Dilma acusó de fascista al director de la serie sobre el Lava Jato

La presidenta depuesta de Brasil criticó la nueva serie original de Netflix, O Mecanismo, dirigida por José Padilha ya que puso palabras del senador oficialista Romero Jucá en boca de Lula.
27 de Marzo de 2018

Las fake news (noticias falsas) de la política brasileña llegaron a Netflix: la ex presidenta Dilma Rousseff acusó de mentiroso al director José Padilha, quien acaba de estrenar en la plataforma estadounidense la serie "O Mecanismo", que aborda los escándalos destapados por la Operación Lava Jato.
Padilha aclaró que la serie está "basada en hechos reales" pero distorsionó una frase del ex ministro y senador oficialista Romero Jucá y la puso en boca del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva.

Rousseff calificó la narrativa impuesta por el director de "Tropa de Elite", "Robocop y "Narcos" como parte de "el tono típico del fascismo latente en el país".

La ex presidenta destituida en 2016 tras un juicio político que llevó al poder a su ex aliado y ex vicepresidente Michel Temer dijo que la serie es parte de una "narrativa pro golpe".

"El país sigue vivo pese a los ilusionistas, a los vendedores de odio y a los golpistas de turno", dijo Roussseff en un comunicado contra "el mecanismo de José Padilha para asesinar reputaciones".

"El director, continúa Rousseff, inventa hechos, no reproducen fake news sino que el mismo Padilha se convirtió en un creador de noticias falsas" contra ella y el ex presidente Lula.

Condenado en la Operación Lava Jato, Lula aparece en la serie como el autor de una frase que causó gran escándalo y que fue dicha -en una grabación de la justicia- por el senador Romero Jucá, aliado de Temer. En el audio, Jucá habla de "estancar la sangría" para ponerle un freno a la Operación Lava Jato.

En la serie de Padilha que acabó de estrenar Netflix esa declaración se la atribuye al personaje que encarna el ex presidente Lula.

La ex presidenta rechaza también que Padilha colocara al cambista y contrabandista Alberto Youssef como un encargado de la recaudación de la campaña de 2014, algo que nunca el juez Sérgio Moro determinó en la Operación Lava Jato al condenarlo. Actualmente Yousseff, delator premiado, vive en su piso de 300 metros cuadrados en San Pablo.

"La mala fe del cineasta es escandalosa: dice que yo tenía cercanía con Paulo Roberto Costa, exonerado de Petrobras en mi gobierno", apuntó Rousseff sobre el ex director de la petrolera que confesó que recaudaba dinero para el Partido Progresista (PP), que participa de los bloques oficialistas en el Congreso.

"El cineasta no usa la libertad artística para recrear la historia nacional, sino que miente y distorsiona, algo de un pusilánime al servicio de una versión que teme la verdad", añadió la primera mujer en gobernar Brasil.

Rousseff comparó el caso con interpretaciones equivocadas de la historia y puso como ejemplo que sería lo mismo que mostrar en una serie a ex premier británico Winston Churchill haciendo un acuerdo con el ex dictador alemán Adolf Hitler para atacar a Estados Unidos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS