Desde que se hizo cargo la Ciudad, el subte aumentó un 1036%

Así lo denunció la Auditoría porteña. En estos cinco años la inflación fue menos de la mitad. Apuntan que para justificar la suba el Pro realiza un cálculo "erróneo" de la tarifa técnica, sobreestimándola.
12 de Mayo de 2018

A la ola de aumentos en las tarifas de servicios públicos se iba a sumar este martes el subterráneo, con una crecida del 46%. Pero horas antes la justicia frenó la suba. En este contexto, la Auditoría de la Ciudad apuntó que desde que el macrismo tomó el control del servicio en 2012, los aumentos fueron más del doble que la inflación, y que el cálculo que el gobierno porteño realiza para componer el precio de la tarifa es "erróneo" y "perjudica a los usuarios ya que sobreestima el valor de la tarifa técnica del subte". 

La magistrada Patricia Vergara hizo lugar a un amparo presentado por los legisladores Myriam Bregman y Patricio del Corro (Frente de Izquierda y los Trabajadores), que buscaba cancelar la suba de $ 7,50 a $ 11. "En el fallo se hace lugar a nuestra requisitoria de que el SBASE (la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires) remita información y documentación sobre los millonarios subsidios que la empresa Metrovías recibió durante los últimos años", declararon los diputados.

Cecilia Segura, presidenta de la Auditoria de la Ciudad, afirmó que desde que el macrismo tomó el control del subte en 2012 "los aumentos superan más del 1000% (exactamente 1036% considerando el boleto a $ 12,50), cuando la inflación del período es casi el 400% (enero 2012 a marzo 2017)". Apenas agarrar el servicio, el entonces jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, aumentó 127% la tarifa: de 1,10 a 2,50 pesos. Sólo en dos años la gestión del Pro no dispuso una suba del boleto: en 2015 y 2017, ambos años electorales.

Segura recordó que ya en el informe de Auditoría N° 1.13.15 del 2013 llevaron a cabo un examen del estado de cumplimiento del contrato de concesión del Servicio de Subterráneos (a cargo de la empresa Metrovías del Grupo Roggio) de los años 2010, 2011 y 2012, haciendo foco en el cálculo de la Tarifa Técnica. Se trata del punto crucial de los aumentos. El nuevo cuadro tarifario, presentado por las autoridades en audiencia pública el mes pasado, contemplaba que en junio el pasaje suba hasta los $ 12,50, y lo justificaron en que la tarifa técnica del servicio es $ 18, sin incluir los subsidios.

Para la Auditoría esto no es así: "El gobierno porteño, a través de SBASE, realiza un cálculo del precio de la tarifa que es erróneo. Este error perjudica a los usuarios ya que sobreestima el valor de la tarifa técnica del subte". La tarifa técnica surge del cálculo de los costos de explotación del servicio dividido por la cantidad de pasajeros (sin contemplar ítems como los costos de mantenimiento, amortización y extensión). El precio de la tarifa al usuario entonces, se obtiene de restarle al valor de la tarifa técnica, el monto del subsidio estatal.

"En el informe señalamos que para calcular la tarifa técnica, el gobierno incluía  indebidamente dos rubros: Gastos de mantenimiento y Depreciación del material rodante y la infraestructura. De acuerdo a lo que establece la Ley 4472, son cubiertos por SBASE. De este modo, se continúa sobreestimando la tarifa técnica. Esta observación de la Auditoría no ha sido tenida en cuenta por el gobierno que sigue haciendo incorrectamente el cálculo de la tarifa técnica", remarca Segura.

"Gastos en mantenimiento" y "Depreciación de material rodante e infraestructura" suman este año 900 millones de pesos. Si no se los contara, tal como lo dicta la norma vigente, la tarifa técnica no sería de $ 18,04, de acuerdo a los números del Ejecutivo porteño, sino de $ 15,20. A esto hay que agregarle los subsidios, que este año bajaron a un mínimo histórico del 31%, bastante menos que el 53% de la tarifa subsidiada en 2017. Según la Auditoría, incluyendo los subsidios, el valor del boleto es de $ 10,54. Para la gestión de Rodríguez Larreta, en cambio, es de $ 12,50.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS