El fútbol en Tánger, por Belauza

Pasaporte
25 de Febrero de 2017

La premura es mala consejera. Y si se es turista, más. Ni qué hablar con hijos a cargo. El punto aquí es que había que cumplir la promesa de pisar África, el Magreb: desde Sevilla no resultaba mucho esfuerzo llegar hasta Tánger, Marruecos. La calma podría haberme ganado en Algeciras (punto extremo de España y cruce obligado), pero había que demostrar arrojo (ante los hijos uno siempre debe mostrarse tan osado como cauto) y decidí tomar el primer buque que saliera (en pocos minutos, sino había que esperar más de tres horas). Iba a Ceuta; de allí tomaría un taxi a Tánger.

Lo que no sabía y me enteré en Ceuta era que el taxi debía tomarlo del lado marroquí. Así que nos dispusimos a cruzar la frontera… a pie. Ya casi no quedaban en mi mente imágenes de la película Expreso de medianoche, pero aquella frontera me las hizo recordar.

La gente, toda muy educada y limpia, pero eso no me tranquilizaba. Un señor en la Aduana hacía todo a mano. Miraba papeles, los escribía, sellaba. Miró los tres documentos a gran velocidad hasta que preguntó -en español perfectamente entendible- por mi trabajo.

-Periodista -no tuve peor idea como respuesta.

-Y de qué, dónde, cómo…

-No, no, acá no, en Buenos Aires, Argentina.

-Ah, Messi, San Lorenzo -respondió el buen señor que el año pasado había recibido a miles de cuervos por el Mundial de Clubes.

Desde que andaba bajo las tribunas de madera del Viejo Gasómetro no recordaba una simpatía tan grande por los colores azulgrana.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS