Después de 8 años, el asesinato de Luciano Arruga sigue impune

28 de Enero de 2017

A ocho años de la desaparición y asesinato de Luciano Arruga, miles de personas recorrieron las calles de Lomas del Mirador pidiendo justicia. Arruga desapareció el 31 de enero de 2009, cuando tenía 16 años. Su familia lo buscó desesperadamente durante más de cinco años. En octubre de 2014 fue encontrado en el cementerio de la Chacarita, enterrado como NN. A partir de ahí se pudo saber que Luciano fue atropellado el 31 de enero a las 3:21, en el cruce de General Paz y Emilio Castro, Mataderos. La Policía Federal y el SAME lo trasladaron al Hospital Santojanni, donde falleció a las 5:30 del 1 de febrero. Pese a la búsqueda de la familia, las respuestas no aparecían. La hipótesis siempre fue la misma: a Luciano lo mató la Policía. "Sufrió torturas en las diferentes comisarías donde fue detenido antes de su desaparición. Son muchos los casos de desapariciones forzadas en nuestro país, en democracia. A eso no se le puede llamar impericia o error. Es complicidad", denuncia su hermana Vanesa Orieta. Organismos de Derechos Humanos, partidos políticos y organizaciones sociales marcharon ayer pidiendo echar luz sobre este caso emblemático de violencia institucional. En este 2017, la marcha agregó una consigna: no a la baja de la imputabilidad. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS