El gobierno incumple la Ley de Basura Cero y ahora quiere reinstalar la incineración

Las organizaciones ambientalistas alertan sobre la contaminación que generaría el proyecto, que en pocos días más presentarán la Ciudad y varios municipios del Conurbano. Ante el colapso de la Ceamse, adonde llega el triple de los desechos pautados por ley, se postula la "termovalorización", usada en Europa para residuos que no se pueden reciclar.
10 de Marzo de 2018

Todas las acciones se están desarrollando al pie de la letra, tal como pauta el cronograma ideado por Ceamse y los gobiernos porteño y bonaerense, para instalar las bondades de la incineración de residuos, prohibida por la Ley de Basura Cero. Primero, algún "especialista independiente" venera esta modalidad millonaria que quieren implementar en siete sitios del Area Metropolitana (AMBA), porque el relleno de la Ceamse  "está por colapsar"; le siguen notas en grandes medios oficialistas realizadas desde las ciudades europeas donde hoy funcionan estas plantas, con viajes pagados por las propias autoridades. "Abrir el debate." Y ahora, en cuestión de días, vendrá el anuncio del proyecto de incineración, posiblemente junto a la ley de pilas, "para compensar", dicen desde las organizaciones ambientalistas, que critican la contaminación que se generaría en el aire. 

La idea del gobierno es postular una realidad crítica, pero desentenderse de su papel en ese diagnóstico: los rellenos sanitarios están por colapsar. Y "si no se reacciona", en cinco años habrá una nueva crisis ambiental. La alternativa dejó de ser instaurar una política ambiental que apele al reciclaje y a la separación de residuos en origen para que la Ciudad envíe menos basura a los rellenos ubicados en Provincia. La solución ahora son las plantas de "termovalorización”, tal como denomina a las quemadoras de residuos. Sostienen que con la combustión generarán electricidad y calefacción. "Como no se percibe olor, nadie adivinaría que es una planta de incineración de basura", destaca la nota de Clarín desde Issy des Moulineaux, una localidad francesa junto al río Sena. Esa planta costó 600 millones de euros y quema 482 mil toneladas por año. En un principio, el gobierno plantea instalar tres entre Capital y Gran Buenos Aires, hasta llegar a siete. 

La idea es anunciarlo este mismo mes, junto a intendentes del Conurbano, beneficiados con la salida "rápida" de quemar la basura y evitar los grandes rellenos, impopulares. El bloque oficialista espera tratar la reforma de la Ley de Residuos en junio en el Congreso, para pasar a considerar "energía renovable" a los residuos sólidos urbanos, algo que hoy no se contempla, porque se trata de generar calor con sustancias tóxicas como dioxinas y furanos. Las ONG calculan que un tercio de lo que ingresa a las plantas sale en forma de cenizas. También debe ocurrir un cambio de la Ley de Basura Cero porteña, que prohíbe la quema, por sus daños ambientales.

Viena es puesta como un ejemplo, pero hay diferentes contextos. Desde 1985, en la capital de Austria los materiales reciclables se recogen por separado: de un millón de toneladas anuales, recuperan 350 mil. En Buenos Aires, en cambio, el gobierno incumple con las metas de Basura Cero. La norma, de 2005, ordenaba disminuir un 30% los residuos derivados a los rellenos sanitarios para 2010, un 50% para 2012 y un 75% para 2017. Estaba pautado que el año pasado sólo 350 mil toneladas fueran destinadas a entierro. Se enterraron 1.202.101 toneladas, tres veces más. 

"Los planes de incineración avanzan. El gobierno de la Ciudad y la Ceamse ahora exhiben a las plantas europeas como modelos a seguir. Pero no comunicaron que esto es producto de la mala gestión del gobierno local para la implementación de la ley y el reciclado. La quema de basura es una medida anticuada y hace uso de una tecnología obsoleta", denuncia Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace Andino. Y agrega: "La promesa de que la incineración promueve energías renovables es una completa falacia. Quemar basura sólo provocará una mayor emisión de gases de efecto invernadero, en detrimento de los compromisos asumidos en el Acuerdo de París”.

Los documentos internos del gobierno y la Ceamse hablan de arrancar en posibles lugares, como el Relleno Norte III, en el Camino del Buen Ayre, y también en Ezeiza, La Matanza y Villa Lugano, a pesar de que se ubican en la zona roja del mapa de riesgo ambiental elaborado por ACUMAR. La empresa que corre con más chances de ganar la construcción de la planta es la multinacional de origen francés Veolia, que ya el año pasado era nombrada para hacer algo similar en Ciudad de México, con críticas por la deuda que iba a tomar por 30 años el Distrito Federal.

"La incineración es tomar un atajo: como no puedo reducir los residuos, los quemo. Como una receta mágica y como si fuera gratis. La realidad es que no hay una política de reciclado de residuos", enfatiza Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). Acota que nadie podría estar tranquilo si se instala una planta así en la zona metropolitana: "La comparación con Europa no tiene fundamento. Allá se usa sólo para materiales que de ninguna manera se pueden reciclar, no para reemplazar a los rellenos; hay inspectores todo el tiempo, y multas gravísimas. ¿Acá quién controla las emisiones de sustancias cancerígenas? ¿Cuál es el ejemplo de buen control ambiental en la Argentina? Además, la Unión Europea ya está poniendo reparos a este tipo de tecnología, por el alto costo y los controles que demanda”. 

Cecilia Allen, integrante de la Coalición Ciudadana Anti Incineración, aporta otro dato oficial: apenas el 4% de la basura generada en el AMBA se recupera, "cuando se calcula que el 80% se podría recuperar. Incinerar es perder toda esa cantidad de residuos posibles de recuperación, además de ser un gran negocio para multinacionales". Y agrega: "Comparar con Europa es mezclar peras con manzanas. Acá, por ejemplo, se produce mucha más basura orgánica, que no es buena para generar energía. Lo más importante es profundizar un sistema para reciclar. Eso acá no está sucediendo y con las plantas ni siquiera le van a pedir a la población que recicle". 

"Para los cartoneros es trágico"

Según la Coalición Ciudadana Anti Incineración, la Ciudad entierra 1300 toneladas de residuos orgánicos por día. Serían muchas más si no fuera por los "cartoneros", los invisibles del sistema. Sólo en Capital, cada día unos 5324 recuperadores urbanos oficializados por el gobierno rescatan 530 toneladas de basura. Otras 900 son recuperadas por 5000 que trabajan de manera "informal".

El sistema de quema de basura pone en peligro las fuentes de al menos 10 mil recuperadores urbanos formalizados en el Área Metropolitana. "Desde la crisis de 2001 fuimos pioneros en cuidar el medio ambiente y generar un trabajo social, incluyendo la concientización a los vecinos, golpeando puerta a puerta, explicando cómo se puede reciclar", sostiene Sergio Sánchez, presidente de la Federación Argentina de Cartoneros. Y sentencia: "Para nosotros, si instalan los incineradores es el Holocausto. Significa no recuperar material, se pierden fuentes de laburo. Es un negocio millonario que resulta trágico para los cartoneros. Por cada uno que recupera un bolso con cien kilos de basura diarios, se llega a 200 toneladas diarias que logramos que no vayan a entierro. Y ante el agravamiento social, cada día somos más los cartoneros". 

El modelo de reciclado con los recuperadores urbanos es de vanguardia. Sánchez se prepara para viajar a Colombia, donde quieren implementar acciones similares. Actualmente, sólo en Ciudad hay más de 40 cooperativas de reciclado. En estos años, el gobierno porteño probó lanzando campañas de contenedores o Puntos Verdes, sin llegar a un sistema específico y entendible. Santiago Sorroche, doctor en Antropología Social y becario del Conicet, añade: "Está probado que donde se puso una planta de incineración, se desincentiva el reciclado, que en muchos casos trabaja con materias primas no renovables". «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS