Diego Capusotto: "Ni a mi peor enemigo le deseo cuatro años de macrismo y una pandemia"

El actor y humorista lanzó Lo que teme la noche, su primer libro de poemas y una expresión febril y atribulada de su mirada del mundo. El imperativo de escribir desde la incomodidad, el impacto de la pandemia en el tejido social y los riesgos de dejarse llevar por agendas ajenas.
(Foto: Pedro Pérez)
25 de octubre de 2020

Una sentencia de pretensiones biográficas podría decir que Diego Capusotto viene trajinando el mundo del teatro, la televisión y el cine desde hace tres décadas. Que desde los fundantes De la Cabeza y Cha Cha Cha, pasando por Todo por 2$ y particularmente con Peter Capusotto y sus videos (la creación que potenció su dupla con Pedro Saborido) consumó un estilo reconocido y determinante. Que no dudó en extender su fervor a la radio, que sigue creciendo en el cine y que en la audaz obra de teatro Tadeys buscó y encontró una nueva dimensión expresiva. Todo ese recorrido es real, pero saltea el verdadero impacto de sus creaciones. Cuando dentro de muchos años se analice el legado de Capusotto, los CV, los puntos de rating y los seguidores en redes sociales –asunto que sigue esquivando– constituirán apenas una curiosidad. El gran desafío a develar será cómo ese universo atribulado de humor corrosivo y psicodélico, pasión rockera, sociología del corazón, peronismo concreto y galáctico, y cierto sentimiento trágico de la vida sin perder la ternura se metieron definitivamente en la cultura popular argentina.

Pero estamos en el 2020 y el mundo es otro. La pandemia de coronavirus detuvo gran parte de las actividades y golpeó con particular fuerza las artes escénicas. Recién ahora se trabaja en algunos protocolos para que vuelva la ficción en la televisión y el cine, y se estudia cómo podrían realizarse obras de teatro con público. La ecuación entre los protocolos, la salud y la viabilidad económica todavía es un misterio. Así las cosas, el tan deseado regreso de Peter Capusotto y sus videos con nuevos capítulos, la vuelta de la obra de teatro Tadeys y una nueva película junto a Nicanor Loreti –Kryptonita (2015), 27: el club de los malditos (2018)– debieron postergarse. Sin embargo, la cuarentena no empujó a Capusotto a lanzarse en una carrera obsesiva de productividad. No se transformó en maestro mayor de masa madre ni le dedicó su tiempo a leer las obras completas de Stephen King en todos los idiomas que fueron publicadas. Pero encontró su tiempo y espacio para escribir y lanzar Lo que teme la noche (Ediciones Lamás Médula), su primer libro de poemas.

...
(Foto: Pedro Pérez)

"Actuar es una forma de sentirse menos agobiado"

"Hace mucho que quería hacer este libro. Lo tenía planeado de acá a cinco años. La parálisis laboral que impuso la pandemia finalmente me dio la oportunidad de concretarlo ahora. Me gustan (Arthur) Rimbaud, Olga Orozco, (Jorge Luis) Borges, (Charles) Baudelaire, (Fernando) Pessoa y muchos más. Pero no soy un lector voraz. Tampoco me considero un poeta, ni mucho menos. Se trata de textos que pueden encajar en las formas de la poesía, de los aforismos o simplemente funcionar como postales. Algunos son más cortos y otros tienen más desarrollo, pero todos están dominados por cierta urgencia", destaca Capusotto.

Lo que teme la noche propone un viaje sin concesiones por los abismos del más allá del interlocutor. La noche y lo que transcurre en ella son territorios inhóspitos y desangelados. Capusotto los retrata con desazón, cierta melancolía y una virulencia que alumbra. Esta vez no hay espacio para el humor. Pero sí para un ida y vuelta entre los textos y la taciturna fotografía de Daniel Berbedés.

–Recién comentabas que estos poemas tienen una relación con Violencia Rivas. ¿Cómo es eso?

–Claro. Para Violencia Rivas teníamos un acuerdo con Pedro (Saborido). Él escribía la historia en general y yo esa especie de monólogo o discurso final en el que gritaba frente a la cámara. Eran cosas que podría decir yo tranquilamente, sin necesidad de ningún personaje. Esa mirada digamos febril está en el libro. Son textos que nacen como chispazos, no tiene pretensiones autobiográficas ni son crónicas pandémicas. Pero son miradas del afuera, son como síntesis de una forma de pensar el mundo que siempre es personal.

–Desde afuera uno te asocia más a la poesía que a la novela, por ejemplo. Quizás porque tiene una gramática fragmentada y más posibilidades lúdicas. ¿Puede haber algo de eso?

–Sí, sí. Es para ese lado que me sale. Aunque también escribo algunos monólogos para personajes. Pero quería escribir un libro de poemas. Creo que los motores son la contemplación y la incomodidad. Uno no escribe porque está en paz, por lo menos yo no escribo desde ahí. Uno abraza algunas certezas y unas cuantas dudas, pero sobre todo sabe lo que no quiere ser. También hay una cosa de escribir dejando que fluyan ciertos estados afiebrados del espíritu.

–¿Cómo surgió la idea de acompañar los poemas con las fotos de Berbedés?

–Creo que completan los textos. Que les dan otra intensidad. Quizás otra dimensión. Son como intenciones y sentidos que se entrecruzan y complementan entre sí. Daniel es un amigo de mi hermano que conocí de adolescente y era un poco más grande que yo. Con el tiempo nos volvimos a juntar. El es actor, mimo y también fotógrafo. Para este proyecto, yo le mandaba los textos y el buscaba las imágenes que le parecían más alusivas. Algunas ya las tenía y otras las hizo especialmente, inspirado en lo que le mandaba. Creo que el aporte de Daniel le suma espesor expresivo al libro.

"El cine es otra forma de jugar a lo que no pudimos ser"




Sin atriles

Una charla con Capusotto es cosa seria. Funciona como la antítesis de tantos colegas que interpretan las entrevistas como un showroom de "productos culturales" en las que hay que meter la mayor cantidad de PNT posibles. Con los años el actor también se transformó en una referencia vital a la hora de pensar lo que sucede en nuestro país. Sin atriles ni pretensiones y siempre en zapatillas, ejerce el legítimo derecho de reflexionar y compartir sus opiniones cuando se lo consulta. En algún lugar entre Alejandro Dolina y Groucho Marx, pero con un estilo inconfundible, Capusotto tira diagonales que alumbran, duelen y, al mismo tiempo, sacan más de una sonrisa. En los '80 el Indio Solari cantaba "Me voy corriendo a ver que escribe en mi pared la tribu de mi calle". Hace rato que no está de más también leer lo que dice Capusotto.

–¿Cómo vas llevando la pandemia?

–No le veo nada bueno a esto. Desde lo personal y familiar nos cuidamos y por ahora estamos bien. Podría decir que estoy contento por el libro... Pero no le veo nada bueno a esto. Teníamos la esperanza de que durara menos, pero no. Entonces la incertidumbre se agranda. Es como vivir una serie en Netflix en tu casa. El impacto social y global es muy fuerte.

–¿Cómo te imaginás el día después?

–Me parece que nos va a quedar un dejo de bastante paranoia. Miedo al otro: Rosa de lejos, pero de muy lejos (risas). Y quizás miedo a una próxima pandemia, todavía peor. Vaya a saber. Todo esto subraya que por más que creamos otra cosa, somos seres pequeñitos que van y vienen. No mucho más. Todos sabemos que nos vamos a morir. Pero esto nos recuerda que también se pueden morir los que más queremos. Y eso siempre es muy duro. A su vez, el virus es algo que circula y no se ve. Mata y también atemoriza. Por eso hay que cuidarse y esperar. Ojalá las vacunas y los tratamientos aparezcan pronto. Pero eso también va a necesitar un proceso de adaptación. Después están los vivos que sacan ventaja siempre. Que ganan más o a lo sumo ganan un poquito menos. Este no es un virus tan transversal como muchos creían al principio.

–¿Cómo ves las manifestaciones anticuarentena?

–No se puede tener demasiada esperanza de la humanidad (risas). También se mete la política partidaria, eso es notorio. Pero no hay que obsesionarse. Hay que estar atento a todo y darle su justa dimensión. Treinta tipos quemando barbijos son una foto, pero está lejos de ser algo profundo. Tampoco veo un millón de personas cuando se manifiestan contra casi todo. Por eso me gustaría que el gobierno logre retomar la agenda. Que en definitiva pasa por el impacto que la pandemia tiene en la salud, y en la economía de los que menos tienen.

–Se escuchan discursos muy raros.

–Y sí. Lo que pasa es que es muy difícil hablar con un tipo que dice que Alberto Fernández es comunista, que vivimos en un país comunista. O los que se inventan que vivimos en una dictadura para darse una falsa épica vaya a saber con qué necesidad... Algunos de ellos transitaron la verdadera dictadura y se encerraron sus casas para escribir libros autobiográficos, de cocina o folletos. No dijeron nada. Mientras tanto salen Macri y otros ex funcionarios a hablar de política y economía. Tampoco me sorprende: nunca les importó nada, menos ahora. No van a hacer una autocrítica o hacerse solidarios justo ahora. Pero no es fácil: ni a mi peor enemigo le deseo cuatro años de macrismo y una pandemia. «

 Lo que teme la noche

Poemas de Diego Capusotto acompañados por fotos de Daniel Berbedés. 84 páginas. Grupo Editorial Sur.



-- [20201025 Capusotto 1 -] not exists. --


Peter Capusotto, el regreso

La TV Pública está emitiendo lo mejor de Peter Capusotto y sus videos de lunes a viernes a las 23:30. La magia de los personajes sigue siendo tan efectiva como siempre y, en la mayoría de los casos, exhiben una actualidad por momentos inquietante. Sin embargo, la avidez por nuevos capítulos domina a fanáticos y curiosos de todo el país.
En estos momentos el mayor obstáculo es la pandemia. Capusotto y Saborido quieren volver a hacer el programa y la idea original era volver al aire durante este año. Hasta que llegó el Covid-19. "Tenemos muchas ganas de volver con el programa. Creo que tenemos cierta energía renovada que puede dar buenos resultados. Queremos sentirnos plenos y dar lo mejor. No nos gustaría sentirnos obligados a acomodarnos a ciertos criterios. En su momento se habló con la gente de la TV Pública. Por eso tiramos la idea de algún formato distinto, pero no se definió nada. La pandemia puso todo en pausa", detalla el actor.
–¿Cómo sería ese nuevo formato?

–Nos parece que después de tantas temporadas el formato de 12 capítulos de una hora es mucho. Se pierde impacto. Hasta puede que te obligue a estirar algo. Por eso pensamos en capítulos de 30', o incluso más cantidad, pero de 10'. También pensamos en hacer cada tanto especiales de dos horas. Veremos. Ojalá podamos ponernos de acuerdo con el canal. Si no sucede buscaremos otra forma. Todo nos indica que sería para 2021. La idea es filmar con una tranquilidad razonable de no contagiarnos.



Un desafío cumplido y el deseo de que se repita

El año pasado Diego Capusotto participó de Tadeys, la versión de Analía Couceyro y Albertina Carri del texto de Osvaldo Lamborghini. La obra realizada en el Teatro Cervantes exhibió una gran audacia. El tono provocador y casi subversivo del texto encontró una puesta acorde a su espíritu oblicuo.

Capusotto destaca que antes de Tadeys hacía años que no formaba parte de una experiencia tan demandante de teatro de autor. Pero también señala que ese desafío potenció su dedicación y entusiasmo, lo que finalmente lo ayudó a enriquecer sus recursos como actor. 

–Fue todo muy intenso. Muy demandante. Mucho texto, muchas particularidades de la obra... Pero ver que los resultados fueron tan buenos te deja muy satisfecho. Estoy muy agradecido que me hayan convocado Analía y Albertina. Y de trabajar con un equipo de mucha experiencia. Fue reconectarme con un lenguaje y a la vez incorporar muchas cosas. Por momentos sentía que recién aprendía a nadar y me tiraban al medio del mar. Entonces tuve que decidir si me bajaba o pataleaba y braceaba con todo. Elegí lo último. Creo que son procesos por los que pasan todos los actores. Con las sucesivas presentaciones creo que la obra fue ganando mucho y todos nos sentimos más afilados. Por eso tenemos muchas ganas de volver a hacerla. Íbamos a lograrlo este año, pero ya todos sabemos qué pasó... Ojalá en el 2021 podamos concretar este deseo. La pandemia tendrá la última palabra.



Poema de Diego Capusotto extraído de Lo que teme la noche


Aquí los muertos nos conocemos todos
puro número del día
para los muertos de miedo.

Nos volvimos agujero de regreso
a lo que nunca seremos
con viento a favor
un tobogán hacia el destierro.

El alma será una anécdota en la sobremesa
de los difuntos
nos olvidamos
el cuerpo y ya no importa

aún dando todo
veíamos venir la nada.

Acá nos conocemos todos
nos acostamos sobre el silencio
en un abrir y cerrar de ojos.
























Poema de Diego Capusotto

extraído de Lo que teme la noche

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual