Educación: prometieron diálogo pero sólo hubo vallas y policías

Ante la ausencia de funcionarios y la represión policial a uno de los delegados, los trabajadores realizarán un paro de 24 horas y harán un abrazo al ministerio de Educación.
2 de Enero de 2017

Si bien lo funcionarios del Gobierno nacional habían prometido abrir hoy una mesa de diálogo por los tres mil despidos en el ministerio de Educación, lo cierto es que el Palacio Pizzurno amaneció vallado y rodeado de decenas de efectivos de fuerzas de seguridad.

Ante ese escenario, Rodrigo Recalde, secretario de la junta interna de ATE, denunció que “las autoridades están de vacaciones y no dan una respuesta”, y recordó: “Nosotros el viernes levantamos la permanencia pacifica en el anexo del Ministerio de Educación porque funcionarios del Gobierno, como Marcos Peña (jefe de Gabinete), dijeron que estaba dispuestos a debatir”.

El dirigente detalló que los trabajadores “esperaban una respuesta para hoy (lunes), pero en lugar de de diálogo nos encontramos con el ministerio vallado, con todas las puertas cerradas salvo una que está con una fuerte con custodia policial”.

El propio Recalde fue agredido por la policía dentro del Ministerio cuando intentaron ingresar. Tras la agresión, los trabajadores resolvieron en asamblea un paro de 24 horas que se llevará a cabo mañana junto con un abrazo al Palacio Pizzurno en defensa de las fuentes de trabajo y la educación pública.

La convocatoria al paro de 24 horas se hizo extensiva al resto de los ministerios y, según pudo confirmar Tiempo, la mayoría de las asambleas de las distintas Carteras se pronunciarán a favor.

Si bien los empleados del ministerio que conduce Estaban Bullrich continuarán realizando asambleas durante lo que resta de la jornada del lunes, el plan de lucha para intentar frenar los despidos de tres mil trabajadores ya está en marcha.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS