Desmantelan el área de DD HH en el Ministerio de Defensa

Un día antes de Navidad, el ministro Aguad despidió a 70 trabajadores. El miércoles a las 11 habrá movilización a la Plaza de armas del Ministerio, en Paseo Colón y Alsina.
26 de Diciembre de 2017

El Ministerio de Defensa pasó al ataque contra sus propios trabajadores. El radical Oscar Aguad, a cargo del área, se ocupó que el despido de 70 trabajadores sucediera en vísperas de Navidad, y colgó del arbolito la lista de quienes luego de desempeñarse entre cinco y hasta veinte años dejaran de hacerlo, y sin que el Estado les reconozca un solo día de labor, debido a que los obligaba a desempeñarse con “contratos basura”.

El runrún de los despidos trascendió las oficinas jerárquicas el 21 de diciembre cuando, cerca del mediodía, se conoció de manera informal la existencia de una lista con 70 trabajadores que serían (y fueron) despedidos. El delegado de ATE, Víctor Pignatiello, informa que este miércoles 27 a las 11 de la mañana realizarán un acto contra los despidos en Paseo Colón y Alsina, en la Plaza de armas del Ministerio (el gran patio delantero del edificio). “Planeamos una acción multitudinaria, con el Consejo Directivo de ATE Nacional, las dos CTA, la seccional Capital de ATE, con Juntas Internas amigas y organismos de DDHH y, por supuesto, todo aquel que decida apoyarnos en esta lucha”.

Vale recordar que hace apenas dos semanas el gobierno nacional lanzó su Plan Nacional de Derechos Humanos, y, al finalizar, el asesor presidencial José Torello provocaba a los periodistas afirmando: “Somos esto, ni más ni menos”. El “esto”, evidentemente, implicaba el vaciamiento de la política de Memoria, Verdad y Justicia.

Organismos de Derechos Humanos –como Madres, HIJOS, CELS, APDH– ya hicieron público su repudio “al desmantelamiento de la Dirección Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, destinada a sostener las políticas de Memoria del Ministerio de Defensa”.

Pignatiello sostiene que si bien Derechos Humanos fue el área más golpeada por la mayor cantidad de despedidos, en todo el Ministerio se echó trabajadores que cumplían funciones clave para el funcionamiento del área. Incluyendo la dirección de Género que se encarga de todas las denuncias por violencia de Género en el ámbito de las Fuerzas Armadas.

Desde el sector de los trabajadores denuncian que los despidos, además del ajuste y el desprecio por los Derechos Humanos, muestran un profundo desconocimiento de los funcionarios respecto del funcionamiento del Ministerio en general y de las políticas que se implementan. Uno de los trabajadores -aún en funciones- cuenta que la sensación de impotencia viene desde que asumió la nueva gestión: “Nosotros vivimos la ineficiencia de la gestión desde el día uno. Esto se hizo público a partir de lo que pasó con el ARA San Juan, pero también se puede observar en los despidos. No conocen a quienes despidieron ni qué funciones realizan. Realmente no hay un criterio de selección, porque hay compañeros de mucha antigüedad y que realizan tareas clave para el funcionamiento del Ministerio. Derechos Humanos queda desguazado pero otras áreas también resultan muy heridas.”

El trabajo del área de DDHH, que en la práctica dejaría de funcionar, ha aportado cantidad de reportes basados en archivos de las Fuerzas Armadas sobre su propio accionar ilegal durante la última dictadura, y que se vienen usando como prueba en los juicios de lesa humanidad. Víctor Pignatiello, que trabaja y es delegado de ATE en el área de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, explica a Tiempo el trabajo que se realiza en ese sector: “Hay dos equipos, uno de relevamiento y análisis documental, conformado por profesionales, como historiadores, licenciados en Comunicación, etc. Ellos analizan la documentación y realizan informes que se elevan a la Justicia en los juicios de lesa humanidad. Por ejemplo, en la Megacausa Esma, pero en todos los juicios se han aportado informes a partir de tener la posibilidad de acceder a archivos de las Fuerzas Armadas. El otro equipo es el técnico, que presta colaboración al de relevamiento y cuyo trabajo se relaciona con la búsqueda, la desclasificación, descripción y organización de los archivos para facilitar el acceso al equipo de relevamiento y que no sea la búsqueda de una aguja en un pajar”.

Pignatiello relata que todavía tienen una reunión pendiente con Horacio Chighizola, responsable de la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares (de la que dependen, entre otras áreas, la de DDHH) en la que espera puedan revertirse estos despidos.

–¿Cómo se enteraron de los despidos?
–El jueves 21 cerca del medio día la gestión dejó trascender la existencia de una lista de 70 despidos. Nunca pudimos acceder a esa lista, así que desde el sindicato empezamos a reconstruir la lista según la información de los propios compañeros que fueron informados a través de sus jefes directos. Al haber algunos directores de licencia, creemos que hay compañeros y compañeras que todavía no saben si continúan o no.

–¿Cuál fue su primera reacción?
–Ante la noticia, nuestra delegada general, Julia Anillan, le exige una explicación en los pasillos a Carolina Chacur, subsecretaria de Coordinación Administrativa, quien confirmó la lista, pero además dijo que “como en principio eran muchos más (estaba) muy conforme de haber podido reducir la lista a setenta”. A partir de eso, los delegados, junto a los compañeros y compañeras que empezaban a llegar, decidimos hacer un ruidazo en la puerta de la Secretaría de Logística y Estrategia Militar en Emergencias, que dirige Graciela Villata, para lograr que nos diera una reunión. Hace seis meses se rehúsa a dárnosla, y también hicimos una sentada en la puerta del despacho de Horacio Chighizola, de la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares, con el mismo objetivo. Chighizola se comprometió a darnos una respuesta con respecto a los despedidos en su área (entre los que se encuentran los de la Dirección Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario) el martes. En tanto, la señora Villata, el día viernes salió corriendo de su despacho, alrededor de las 14hs y se escapó del Ministerio custodiada por Policía Militar. Cabe aclarar que nuestra posición es, en todo momento, absolutamente pacífica, y que solo solicitamos una reunión para abrir un canal de diálogo.

–¿En qué área te desempeñas vos?
–Trabajo dentro de la Dirección Nacional de Derechos Humanos, que ha sido prácticamente desmantelada, imposibilitando la asistencia a los equipos de relevamiento y análisis que funcionan como auxiliares de la Justicia y, también, en las causas por delitos de lesa humanidad. Dentro de nuestro trabajo está la apertura al acceso público de los documentos que se aún preservan de acuerdo a compromisos internacionales del gobierno nacional con la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP)

–¿El recorte de trabajadores sigue alguna lógica?
–En general, como venía diciendo, en todas las áreas se recorta personal muy calificado con muchos años de experiencia, y de esta manera las misiones y funciones del Ministerio de Defensa no se pueden cumplir. En este marco de angustia, porque nuestros compañeros fueron despedidos dos días antes de Navidad, sin previo aviso y sin telegramas de despido, ya que se trata de contratos anuales y contratos monotributistas, que aún se incrementan en el Estado. Por todo esto, vamos a realizar un acto contra el ajuste el día miércoles 27 a las 11hs en Paseo Colón y Alsina, con el apoyo y la participación del Consejo Directivo de ATE Nacional, las dos CTA, La seccional Capital de ATE, Juntas Internas amigas y organismos de DDHH y otros organismos del Estado Nacional, y todo aquel que desee apoyarnos en esta lucha.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS