactivar el comercio, una actividad que contiene gran parte de la economía informal. La industria ya se había reactivado con protocolos durante la mitad del año pasado. Según pudo confirmar Tiempo Argentino, el factor económico fue uno de los principales a tener en cuenta a la hora de decidir no cerrar -por ahora- actividades.

La reunión virtual de este jueves entre Alberto con los gobernadores para repasar la evolución de los indicadores sanitarios y el cronograma de vacunación fue la primera de muchas fotos similares que se tomará el presidente con los mandatarios provinciales, y también con los intendentes del conurbano. En este encuentro no sólo se evaluó la cantidad de dosis disponibles -el viernes llegaron 330.000 de la vacuna rusa Sputnik V, y para las próximas semanas se esperan tres millones de la china Sinopharm- sino que se volvió a destacar la distribución equitativa que hizo Nación, una forma de responder de manera conjunta a las especulaciones que había hecho el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, sobre la asignación desigual que le había tocado a la Ciudad.

Los gobernadores serán también parte de la articulación permanente que le gusta tejer a Alberto. El anuncio de la quita del 80% de los aportes patronales para las provincias del Norte grande, que hizo este viernes en Catamarca, tiene el objetivo de paliar las dificultades económicas de las provincias más pobres del país. “Son reuniones de gestión y política”, explicaron en la Rosada.

Según pudo saber Tiempo, en las distintas regiones del país los cierres serán eventuales, circunscriptos y breves. Aunque todavía no se puede mensurar el daño que producirá la segunda ola en el país, desde el gobierno monitorearán la situación sanitaria de manera permanente.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual