Dos batallas

13 de Agosto de 2019

La batalla electoral que hoy coloca al Frente de Todos con altísimas chances de consagrarse como futuro gobierno de los argentinos y argentinas, no implica necesariamente que esté ganada la batalla cultural por el sentido común. No nos confundamos: aunque Macri pierda las elecciones de octubre, gran parte del sentido común que lo legitimó y que consagró la sociedad excluyente en la que vivimos va a seguir en pie.

En una entrevista reciente, Alvaro García Linera, el vicepresidente de Bolivia, definió a las luchas políticas como luchas por el sentido común. Y ¿qué es el sentido común? Nada más y nada menos que “el orden del mundo escrito en la piel de las personas”: símbolos, lógicas, órdenes morales e instrumentales que orientan nuestra vida cotidiana sin necesidad de pensar en ellos. Que nos permiten ubicarnos y actuar en nuestra sociedad.

La batalla cultural es mayor que la batalla electoral, porque es cotidiana y nunca termina, es una tarea permanente de construcción y deconstrucción. Su materia prima es el sentido común. Ese sentido común que Cambiemos moldeó durante varios años y donde siguen conviviendo hiperindividualización, meritocracias asimétricas, aspiraciones, miedos sociales, jerarquías restauradas, desprecio por lo colectivo, aprecio por la desigualdad y por quienes la garanticen.

Un sentido común persistente y conservador que no se irá, mágicamente, aunque el macrismo se vaya del gobierno. Las PASO mostraron, y en mayor medida octubre también lo hará, que ese sentido común que permitió la depredación de nuestra sociedad hasta colocarnos al borde del abismo, todavía sigue permeando a amplios sectores de nuestra sociedad.

García Linera observaba que muchas veces en la historia latinoamericana, los proyectos progresistas o populares han logrado importantísimas victorias en momentos en los que cierto “viejo sentido común” se quiebra, falla y habilita así la irrupción de nuevas narrativas, de nuevos “sentidos comunes parciales”. Momentos a veces sorpresivos, donde la lucha política e histórica se condensa, y se concreta el éxito en la batalla electoral.

Pero los tiempos de los cambios sociales suelen ser más lentos que los tiempos de los cambios políticos. Y suele suceder que cuando se disipa la efervescencia de la victoria política y la sociedad retorna a su cotidianeidad, aquel viejo sentido común tiende a resurgir, si es que las fuerzas progresistas o populares no logran permearlo. Porque el viejo sentido común es más complejo, más sólido, más conservador que las narrativas parciales de las fuerzas de cambio.   

A ese viejo sentido común que identifica García Linera, y que en la Argentina fue la argamasa del cambio cultural del macrismo, hay que transformarlo para sentar las bases de los cambios del futuro. Y para hacerlo, primero hay que aceptarlo, entenderlo, interpretarlo. Nunca negarlo o menospreciarlo.

Esa será una de las tareas más importantes del Frente de Todos: irradiar, como fuerza triunfante, cambios en ese viejo sentido común; permear ese orden del mundo escrito en la piel de parte de los argentinos y argentinas, como tan hermosamente definió García Linera. Caso contrario, aquél probablemente volverá a cobrar fuerza.

La batalla cultural es la batalla más difícil. La conquista del sentido común es cotidiana y nunca termina, y por lo tanto, es más ardua y más ampliaque el éxito electoral. Esa batalla será uno de los grandes desafíos del Frente de Todos. Y del futuro de todos nosotros.

...


(*) Socióloga, Investigadora del CONICET. Autora de ¿Cambiamos? La batalla cultural por el sentido común de los argentinos, Siglo XXI Editores, 2019.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS