Cortitas y al pie: cinco series ideales para disfrutar y terminar durante el fin de semana

El tiempo cada vez es más escaso y empezar una producción de muchas temporadas puede resultar poco atractivo. A continuación, una selección de producciones breves, de gran calidad, para maratonear sin culpa.

1 de abril de 2021

Capitani

Se trata de una producción de Luxemburgo y eso de por sí es seductor. Pero hay mucho más. Capitani es una serie policial de formato clásico, pero su agilidad y resolución la hacen una serie particularmente atractiva. Hacer visible el lado oscuro de una sociedad opulenta constituye un valor agregado extra.

El eje central de Capitani se basa en la investigación del crimen de una adolescente y la desaparición de su melliza. El arisco oficial Luc Capitani intentará resolver el caso, pero deberá enfrentar mentiras y secretos de un pueblo para esconder negocios turbios y corrupción.

Se trata de una temporada de 12 capítulos de 30 minutos de acción constante, ideal para maratonear. Acaso por eso es la tercera serie más vista por Netflix en lo que va del 2021. Disponible en Netflix


Lo que hacemos en las sombras

Si andás con ganas de reírte, pasarla bien, uno de los títulos más divertidos que está disponible es Lo que hacemos en las sombras. Sin dudas una de las mejores series nuevas con capítulos cortos. Se trata de la historia de tres vampiros que viven juntos durante cientos de años e intentan desarrollar situaciones cotidianas, como hacer compras o viajar en colectivo.

Se trata de diez episodios de media hora aproximadamente, en los que se repiten situaciones hilarantes. Además, tiene ese toque especial de estar grabado como falso documental, similar a la película de 2014 de la que es remake.

La historia y dinámica entre de Nandor, Laszlo y Nadja, tal es el nombre de estos caballeros de la noche, mechados con muy buenos efectos especiales, dejarán muy buenos momentos para todas y todos. Disponible por HBO+


After Life

Un drama cargado de humor negro, como buena serie inglesa. Es una creación del siempre genial Ricky Gervais, donde deja fluir con su expresividad gestos y miradas que transmiten tanto con –aparentemente– poco esfuerzo. No por casualidad Gervais es uno de los creadores más emblemáticos y ácidos de Gran Bretaña.

Con capítulos que duran menos de media hora, se puede ver las dos temporadas de un tirón. La historia se desarrolla a partir de un periodista que tiene que volver a su vida laboral y social tras la muerte de su mujer. Todos a su alrededor tratan de ayudarle, pero él prefiere huir de las convenciones sociales y hasta del trato con humanos. La forma de transitar el duelo marca el pulso de una comedia negra que invita a la reflexión.

La idea del suicidio, el sarcasmo y un disparatado grupo de personajes secundarios funcionan como el condimento ideal para una historia precisa y efectiva. Disponible en Netflix.


Fleabag

Esta serie, de 2016, es de esas propuestas que enganchan desde el primer capítulo. No sólo por los capítulos cortos o porque se desarrolla en dos temporadas que se ven en un periquete (como dicen algunas abuelas). Sino por sus escenas llenas de un cinismo al que no estamos tan acostumbrados a ver y una protagonista femenina que desafía múltiples mandatos.

Se trata de la historia de una treintañera londinense que atraviesa una importante crisis existencial, pero contada con un humor corrosivo. Está interpretada por Phoebe Waller-Bridge, que es también la creadora. Waller-Bridge  construyó un personaje que lleva permanentemente sobre sus hombros el peso del trauma de la muerte de su mejor amiga, es adicta al sexo, tiene un negocio al borde de la bancarrota y vive rodeada de relaciones familiares inestables. Pero, creer o reventar, con esos dramas y una mirada audaz hace reír a propios y ajenos. Disponible en Amazon Prime Video.


Deber/vergüenza

Esta serie de ocho episodios tiene como protagonista a un policía que se debate entre las lealtades familiares y el deber profesional. Entregado al deber y dominado por la vergüenza, este detective de Tokio pone en riesgo el trabajo, la familia y el honor para encontrar a su hermano desaparecido en Londres. Allí, en ese juego de espejos entre las dos ciudades, pronto descubrirá que los separó. Un thriller poco convencional y con personajes muy atractivos.

El relato tiene como ingrediente extra una mirada a las tradiciones de la mafia Yakuza como elemento que marida con la acción y la corrupción. De los productores de Chernobyl, un suspenso muy bien manejado potencia el efecto adictivo de la propuesta. Disponible en Netflix.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual