Connor Jessup, de Locke & Key: “Más allá de la magia, es la historia de una familia que busca redimirse”

La nueva ficción de Netflix se estrenará este viernes. El joven actor australiano adelanta las claves de un relato que incluye lutos, llaves mágicas y misterio.

4 de Febrero de 2020

Después de mucho intentarlo, “Locke & Key” por fin tendrá una adaptación al exitoso formato de las series. El cómic escrito por Joe Hill (hijo del  laureado escritor Stephen King) y dibujado por Gabriel Rodríguez dio vueltas y vueltas para tomar vida como obra audiovisual en más de una ocasión: Fox y Hulu estuvieron a punto de desarrollarla, pero finalmente  sus intentos no prosperaron. Pero finalmente fue Netflix quien se decidió a hacer una realidad una serie que, al juzgar  por su tráiler, bien podría ser su siguiente “Stranger Things”.

El estreno será el 7 de febrero. El argumento de la colección es relativamente simple: una familia traumatizada por la muerte del patriarca familiar busca un nuevo comienzo en una antigua mansión que tiene en su interior unas misteriosas llaves secretas y varias puertas escondidas. Esas puertas, por una parte pueden otorgar poderes sobrenaturales, y al mismo tiempo, son capaces de liberar oscuras fuerzas malignas. Con tan sólo girar una cerradura y cruzar un umbral, los protagonistas pueden aumentar de tamaño, viajar en el tiempo, cambiar de sexo, volar e incluso separar el alma o cuerpo astral del cuerpo. El pueblo al que se mudan se llama Lovecraft, toda una declaración de intenciones de Joe Hill (por su historia familiar), que además de amenazas dimensionales propias de Providence, puebla sus páginas con fantasmas, espíritus y seres hechos de sombras que acercan la obra al género de terror y misterio. La trama de la historia se mueve desde el final del siglo XVIII, a los años 80 y el presente.

El protagonista es Jackson Robert Scott (“It”, que participó de un primer piloto para Hulu), que le da vida a Bode Locke. A él se suman Connor Jessup (American Crime, Falling Skies) y Emilia Jones (Utopia), que interpretan, respectivamente, a Tyler y Kinsey, completando así la joven terna de la familia Locke. Darby Stanchfield (Scandal) hará de Nina Locke, madre de los niños.

Además de ver a los jóvenes protagonistas en acción, el tráiler que Netflix publicó permite asomarse al estrambótico cosmos de Locke & Key. Además de tener a su disposición una muy placentera arena de juegos con toda la fantasía que rodea a esas llaves y la sorprendente utilidad de cada una, parece que la serie traducirá el prodigio de la historia de Hill en una aventura juvenil que pinta, suena y huele como el paradigma Stranger Things.

Anda de esto formaba parte de la intención primaria de Hill y Rodríguez: crearon 'Locke & Key' una serie de cómics de terror y fantasía que acabó convertida en un gran fenómeno dentro del mundo del cómic. Fue todo un éxito de ventas, pero además, la obra fue reconocida con importantes galardones de la industria como un premio Eisner y dos British Fantasy.

Connor Jessup, quien personifica al hijo mayor de los Locke, describió a su personaje como “la figura paterna de la familia tras la muerte de su padre”, rol en el que no se siente cómodo por su edad y el shock emocional que atraviesa. “Siente una responsabilidad con sus hermanos aún cuando considera que no está preparado para ello”.

El actor canadiense de 25 años detalló la importancia de aquel trauma familiar para formar a los personajes, explicó la relevancia y peligro de las llaves en la historia, y dio sus argumentos para recomendar este inminente estreno de Netflix.

–¿Quiénes son Tyler y Kinsey después de la tragedia por la que pasaron?

–Es lo que sueñas cuando niño, tener la oportunidad de comenzar desde cero en una página en blanco. Tyler y Kinsey pueden hacer eso en su nueva escuela y lamentablemente no transcurrirá de la mejor manera. Kinsey y Tyler son solo niños, y a pesar de todo, han tenido que crecer muy rápido debido a la muerte de su padre. Sienten una suerte de obligación entre ellos, hacia Bode y su madre que es una especie de desastre. Luego, son introducidos a este acuerdo en el que lidian con el caos de las llaves, pero detrás de todo eso, solo tienen 17 y 16 años. No tienen las herramientas para sobrellevar todo, y lo compensan de diferentes formas. Tienen problemas, intentan olvidar toda esa tristeza y dolor que han sentido. Intentan formar nuevas relaciones, las cuales se destruyen y adquieren nuevas formas cuando intentan reconectarse entre sí, lo que vendría a ser el corazón de la serie. Creo que lo hermoso de la historia es que dejando de lado toda la magia y la fantasía y el horror, esta es sobre madurar. Es sobre niños dañados. Sanando. Sanándose juntos y por sí mismos, y el show realmente se compromete con esa idea hasta llevarla a nuevas direcciones

–¿Cuáles son los grandes cambios en la serie en relación al cómic?

–Creo que una de las cosas más emocionantes de la adaptación es que -y el mismo Joe Hill lo dijo- un cómic es un medio limitado porque tienes que contar grandes cantidades de historia en un espacio muy pequeño. Cada panel tiene que contener mucha información. En el cómic, cosas como la Music Box Key y la Plant Key son simples paneles. En un episodio, pudimos tomar esas ideas e imágenes y construirlas. Podemos convertir esos pequeños momentos del cómic en historias completas, y llevarlas a la fábrica del show. Una de las cosas nuevas más emocionantes que está haciendo el show, es llevar la vida escolar de Tyler y Kinsey, que apenas se menciona en el cómic, y la enriquece con una trama complicada. Ambos se mudan a este nuevo pueblo y entran a una nueva escuela. Se sienten como extraños, como si todos los miraran. Sienten que esta tragedia, esta leyenda que rodea a Keyhouse, es equipaje que llevan a cuestas. Los ves intentar dejar atrás el pasado y tomar esta oportunidad de descubrir quiénes son.

–¿Cómo describirías la serie a alguien que nunca leyó Locke & Key?

–Para mí, Locke & Key es un show sobre una familia que intenta lidiar con el luto y encontrar la forma de amarse entre sí. Más allá de la magía, es la historia de una familia que busca redimirse. Es alrededor de eso que gira este gran mundo de intriga y misterio. Pero todo es muy aterrizado y táctil. Cuando leí los cómics de Locke & Key por primera vez, lo que me más me impactó fue que a pesar de toda la magia, era una historia sobre una familia, y sobre tres niños creciendo e intentando descubrir quiénes son en el mundo. La serie es esta especie de hermosa expansión de esa idea, de tres hermanos que se quieren mucho, pero que no siempre se entienden.

–¿En qué consisten las llaves?

–Las llaves son la parte divertida de Locke and Key, porque son nuestro punto de acceso a la magia. Lo que es tan divertido del show es que las personas no son mágicas, son normales, y los niños Locke son normales. Pero estas llaves les permiten adquirir poderes mágicos. Está esta aparente gama interminable de llaves que tienen diferentes poderes que quieres ver. Quieres divertirte con ellas, quieres mejorar tu vida. Quieres impresionar a la chica de la que estás enamorado, quieres ser más popular, quieres usar los poderes para ti mismo. Pero tras los poderes existen peligros ocultos y la fuente y propósito para todos ellos es oscuro y misterioso. Así que son tanto la energía como la trampa de la historia.

–Si tuvieras que elegir solo una llave para la vida real, ¿cuál elegirías?  ¿Por qué?

–La respuesta más honesta de un actor sería la llave espejo, para que puedas verte a ti mismo para siempre, pero esa no es mi respuesta real. Probablemente elegiría la llave “de cualquier lugar”, que es la que la mayoría querría porque es por lejos la más entretenida. Tengo un severo y terrible miedo a volar, al punto de dejar de hacer cosas con tal de viajar en avión. Y ninguna cantidad de medicamentos parece resolver mi problema. Así que la llave “de cualquier lado” me quitaría un gran peso de encima. Y significa también que si pasaste el día con 40 grados bajo cero, en la noche fácilmente podrías ir a la playa.

–¿Qué sientes al entrar al set y ver la novela gráfica hacerse realidad?

Este es el set más hermoso que podrías ver. Tenes ese interminable presentimiento de que es una casa imposible. En realidad no se puede construir, y ver la idea concretarse, pero también llena de una inesperada calidez fue lo que más me sorprendió. Caminar en esa casa fue como entrar en un lugar en el que te gustaría pasar el tiempo, vivir y pasarlo bien. La primera escena que filmamos allí fue en la que llegamos y hacemos un gran recorrido, y se sintió como una invitación. No sé cómo tomas una mansión embrujada antigua y la hacer sentir así, pero de alguna forma lo lograron y ya se siente como un hogar.


Locke & Key. Estreno: 7 de febrero. Por Netflix.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS