El fútbol argentino debe barajar y dar de nuevo

(Foto: AFP)
1 de Julio de 2018

Final de juego para la Argentina. Con decoro pero con justicia. Les Blues fueron superiores en cada tramo decisivo del partido. Incluso, Argentina había arrancado el segundo tiempo con mucha convicción y encontró el segundo gol. Pero apareció uno de esos goles fuera de todo contexto como el de Pavard, vino el 2 a 2 y Francia encontró el juego para edificar en el terreno un par de jugadas muy bien armadas, mostrando su jerarquía de equipo. Perfectamente puede ser campeón: no debería sorprender a nadie que lograra ese honor. Y estableció una diferencia ilevantable. Hasta el descuento de Agüero fue un poco tardío. Si el equipo tan sólo hubiera tenido cinco minutos más para dejar en Rusia todo su amor propio.

Pero ganó el mejor. No hubo fracasos estridentes de Argentina, pero falló la estructura que no supo soportar la ofensiva de un equipo talentoso y preparado. Lo que sobrevino entre el segundo y el cuarto gol de Francia probablemente haya sido uno de los tramos más brillantes de esta Copa. Así lograron una imposición que no tiene objeciones. 

La defensa fue un talón de Aquiles y Armani no terminó de ser el arquero plenamente convincente que se esperaba. Incluso hubo rendimientos en ascenso como algunas piezas del mediocampo y el propio Ángel Di María. Pero a Messi lo marcaron de una manera extraordinaria y lo mismo, en un par de ocasiones, se las ingenió para marcar la diferencia, aunque nunca pudo jugar de cara al arco rival. Siempre debió liar para encontrar los espacios y la pelota.

Así, con una defensa de 4 puntos, un medio campo de 7 y delantera de 6 no alcanzó para hacer un promedio como el que tuvo Francia, bastante más parejo en todas su líneas.

La Argentina se vuelve y no me parece que quepan reproches grandilocuentes. Porque hay que entender que se jugó ante un gran adversario. Tan sólo se trata de una frustración más en un campeonato del mundo. Pero hay que barajar y dar de nuevo, en el fútbol argentino, en todo sentido. De la AFA hasta el suplente del puntero izquierdo. Implica aceptar el final de una generación que posiblemente lo incluya a Messi: mucho dependerá de él mismo. Pero hay que hacerse a la idea de una Selección sin él, sin Mascherano, sin Di María.  Así hay que concebir el futuro. No será fácil, claro. Pero la Argentina entra en un período de transición que invita a confiar por el bajage de jugadores que siempre aparecen, pero que levanta preocupación. Ya no hay chance para muchos de estos jugadores, de los más importantes de este ciclo. Habrá que apostar a otros, incluso a los más jóvenes de este ciclo. Pero empieza otro camino que se presenta complicado. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS