Convocatoria del gobierno: cautela de los empresarios y entusiasmo de los sindicalistas

El sector corporativo quiere que se discuta la política macroeconómica. El gremialismo habla de "un punto de partida" y busca arribar a un acuerdo concreto.
(Foto: @hectordaer / Twitter)
7 de febrero de 2021

La convocatoria del gobierno nacional para armonizar precios y salarios no tuvo el mismo eco entre los sindicalistas que en el mundo empresarial. Mientras que estos últimos pusieron reparos al objetivo del encuentro, los líderes sindicales se mostraron mucho más cercanos al mismo.

Dos de los principales referentes del sector corporativo fueron específicos. Tanto para Miguel Acevedo, titular de la Unión Industrial, como para Daniel Funes de Rioja, vice de la entidad y presidente de la Copal, que agrupa a la industria de alimentos, pusieron el foco en que los precios se aplacan con políticas macroeconómicas distintas a las actuales.

Acevedo indicó en una entrevista al matutino El Cronista publicada esta semana que la Unión Industrial participará del encuentro del miércoles “No tenemos ningún problema en este sentido”, aseguró. Pero a renglón seguido indicó: “Lo interesante sería hacerlo para entender cómo cada uno ve el escenario y no para ya comenzar a definir cómo serán las paritarias”. Según el industrial aceitero, “hoy no se puede hablar de números. Estamos recién en febrero y sería apresurado” cristalizar cifras cercanas al 29% de inflación que prevé el Presupuesto.

En tanto, Funes de Rioja fue más específico: “En una concertación económica de emergencia, el gobierno tiene que definir las políticas de estabilización macroeconómica, las pautas cambiarias y monetarias y las perspectivas de inflación dentro de la cual nos vamos a desenvolver, ya que no son los acuerdos de precios y salarios per se los que van a condicionar los resultados, sino que es ese marco lo que va a condicionar una política de precios y salarios, que es un instrumento más, no el único”.

El empresario y representante de la industria alimenticia aseguró al portal Infobae que “los acuerdos de precios y salarios que no tienen un contexto económico definido son medidas muy coyunturales y de muy poco resultado efectivo”.

Interés en la CGT

Los sindicalistas más visibles de la mesa chica de la CGT se mostraron mucho más cercanos a la propuesta del gobierno que los empresarios. Más aun después de que los principales funcionarios del gobierno, excluyendo al presidente Alberto Fernández, como el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, su segunda, Cecilia Todesca, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, salieran al ruedo a declarar que “los salarios deben ganarle a la inflación este año”.

Para Héctor Daer, cosecretario de la CGT y titular de la estratégica federación de trabajadores de la salud privada, esas declaraciones fueron “un punto de partida” ya que “cambia la lógica de muchos economistas tradicionales que ven que cualquier cuestión o idea antiinflacionaria tiene que tener una clase de salario, más allá de lo que suceda después", en referencia al impulso de la baja salarial del gobierno macrista.

Daer también apuntó a los planteos de los empresarios. Consideró que “lo más insólito es que los que primero salieron con esta supuesta preocupación son los que fabrican alimentos cuando los alimentos son los que más aumentaron en todo este ciclo interanual, inclusive teniendo valores en dólares superiores a los países donde los salarios en dólares son mucho mayores”. Por este motivo, remarcó que “es un momento donde tiene que primar la responsabilidad de todos estos señores”.

Otras fuerzas

En las CTA hubo respuestas dispares. Hugo Yasky, que dirige la CTA-T, y que también es diputado nacional del Frente de Todos, destacó la convocatoria, que incluyó a esa central, y dijo que espera que "sirva para la valoración de los sueldos, que han perdido más de 20 puntos durante los años del macrismo".

En tanto, la CTA-A mantuvo un encuentro de su dirección en el que manifestaron su preocupación por "la pérdida del poder adquisitivo de la clase trabajadora frente al impacto de la inflación sobre los ingresos familiares". En esa central "saludaron" las declaraciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, en relación a los salarios y la inflación. Pero observó que "es importante aclarar que las cifras publicadas oficialmente no reflejan la realidad de las familias trabajadoras" en relación a la inflación.

Desde la izquierda, Romina del Plá, titular del sindicato de los docentes de La Matanza y ex diputada nacional, advirtió: "El acuerdo de precios y salarios que prepara el gobierno será un pacto contra los trabajadores".

Pymes tienen un plan

Industriales Pymes Argentinos (IPA) presentó su sexto informe del observatorio que dirige. Allí señaló como prioritario la sanción de la ley de Compre Argentino, una mayor regulación del sistema financiero, el otorgamiento de créditos directos a través de los bancos nacionales, el anuncio de la puesta en valor de la red de ferrocarriles y el impulso al INTI como apoyo indispensable de la industria.

"Estas son las acciones de gobierno que van a permitir no volver a prorrogar la doble indemnización o medidas similares. La mejor forma de proteger el empleo es generándolo", destacó uno de los puntos.

“El sistema financiero, eterno ganador de todos los modelos económicos, mantiene elevados niveles de liquidez que no se vuelcan al sector productivo, se invierten en bonos del Gobierno y estresan el sistema obstaculizando la reactivación y el desarrollo”, señaló el análisis.

Según el Observatorio, alimentos e insumos difundidos "presionan sobre la rentabilidad de las pymes".

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual