Covid y género: ¿cuáles de los trabajos definidos esenciales están más expuestos a contagiarse?

(Foto: Telam)
Opinión
Por Georgina Sticco - Directora y cofundadora de Grow, Género y Trabajo
23 de septiembre de 2020

Pensar el COVID en clave de género nos ha llevado a preguntarnos  constantemente cómo impacta el virus y cuáles son las estrategias para contenerlo de manera diferencial en varones, mujeres y otras identidades. Más que nunca es necesario contar con datos desagregados por sexo/género que permitan proponer nuevas claves de lectura.

En particular en relación a quiénes tienen más exposición al contagio, tenemos que repensar los trabajos en función de la cercanía con otras personas y de las medidas de protección con las que cuentan. Visual Capitalist realizó un estudio en base a datos del Departamento de trabajo de Estados Unidos, que analizó los trabajos en función de la posibilidad de exponerse a un virus, la frecuencia de contactos con otras personas y la proximidad necesaria para realizar su labor.

Según este análisis se definieron tres categorías de profesiones en función del nivel de riesgo: alto, medio y bajo. Se observa en la distribución realizada como la mayoría de las profesiones relacionadas con la salud se consideran de alto riesgo, siendo los dentistas los de mayor exposición, seguidos por enfermería y personal de limpieza. La única profesión no relacionada a la salud que aparece en esta categoría son los y las azafatas. 

Entre las profesiones con exposición media se encuentran los transportes de colectivos, docentes (están más expuestos los y las maestras de jardín de infantes que de niveles superiores), secretarias en establecimientos de salud, peluqueros y peluqueras, y cuidadores de niños y niñas. 

Si miramos desde un enfoque de género nos encontramos que la mayoría de estas actividades, están realizadas por mujeres. En Argentina, el 69% del sistema de salud lo componen mujeres. Según un estudio del Population Reference Bureau, la proporción de mujeres y varones como azafatas/os era de 100 mujeres cada 26,4 varones en el 2007.

En cuanto a las profesiones de riesgo medio, tanto la docencia (70%) como el sistema de cuidado (sea de niños o niñas como de personas mayores) está feminizado (97%). La única profesión distinta es la de transporte, donde el 94% son varones.

En salud, según la Encuesta nacional a trabajadores sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad, realizada por el Ministerio de Trabajo en 2018, las mujeres están en mayor medida expuestas al contacto con personas infectadas que sus pares varones (55% vs. 47%), la mayoría indica realizar jornadas de trabajo más largas, lo que puede estar relacionado a que en mayor medida son jefas de hogar, además de realizar al menos 1h más de trabajo de cuidado (en contexto de pre-pandemia). Estos datos muestran el alto grado de vulnerabilidad en el que se encuentran, no solo por la exposición a contagiarse, sino además por el contexto, lo que aumenta los niveles de stress e incertidumbre.

En el caso de las trabajadoras de servicio doméstico y de cuidado, en nuestro país solo el 23% de las trabajadoras se encuentran registradas, lo que aumenta su precariedad laboral y su nivel de vulnerabilidad ante un contexto como el actual: donde se les exige volver a sus trabajos y exponerse.

Desde Grow, invitamos a reflexionar a los y las empleadoras sobre la corresponsabilidad de cada uno en el cuidado: no sólo por la posibilidad de contagio de COVID, sino también de todo el entorno de estos trabajadores y trabajadoras.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual