El fútbol argentino retorna a las prácticas con las mismas dudas que 144 días atrás

Si la pandemia expuso aún más las diferencias sociales, algo similar pasó en el ámbito de la pelota: tras cinco meses de parate cada club volverá con testeos y metodologías de trabajo acorde a su presupuesto. 

(Foto: Pablo Barruti)
9 de agosto de 2020

La pelota en Argentina se paró 48 horas antes de que empiece a correr el aislamiento obligatorio, el martes 18 de marzo. Vale la pena recordar esa última escena, en Tapiales, donde debían jugar Muñiz y Centro Español por la Primera D: un integrante del cuerpo técnico gallego tuvo que salir a buscar hasta la parada del colectivo a un futbolista que había salido rápido del vestuario, ante la inminente suspensión por la pandemia amenazante, para intentar llegar a su otro trabajo. Falso cambio de planes: más allá de los rumores no hubo fútbol aquella tarde en el estadio de Lugano, aunque ambos equipos ya estaban para salir al campo. El fin de semana anterior, el partido entre River y Atlético Tucumán había entregado un capítulo similar, aunque en el Monumental y con cámaras de televisión. Y 144 días después, el fútbol argentino parece estar en el mismo punto: los equipos de Primera División pueden volver a entrenarse a partir de este lunes, aunque permanezcan las dudas y las certezas sean pocas.

Hay una única seguridad: el 17 de septiembre, por la Copa Libertadores, deben jugar Racing, Defensa y Justicia, River, Boca y Tigre. Sobre esa marca firme en el calendario, la AFA empezó a mover sus fichas y a cambiar dos máximas que repitió durante meses: que volvían todos los equipos juntos más allá de las categorías y cuando todo el país esté en Fase 4. En la puerta de la Casa Rosada, a la salida de la reunión con el jefe de Gabinete, el ministro de Salud y el ministro de Deporte y Turismo, Claudio “Chiqui” Tapia, presidente de la AFA, fue sincero: “Habíamos venido con la idea de que comenzaran primero los equipos que juegan la Libertadores. Los demás acompañaban la decisión. Pero nos encontramos con esta gran noticia de que a partir del lunes volvemos todos”.

Médicos, cuerpos técnicos y jugadores se enteraron por esos mismos micrófonos. A excepción de esos cinco cuadros que juegan Libertadores, a los demás los tomó de sorpresa. Por eso son más de diez los equipos que no comenzarán las prácticas mañana. Si la pandemia no hizo más que exponer las diferencias sociales, en el mapa del fútbol argentino pasó algo similar. La AFA repartió los kits de testeo entre los clubes, que los recibieron con estupor. En rojo, llevan una leyenda que dice: “Los resultados negativos no descartan la infección por Covid-19. Este ensayo no debe utilizarse para diagnóstico”.

Son los testeos serológicos, rápidos, con otra precisión que los hisopados, que demoran unas 72 horas, por los que pasaron entre jueves, viernes y sábado los planteles que están en condiciones de pagarlo y con ansiedad de volver a las prácticas. “El lunes están citados los jugadores para hacerse el examen de sangre que mandó AFA, no el hisopado. Y el martes arrancaríamos a entrenar. Dicen que ese testeo tiene un 30% de falsos positivos. Calculo que a esos falsos positivos, o si hay positivos, se les hará el hisopado para no tenerlos 14 días parados”, dice Sergio Rondina, entrenador de Arsenal, uno de los equipos que no pagarán los PCR que exige la Conmebol.

“Nosotros recién el martes haremos los estudios. Consulté con más de 12 clubes que no tienen competencia internacional y también volverán en forma paulatina. Tenemos un plantel reducido, se fueron muchos jugadores y todavía algunos no están en la ciudad. No tenemos apuro, quizás empecemos la próxima semana”, cuenta un dirigente de Aldosivi. Lo que ocurre en Mar del Plata también se repite en otros equipos del interior. El entrenador de Atlético Tucumán, Ricardo Zielinski, recién retornará el lunes a la provincia, y deberá cumplir con la cuarentena al igual que seis futbolistas. En Patronato de Entre Ríos y Central Córdoba de Santiago del Estero, que tiene apenas diez jugadores en la provincia, la situación es similar.

“Los entrenamientos vuelven por presión de la TV, que quiere que el campeonato comience a fines de septiembre o a principios de octubre, a más tardar”, aseguró José Mansur, presidente de Godoy Cruz. Hasta agosto, los dueños de los derechos habían pagado su cuota cada mes. El Tomba, justamente, tiene cuatro futbolistas contagiados: Marco Fretes, Valentín Burgoa, Agustín Álvarez y Agustín Manzur. En Primera se suman a los casos de Gabriel Florentín y Daniel Saggiomo (Argentinos Juniors), Mauro Molina (Independiente) y Manuel Guanini (Newell's). Con los testeos, la lista se agrandará aunque no mucho: hay casos en Vélez y en River.

Lo que suceda con los planteles que pasen por los testeos serológicos que repartió la AFA servirá como prueba para el regreso de las categorías de Ascenso, pautado para el 24 de agosto, y para el fútbol femenino, que finalmente volverá el 9 de septiembre. El gobierno, que sumó a la reunión del martes a Macarena Sánchez sin que Tapia lo supiera, esperaba ver la foto del regreso para hombres y mujeres. Fue sólo un intento de igualdad: la logística y el presupuesto del femenino, incluso en los grandes, se emparenta al de la Primera C.

Más allá de las dudas, acaso a contramano del momento de más contagios en el país, tanto médicos como entrenadores y futbolistas hace meses pedían el regreso a su hábitat. La vuelta, sea mañana, el martes o la semana próxima, se vivirá con alivio. “El 80% de mi plantel se entrenó en un patio o en un balcón. Que se calcen los botines, que vuelvan al césped será lindo para ellos”, dice Rondina, que se toma con humor la diferencia entre Arsenal y los planteles que pasaron por los hisopados: “Nosotros tenemos otra realidad. Alejandro Rivero, nuestro arquero suplente, va a venir a entrenar en bici. Está a 25 cuadras de la cancha. Cuando diagramamos la logística con los jugadores de cómo iban a venir a entrenar, nos tiró: ‘En bicicleta’. Como fue Piqué en Barcelona, aunque con la bici que tiene Piqué, el Monito se compra un 0 km”.  



Argentina, el último país en volver. Uno por uno, la situación de los otros países de Sudamérica.

Brasil: el fútbol volvió a jugarse hace casi un mes en algunos campeonatos estaduales. El Brasileirão, la máxima categoría del país, comenzó ayer.
Chile
: los planteles volvieron a entrenarse el 16 de julio. A la espera de fecha oficial, este mes asoma como clave para la vuelta.
Uruguay
: ayer se reanudó el Torneo Apertura. Y hoy, por la cuarta fecha, se jugará el clásico Nacional-Peñarol en el Centenario.
Bolivia:
la vuelta a las prácticas fue progresiva, ya que cada club tramitó una autorización con el gobierno. Bolívar comunicó hace una semana siete casos positivos. Se prevé que en octubre o noviembre se retome el Apertura. El presidente de la Federación murió por Covid-19.
Perú
: la Liga 1 retornó el viernes, con sede única en Lima. Hinchas de Universitario se acercaron al estadio y eso provocó la suspensión del resto de la fecha. Aún no se sabe cómo seguirá.
Ecuador
: la Serie A ecuatoriana volverá a jugarse el fin de semana que viene. En la vuelta a las prácticas, Liga de Quito, rival de River en la Libertadores, detectó ocho casos positivos de coronavirus.
Colombia
: a mediados de julio, los equipos comenzaron los entrenamientos en grupos reducidos. El fútbol volverá la última semana de agosto con dos amistosos y la Liga 2020 se reanudará en septiembre.
Paraguay
: la Primera División fue la primera liga sudamericana en volver a jugarse, el 23 de julio, después de testeos masivos y un protocolo de higiene y distanciamiento físico.
Venezuela
: los primeros equipos volvieron a entrenarse el 22 de junio. El juego volverá el 27 de agosto. Caracas, rival de Boca en la Copa, suspendió el viernes los entrenamientos por casos de Covid-19.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual