El día que Luca Prodan salvó a Juana Molina de un abuso

La artista habló de su "ángel de la guarda" en la revista Rolling Stone de este mes.
15 de Junio de 2017

Juana Molina está de gira por Europa. A causa de la realización de su último disco y de sus presentaciones #HaloTour brindó una nota para la revista Rolling Stone, escrita por  el periodista Lucas Garófalo, el pasado 6 de junio, en donde evidenció su energía, su forma particular de cantar los estados.

Juana es singular, ex actriz, y sorprendente en cada una de sus producciones. Esta vez, esa nota de tapa de la revista de música sorprendió a medios por motivos musicales y personales, por revelar una historia desagradable de la noche del rock de hace 35 años. La artista recordó que su amigo Luca Prodan la salvó de un intento de abuso en un auto, del cual pudo zafar. 

"Una vez los dos nos subimos al auto de un tipo, que no me acuerdo quién era, pero tenía un fitito tuneado con ruedas gigantes", recuerda Juana. "Era bastante ridículo. Yo iba en el asiento del acompañante y Luca en el de atrás. De golpe el tipo me empezó a hacer preguntas y por dentro pensaba: 'Ay, este pesado me está tirando onda, la puta madre'. En un momento el tipo me pone la mano en el muslo. Yo era muy joven y sola no hubiera sabido qué hacer con ese tipo ahí. Me quedé dura. Medio que era como un hecho que cualquier tipo te podía poner una mano encima... Y cuando lo ve, Luca salta y le grita (imita el acento tano): '¿Pero no te dasss cuenta que no quiere que la toques? ¿No tenésss nada en la cabeza? ¡La chica no quiere saber nada con vos!'. El tipo no sabía dónde meterse. Se quedó asombrado. Y yo lo miraba a Luca sonriendo y pensaba: '¡Mi ángel de la guarda!'    

Molina por estos días desembarca en Madrid para continuar por Europa con su halo y su guardián del rock. ¿Para qué recordar algo así después de casi cuatro décadas? A lo mejor para advertir, más allá de la situación “ridícula”, que dentro del mundo del rock la cadena de violencia a mujeres viene de larga data y se manifiesta en diversas formas de maltrato. Será cuestión de encontrar las estrategias suficientes para que las mujeres en una situación similar de la noche en un auto y, cuando no exista un “luca”, puedan responder y poner el mejor pedal.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS