Desalojaron a los ex combatientes que acampaban en plaza de Mayo

El campamento fue desarmado por personal del Miniserio de Ambiente y Espacio Público.
27 de Enero de 2018

Un campamento de ex conscriptos fue desalojado el viernes de Plaza de Mayo, donde estuvo montado durante casi diez años en reclamo de que se reconozca como veteranos de guerra a los soldados movilizados durante la guerra de Malvinas, en 1982, que no fueron al archipiélago.

El campamento, que ocupó un área de casi 500 metros cuadrados de la Plaza de Mayo que da a la calle Hipólito Yrigoyen, fue desarmado por personal del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a cargo de Eduardo Macchiavelli.

Dos camiones fueron cargados con un par de catres, colchones, sillas, mesas y una garrafa que utilizaban para cocinar en el campamento, en el que se turnaban para permanecer en la Plaza y al que habían colocado carteles que los identificaba como la asociación civil "Veteranos de guerra Toas, Plaza de Mayo".

La sigla Toas corresponde a una denominación militar de aquella época que señalaba la zona que abarcaba el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur.

Varias dotaciones de conscriptos fueron movilizado a las bases militares de Trelew, Comodoro Rivadavia, San Julián, Río Gallegos y Río Grande, donde realizaban tareas de adiestramiento y abastecimiento, pero no llegaron a cruzar a las Malvinas.

Un grupo de ellos inició acciones legales para intentar un reconocimiento, luego de que la ley nacional 23.109 de 1984 estableció beneficios a ex soldados que hayan participado en las acciones bélicas desarrolladas en el Atlántico Sur, entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982. El Decreto 509 de 1988, que reglamentó la norma, no se los incluyó.

El campamento que el próximo 25 de febrero iba a cumplir diez años tenía solo cuatro ex conscriptos, de los cuales dos, Alberto Longhi y Luis Giannini, estaban al momento del desalojo del campamento.

Desde noviembre la Plaza de Mayo está en obra, a raíz de una remodelación total del espacio público, que incluye la parquización, con la inclusión de especies arbóreas, iluminación, ampliación de veredas y puesta en valor de las cuatro fuentes, entre otras iniciativas, con un presupuesto del orden de los 43 millones de pesos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS