“Macri todavía no se fue y el ajuste continúa, tenemos que seguir luchando ante cada ataque”

Entrevista a Carla Gaudensi, Secretaria General electa de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN). 

23 de septiembre de 2019

Tiene 37 años e ingresó a Télam en el año 2009 con un contrato precario y aplicando a través de una agencia de empleo. Pocos años después fue electa como delegada de la Comisión Interna de la Agencia y ya ejerce esa responsabilidad desde hace 7 años. Comenzó su militancia desde adolescente en el colegio secundario y luego tuvo participación en la CTA y en la Universidad de las Madres.

Forma parte de una nueva camada de activistas y delegados que pusieron en pie el Sindicato de Prensa de Buenos Aires junto con los referentes históricos del gremio que enfrentaron desde la base la política de la conducción de la Utpba.

Nos recibe en la sede del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) en la calle México al 400. En su mochila cuelga el pañuelo verde, símbolo de la lucha de las mujeres por el derecho al aborto que tuvo al gremio de prensa como gran protagonista y que permanece firme en la agenda de la muy activa Secretaría de Mujeres y Géneros del Sipreba también liderada por una compañera del gremio. Carla Gaudensi es, a partir del Congreso realizado el sábado 13 de septiembre, la primera mujer que conduce la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y cree que es reflejo del protagonismo que han tenido las mujeres en las luchas gremiales en general y en Télam en particular.

– ¿Cómo fue tu trayectoria militante antes de llegar a ser Secretaria General de la Fatpren?

–Me considero militante desde el centro de estudiantes. Antes de entrar a Télam estuve relacionada con los movimientos sociales cuando trabajaba en la CTA, hasta 2009. Estuve varios años en la Universidad de las Madres. Entré como trabajadora precarizada a Télam a través de una agencia de empleo en mayo del 2009 y estuve hasta agosto de 2010 en esa situación precaria. En Télam hay otro sindicato de empresa que, en ese momento, ejercía una presión muy grande sobre los trabajadores planteando el pase a planta a cambio de la afiliación. Decidí empezar a ir a las asambleas generales de nuestros compañeros y compañeras con los que luego transitamos la experiencia del conflicto. Empecé a hablar y me convertí en una de las voces de todo ese sector que estaba precarizado. Pasamos a planta gracias a la Asamblea y la lucha colectiva. Luego salí delegada hace ya 7 años. En ese proceso se dio la conformación del SiPreBA.

–Fuiste delegada antes de la conformación del Sipreba. ¿Electa por Utpba?

–En realidad no porque los compañeros que me antecedieron ya habían echado a la UTPBA de la Agencia y teníamos que hacerlas a través del Ministerio de Trabajo. Luego entré a la conducción del SiPreBA como parte del proceso que llevamos adelante entre todos para dejar atrás la burocracia de la Utpba y formar este sindicato desde las bases, con los delegados de todas las empresas periodísticas.

–¿Qué implica que a la cabeza de la Fatpren, más allá de tu persona, esté el SiPreBA y, en particular, la emblemática lucha de Télam? ¿Por ese motivo saliste electa Secretaria General?

–En la discusión para el armado de esta lista con compañeros de los 13 sindicatos que formamos parte del espacio todos consideraron que el SiPreBA tenía que encabezar a pesar de ser un sindicato muy nuevo. Nos tiene que enorgullecer porque tiene que ver con el recorrido de estos cuatro años que, además, fueron años en los que los trabajadores y trabajadoras de prensa sufrimos el ajuste más brutal. Cuando apenas se había constituido el sindicato arrancamos con el masazo que nos dio Szpolski en el Grupo 23. También implica una renovación generacional en la Federación. La lucha de Télam fue de todo el país, una lucha histórica. Enfrentamos prácticamente un cierre que era lo que hubiera sucedido si pasaban los despidos del 40% del personal. Hoy la Agencia está en pie por la lucha de sus trabajadores. Además, creo que no es menor que sea una mujer porque fuimos las que más pusimos el cuerpo.

–¿Pero pesó mas que seas mujer o dirigente de la lucha de Télam?

–Hoy ya no se puede hacer una división entre una y otra. Van de la mano. En la lucha de Télam y en todas las del SiPreBA por los puestos de trabajo y las condiciones laborales fueron muy protagonistas todas las compañeras. No podemos obviar eso. Indican otros caminos recorridos que estamos transitando y la transversalidad en la que se está dando el feminismo. No puede estar escindido de la lucha gremial.

–Marcaste la contradicción entre el avance en la organización gremial del gremio de prensa y el retroceso en términos de despidos y de salarios que sufrimos los trabajadores. ¿Qué lo explica? ¿Quién tiene la responsabilidad?

–Hay varias cosas que influyen. La primera es la política de este gobierno que fue un ataque sistemático a la clase trabajadora, con pérdida de derechos. Promovió una reforma laboral que por suerte no pudo avanzar porque se la frenó en las calles y con la organización sindical. También tiene que ver el avance de la concentración mediática que ya existía, pero que alcanzó un punto mayor. Es importante también que el cambio de la actividad. Tenemos muchos compañeros que fueron despedidos o sus medios cerraron y que empezaron a formar medios autogestivos. El cambio del estatuto del SiPreBA implica reconocer ese cambio. Los medios ya no son solamente los que agrupan al trabajador asalariado. Hay muchas trabajadoras y trabajadores de prensa que se dedicaron, algunos por decisión propia y otros por dar continuidad a una organización y una construcción, a los medios autogestivos. Tiempo refleja eso. Es producto de una lucha en la que el Sipreba fue parte activa y de una organización que se tenía previamente. Conformaron una cooperativa para conservar los puestos de trabajo pero también para velar por “el derecho de la ciudadanía a estar informado”. Me parece que tiene más anclaje esa idea que el planteo de la “libertad de expresión” o el de que “estén garantizadas todas las voces…”

–La elección de Fatpren debió ser en marzo pero se adelantó. ¿La nueva conducción emerge de una crisis o resulta de una unidad para frenar una embestida?

– Mayoritariamente primó el intento de frenar una intervención de este Ministerio de Trabajo en la Federación que es de los trabajadores. Vamos a asumir en marzo porque esta conducción tiene que terminar su mandato. Vamos a respetar eso. No podíamos permitir el avance de sindicatos con prácticas que no compartimos. Decidimos continuar un camino que ya se venía trazando en la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa para enfrentar a las patronales. La intención fue consolidar ese espacio sumando más sindicatos (Neuquén, Córdoba y Santa Fé) y hacer que todas las expresiones se sientan contenidas en un proyecto común y de carácter federal. 

–¿Qué visión tenés de las corrientes que intervienen en el movimiento obrero? ¿Hay responsabilidad de la conducción de la CGT ante el avance del ajuste?

–La CGT también está partida. La fragmentación del movimiento obrero posibilitó en muchos sentidos el avance del macrismo sobre la clase trabajadora. Creo muy necesaria la reunificación. Siempre intentamos esa unificación en las calles pero hay que tender a la unificación del movimiento obrero porque la etapa que viene posiblemente nos encuentre en una situación en la que los trabajadores tengamos que tener puntos de coincidencia para dejar atrás lo que quedó de estos cuatro años de macrismo.

–¿Cuál es el desafío de la Fatpren?

–Construir una alternativa federal, fortalecer los sindicatos de base para que sea más fuerte la Fatpren y pueda tener una política nacional. Porque el gobierno y los empresarios de medios son los mismos en todo el país. Es fundamental tener una estrategia colectiva que refuerce por abajo y permita golpear todos juntos.

–¿La llegada del Sipreba a la conducción de Fatpren podría ayudar a que conquiste su personería y desplace a la Utpba de la discusión paritaria?

–El Sipreba ya debería estar en las paritarias porque estamos insertos en todos los medios de la Capital Federal a diferencia de la Utpba que, sin embargo, sigue negociando nuestros salarios a la baja. Que el Sipreba y el resto de los sindicatos hayan decidido que el Sipreba encabece no es solo un gesto a las patronales sino también al gobierno. Somos los que tenemos representación real y legítima. 

–Las patronales, además de avasallar el convenio y el estatuto del periodista, ya presentaron al Ministerio un pedido de reformas… ¿Qué política para eso?

–Vamos a defender los convenios y los estatutos siempre. Hay que dar el debate sobre la aplicación de las nuevas tecnologías explicando que no requieren menos trabajadores. Regularlas sin la voz de los trabajadores no se puede.

–¿Cuál es la situación de los medios en el interior?

–Los empresarios de medios son los mismos en todo el país pero la precariedad en las provincias es más profunda. Es necesario tener una política de conjunto y, para eso, es sustancial tener una federación fuerte. No es una tarea fácil, es una construcción.

–El manejo de la pauta publicitaria oficial condiciona la libertad de expresión. ¿Es un debate que van a abordar desde Fatpren?

–Tenemos que tener un proyecto de los trabajadores para que su asignación no se mida solo por la audiencia y la tirada sino que también apoye los medios populares y autogestivos. Además, la asignación de la pauta para los medios comerciales tiene que basarse en determinados criterios que incluyan el cumplimiento de los convenios y el blanqueo de los trabajadores.

–En Télam están en tomando medidas de fuerza. Más allá del caso puntual de la Agencia, ¿Crees que hay que esperar al próximo gobierno para salir a la calle o hay que salir ahora?

–Nuestro espacio es heterogéneo y todavía no asumimos. No puedo hablar en nombre de la Fatpren porque todavía hay que consensuar líneas de acción. En particular yo pienso que Mauricio Macri todavía no se fue, que el ajuste sigue en marcha y que tenemos que seguir luchando y peleando ante cada ataque que tenga la clase trabajadora.

–¿Cómo tienen que plantarse el Sipreba y la Fatpren frente al próximo gobierno de Alberto Fernández? ¿Qué opinás del Pacto Social que propone?

–Definirlo ahora sería anticiparse sin saber lo que va a suceder. En la medida que tome medidas en favor de los trabajadores las vamos a acompañar, caso contrario nos va a encontrar en la calle luchando. Hoy puedo especular sobre la que va a hacer el próximo gobierno pero no puedo dar una respuesta porque no hay anunciada ninguna medida.

–¿A quién vas a votar?

–Corto boleta. Al peronismo a cargos ejecutivos y a la izquierda en los legislativos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual