El estadio que nunca llegó a ser

El documental Ciudad Deportiva relata el viejo proyecto de mudar la Bombonera
31 de Mayo de 2016

El 25 de mayo de 1975, a las 11 de la mañana, ante 140 mil personas, Boca jugaría un amistoso ante el Real Madrid para inaugurar la nueva Bombonera en la Ciudad Deportiva de Costanera Sur. Nada de eso ocurrió ese día. Más de diez años antes, el proyecto de la Ciudad Deportiva y el estadio había nacido en la cabeza del presidente Alberto J. Armando. En el medio, camiones rellenaron con tierra las 40 hectáreas ganadas al río, hinchas compraron bonos pro patrimoniales, se construyeron la confitería y el parque de diversiones y, a principios de los '70, empezó la cuesta abajo: el desacuerdo entre Armando y el regresado Juan Domingo Perón, el rodrigazo que evaporó el valor del dinero y, como punto más álgido de la historia, una asamblea en la AFA por la inviabilidad de la construcción del estadio que terminó a los tiros. "Lo de la mudanza de La Bombonera no es nuevo, como se ve. Además, lo mismo que se discute ahora, el apego al barrio, es lo que se hablaba por aquellos años", dice Maximiliano Acosta, quien junto a Lucas Taskar y los gemelos Nicolás y Michael Franciulli realizaron Ciudad Deportiva. El documental, estrenado el miércoles pasado –25 de mayo, a las 11– y ya disponible en YouTube .

El trabajo audiovisual se apoya en una gran investigación del historiador Alex Galarza, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, que abona la hipótesis de que una conjunción de hechos frustró el proyecto y no un manifiesto acto de corrupción. Más adelante, la venta de los terrenos de la Ciudad Deportiva en 1989 fue la salvación para Boca, hundido en la peor crisis económica de su historia. Entre canciones de época dedicadas a la grandeza bostera, el testimonio de los socios vitalicios, imágenes del abandono y la figura de Armando, el hombre que inventó el slogan "la mitad más uno", se atraviesan los 43 minutos de la película sobre un proyecto con toques actuales.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS