"El fallo rompe el mito que está instalado en la sociedad tucumana de que acá hubo una guerra"

Los querrellantes en el juicio por el Operativo Independencia rechazaron las absoluciones y rescataron que la justicia haya reconocido delitos de lesa humanidad durante el período previo a la dictadura militar.
16 de Septiembre de 2017

Luego de un año y cuatro meses se dio a conocer la sentencia del juicio por la megacausa Operativo Independencia que juzgó la participación de 17 ex militares y ex policías en el período previo a la última dictadura militar.

La sentencia dejó un sabor un tanto amargo entre familiares de desaparecidos y la querella que realizó un trabajo impecable con los familiares de desaparecidos y las víctimas de este oscuro período de la historia tucumana. 

“Hay que destacar que hubo justicia finalmente por las víctimas del terrorismo de Estado. Es importante que se haya determinado que durante el Operativo Independencia se cometieron crímenes de lesa humanidad, que el plan sistemático de violación a los Derechos Humanos comenzó a implementarse en Tucumán en ese período”, afirmó a Tiempo Argentino la doctora Julia Vitar apenas finalizada la lectura de la sentencia que tuvo siete absoluciones y diez condenas de las cuales seis son a prisión perpetua.

“Estamos en desacuerdo con las siete absoluciones. Nosotros hemos evaluado las pruebas y hemos pedido penas acordes con el material que se han recolectado en los siete casos. Especialmente en el caso de Omar Edgardo Parada que era jefe del regimiento de infantería de montaña 28 de Tartagal y que tuvo una responsabilidad primaria en los crímenes de lesa humanidad cometidos en el Operativo Independencia ya que fue el jefe de la base de Santa Lucía y por lo tanto el principal responsable de los delitos cometidos en ese centro clandestino de detención. Esa es una de las cosas más preocupantes del fallo. Seguramente con más tiempo y más serenidad y una vez que tengamos los fundamentos de la sentencia evaluaremos qué recursos tomar”, explicó la abogada.

Además destacó, “sí me parece positivo que se hayan evaluado algunas responsabilidades de jerarcas como en el caso de Jorge Lazarte que en otros juicios tuvo penas menores y acá tuvo prisión perpetua. También lo que es la pena contra Miguel Ángel Moreno que fue uno de los personeros del terrorismo de Estado en Monteros y en León Rouges. En ese sentido, las penas fueron buenas, el problema siguen siendo las absoluciones porque en un panorama de 17 imputados, siete absoluciones es preocupante, sobre todo con el tenor de las pruebas. De primera mano, puedo decir que es contradictorio que en una misma sentencia el jefe de policía tenga 18 años y que Heriberto Albornoz, que era su subalterno tenga perpetua”, dijo Vitar.

A su vez afirmó, “pero también hay que pensar que es importante que el juicio se haya hecho, que haya proclamado que fueron delitos de lesa humanidad y que así lo haya entendido el tribunal”.

En ese sentido, Rodrigo Scrochi, uno de los abogados querellantes por la asociación por la Memoria, Verdad y Justicia de Santiago, coincidió con la doctora Vitar.

“A este juicio se llegó por el proceso de lucha, en algún momento se pensó que era imposible de realizar. Son 42 años desde el Operativo Independencia pero durante estos meses tuvieron la voz los sectores que nunca la habían tenido, los sectores más postergados de la sociedad tucumana, el sur tucumano que fue tan azotado por el Operativo”, resaltó Scrochi.

Junto a Pedro Orieta e Inés Lugones, el doctor Scrochi representó la querella colectiva dentro de la cual llevaron al tribunal los delitos cometidos contra santiagueños residentes en Tucumán.

“El trabajo rindió sus frutos. Si bien la querella que yo estoy representando tuvo las condenas que se habían pedido, esta es una sentencia que no nos deja para nada conformes. Pensamos que lo más sensible es este argumento de error de prohibición tomado por el tribunal a partir de lo expuesto en el alegato a la defensa. Eso es algo a analizar, veremos los fundamentos en profundidad y se tomarán las acciones que corresponden dentro de este fallo que en sí no es bueno”, observó.

Entre los puntos a destacar luego de este juicio, el doctor expresó, “se dijo que fueron crímenes de lesa humanidad: esto rompe el mito que está instalado en la sociedad tucumana de que acá hubo una guerra. La sentencia sí aporta a esta construcción y a esta nueva deconstrucción que hay que hacer de estos términos para poder hablar y decir las cosas por su nombre. En Tucumán, hubo delitos de lesa humanidad en 1975 durante el Operativo Independencia”, puntualizó.

Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer en noviembre, cuando la querella intentará que se reevalúen las absoluciones en la cámara de Casación.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS