El gobierno echó mano a una ley de la dictadura para endurecer las fronteras

A través de un decreto, creó la Comisión Nacional de Fronteras, que estará presidida por Marcos Peña. Se basa en la ley 22.352 de 1981, con la firma de Videla, Martínez de Hoz y Harguindeguy.
26 de enero de 2017

El gobierno nacional hizo público este jueves el Decreto 68 de 2017 mediante el cual creó la Comisión Nacional de Fronteras, que estará integrada por funcionarios de los ministerios de Seguridad, Interior, Transporte, Hacienda, Agroindustria así como la dirección de Aduanas y Migraciones. Todos estarán coordinados por el jefe de Gabinete, Marcos Peña o a quien designe en su lugar.

La creación de la Comisión, que reemplazará a la Superintendencia de Frontera, que dependía del ministerio de Defensa, coincide con los anuncios de mayor control para extranjeros en los aeropuertos.

La medida utiliza la ley 22.352 de 1980, dictada en plena dictadura cívico-militar y que lleva la firma del dictador Jorge Rafael Videla y sus ministros de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, y del Interior, Albano Harguindeguy.

Retoma así la norma que creó los Centros de Frontera en 1980 para reforzar la seguridad en los pasos fronterizos con Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil.

La Comisión presidida por Peña tendrá como atribuciones “establecer las normas, sistemas y procedimientos técnicos requeridos para administrar, conservar y mantener los Pasos Internacionales y Centros de Frontera y controlar su cumplimiento”.

Podrá además coordinar las actividades de los organismos de control fronterizo y elevar al Poder Ejecutivo reformas de leyes “que fueren necesarias para el funcionamiento de los Pasos Internacionales y Centros de Frontera”.

Implementará también “las medidas necesarias en los Pasos Internacionales y Centros de Frontera, a fin de establecer una estrategia integral de lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el contrabando y otros delitos transnacionales”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual