El buen fútbol belga logró el pase a cuartos, con demora y con angustia

El equipo europeo, que será rival de Brasil, el viernes, en cuartos, logró el pase al vencer a Japón, por 3-2 con un gol marcado a los 94 minutos. Los asiáticos ganaban por 2-0.
(Foto: AFP)
2 de Julio de 2018

A los 7 minutos del segundo tiempo el japonés Inui hacía crecer la sorpresa. Cuatro minutos antes su compañero Haraguchi había puesto en ventaja a su equipo, que empezar a intentar corroborar que Rusia 2018 es el Mundial de los resultados menos pensados y que el equipo asiático eliminaría a Bélgica, uno de los que mejor fútbol había desarrollado hasta el momento, incluso, con un triunfo contra Inglaterra. Brasil podía sospechar que su rival de cuartos sería uno sin historia futbolística, a priori más accesible que los belgas y que el camino hacia la final se allanaba.

Así sucedió el encuentro hasta el minuto 69, luego que los europeos tuvieran un leve predominio en la primera parte sin mostrar el potencial ofensivo que la tripleta Eden Hazard, Dries Mertens y Romelu Lukaku, había mostrado hasta el momento en partidos anteriores. Pero en ese instante se le abrió el arco. Un cabezazo bombeado, desde un costado el arco, de Vertonghen superó la estirada de Eiji Kawashima. Bélgica terminó de despertar y se fue al humo. Efectivamente, sólo demoró cinco minutos en llegar al empate: otro cabezazo en el área, esta vez de Fellaini, para augurar un final muy peleado.

El segundo tiempo de este partido de octavos, definitivamente, se convertía en uno de los más emocionantes y entretenidos. De ese modo finalizó aunque Bélgica levantó el pie del acelerador, el epílogo se hizo de ida y vuelta, sin un claro dominador. Y restando un minuto, cuando ya se habían disputado cuatro de descuento y todo parecía encaminarse al alargue, Shinji Kagawa tuvo un tiro libre a su favor y a punto estuvo de vencer a Curtois, quien la mandó al córner. Pero ese envío de esquina fue atrapado justamente por el arquero belga quien rápidamente lanzó una contra fulminante, precisa, definitoria, que manejó Thomas Meunier con maestría y que Nacer Chadli cerró con toque corto para dejar mudos a los japoneses y poner a Bélgica en cuartos de final.

Se viene entonces el choque tan esperado de dos estilos futbolísticos, de buen pie. Brasil recibirá a Bélgica, será el viernes próximo a las 15 de la Argentina. Jugarán conociendo de antemano el resultado de Uruguay-Francia – se enfrentarán desde las 11-, de los que saldrá el siguiente adversario del vencedor. Será un viernes de película futbolera en continuado.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS