Cosquín Rock: el festival rockero con mayor diversidad

Pasó una nueva edición de Cosquín Rock en las sierras de Córdoba. La última jornada tuvo como artista principal a Wos en una reivindicación del free style. Dos días de doce horas horas de música ininterrumpidas. 

Por Maby Sosa - @Mabicita
11 de Febrero de 2020

Wos se eleva en el aire sobre la pasarela del escenario de Norte. Entre sus pies y el piso, se ven cabezas sacudiéndose, brazos en alto al grito de “púrpura, purpura”. La presencia del joven artista que en la edición pasada había sido el atractivo de la carpa alternativa, este año fue la figura que sintetizó la hermandad actual entre el free style y el rock argentino.

Los acordes de Los Gardelitos (que tuvo como invitada a Cazzu para hacer “Llámame”) todavía flotaban entre el público y las banderas agitaban lo más tradicional del rock barrial cuando Wos irrumpió en la escena con su habitual potencia. Con “Luz delito” (basado en riff de los Redondos de Ricota) se abrió paso en un escenario que tenía como segunda jornada a lo más clásico del rock barrial.

La excelencia musical de la banda, el talento de Wos pero sobre todo su perfil rockero y popular lo posicionó como el número más potente del festival y provocó el pogo gigante con “Canguro”. Así quedó sellado el pacto entre el free style y el rock. No sería ese el único momento de hermandad, unas horas más tarde, Wos fue el invitado de Ciro, junto a él y su hijo interpretaron juntos, “Pistola”, un clásico piojero.

Pero el lugar del free style fue el escenario Sur que tuvo en su segundo día a Emanero, a Neo Pistea, a Cazzu y cerró con Duki. Con ellos, Wos en el Norte y la presentación de Paco y Catriel del sábado se terminó de sellar este pacto de apertura musical y moderna en Cosquín Rock. 

El escenario Sur fue el elegido por Babasónicos, la banda que lidera Adrián Dárgelos para su paso por Cosquín Rock. La banda, que arrancó con "Cretino", “Las demás” y “Microdancing” repasó un repertorio de hits además de los temas de su último disco, con una hermosa puesta en escena. Modernidad y rock para completar la programación de ese espacio en su segundo día.

Un rato antes de que saliera a escena Babasónicos, a varios metros, desde el escenario Córdoba X sonaba Riff. “El último show con Riff fue hace quince años con Pappo”, dijo Vitico. “¡Viva Pappo!”, agregó el músico antes de interpretar “No detengas tu motor” ante un público cautivado de tanto rock.

En la Casita del Blues (uno de los espacios más bonitos que tiene el festival) siempre pasan cosas. En la segunda jornada, la presencia de Celeste Carballo fue un oásis rockero y blusero. “Vamos Cosquín Rock, el blues se baila”, dijo para cerrar un cálido encuentro donde no faltaron anécdotas y su versión (increíble) del “Queja”, el poema de Alfonsina Storni.

Mientras tanto, en el escenario Norte, La Vela Puerca desplegaba todo su carisma festivalero con un efectivo listado de hits, cuando los uruguayos suben al escenario, se sabe que la fiesta está asegurada.

Apenas atardecía y a la última jornada del festival le faltaban miles de emociones. Una de ellas, la llegada también al escenario Norte de Ciro y los Persas. Fue uno de los mejores shows que dio la banda en los últimos años. De traje blanco, comenzó con “Babilonia” y ensayó como siempre los clásicos de Los Piojos.

La banda con asistencia perfecta en el Cosquín Rock es Las Pelotas, las encargadas de preparar el terreno para el cierre. “¡Veinte años de Cosquín! Muchos de ustedes no habían nacido todavía!”, dijo desde el escenario Daffuncchio.

Las Pelotas llegó con la promesa del disco nuevo, que saldrá en marzo, y del que hicieron tres temas pero la banda eligió pararse en sus clásicos, como una manera de recuperar los recuerdos de dos décadas de festival. Tuvieron como invitado a Sebastián Cebreiro una de las voces de La Vela Puerca para interpretar  Cerraron con “Capitan América” que según Daffuncchio “es Cosquín Rock”.

El cierre de la segunda jornada fue con Los Ratones Paranoicos con un despligue musical de excelencia por parte de la banda que puso a bailar rock del más puro.

Así se fue Cosquín Rock 2020, una edición plena de novedades musicales que sin dudas marca el camino musical de este año que comienza. La diversidad musical fue la clave para recorrer este año las diez hectáreas musicales del Valle de Punilla.

Los números

A lo largo de los dos días participaron alrededor de 180 artistas en las dos grillas.

Se distribuyeron en 5 escenarios que tuvieron propuestas eclécticas.

El primer día tuvo 65 mil personas mientras que el segundo 60 mil.

Doce horas de música ininterrumpidas en todo Cosquín.

El anuncio

Por única vez, Cosquín Rock tendrá el próximo 10 y 11 de octubre una edición especial en la ciudad de Buenos Aires, para conmemorar sus 20 años.

Así lo anunció su organizador José Palazzo, sin confirmar el lugar en donde se realizará el encuentro.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS