El Kuelgue: "La crisis produce dolor, incomodidad, pero también la necesidad de buscar nuevas formas expresivas"

Julián Kartún, actor, cantante y referente de la banda de Palermo, reflexiona sobre el ascenso meteórico del grupo que empezó casi como una broma y hoy es pasión de multitudes. Todos los viernes de noviembre presentan "Juegue", su nuevo espectáculo.

Por Belauza - @jbautentico
7 de Noviembre de 2019

Mañana y el resto de los viernes de noviembre a las 20, El Kuelgue presenta su nuevo show, Juegue. Un show que puede decirse tendrá cuatro versiones (una de ellas ya ejecutada el viernes pasado). Siempre con la idea de puestas en escenas en el que las disciplinas y los géneros jueguen (precisamente) una suerte de yuxtaposición que permitan múltiples sensaciones. “Siempre intentamos darle a cada una cosas diferentes -dice Julián Kartún, referente de El Kuelgue-. Siempre es importante que el show sea afectivo, que tenga ese golpe en la gente dando una sorpresa por lo que sucede en vivo, por cosas que no están en un guión. En una época en la que todo es muy volátil y muy de imagen el shock que recibe la gente en los shows en vivo es tan importante como los temas.”

Julián Kartún es cantante, humorista, guionista y actor. Y llamó la atención con la original propuesta de El Kuelgue, que lleva quince años ofreciendo su propuesta multiestilística performática, con performances músico-actorales conviviendo con canciones y las noticias de hoy, y por supuesto: el baile. Dice que en este proyecto, que reconoce como el que más lo identifica, puede jugar. Como en el video de Chiste -segundo single adelanto de Fierrín Lado B (que completa a Fierrín Lado A, 2018)-, con toda una introducción que hace del absurdo prácticamente un manifiesto. “Es todo un gran chiste que dirige Nano Garay, en general director de todos nuestros productos audiovisuales. Y la idea que todo es un gran chiste para los niños y para todos. Lo vemos como una gran ironía donde una especie de CEO de la industria discográfica le propone diferente tipo de cosas al chico, y todo con una velocidad, porque lo único que le importa es ofrecer un producto.”

Y dice que no merece más que eso, porque lo que importa es poner en evidencia el absurdo en el que parece desarrollarse la vida cotidiana. “Todo es muy volátil, no hay cosas concretas. Tiene que ver con reírse de eso de la cosa banal de la vida y por ahí tratar de valorar lo más profundo, que es la familia y los amigos. Todo lo demás es una gran fachada.”

Entre los invitados, el viernes pasado estuvo Wos. “Supongo que la originalidad es lo que nos vincula -dice sobre qué los hace linkear con el ascendente rapero-. Se destaca como algo que sale un poco la norma, y también se ríe de lo establecido. Y lo suyo es producto de un juego, de algo orgánico, algo real. Por ahí viene la afinidad.” También puede decirse que la gran figura del freestyle caló hondo entre les jóvenes por su aguda mirada sobre la realidad. “La coyuntura siempre está como en el aire de lo que es la vida o el presente del artista. Pero en nuestro caso intentamos mirarla de manera absurda. Es bastante ridículo estar comprometido permanentemente con los temas de actualidad. Además están las redes sociales, que son medio de plástico. Hay tanta realidad en los medios de comunicación y todo,  que supongo que una visión que intenta salir un poco de eso y mirarlo desde un lugar más absurdo puede interesar.”

–¿Sienten que hay mucha “competencia artística” hablando la realidad?

–No. Me parece que no hay competencia. De hecho me parece que faltan artistas que encaren la realidad de esa manera. Cuando la propuesta es original y tiene su propia idiosincrasia o una impronta más o menos clara, ya parece la originalidad. Y cuando hay artistas que retratan la realidad con su propia visión, me parece que no hay competencia porque cada uno tiene su visión y son colores diferentes.

Algo que, por decirlo de alguna manera, es un efecto no deseado pero de cierto beneficio que produjo la crisis: “La pasamos de la manera más natural, que es laburando. No nos queda otra que salir y tocar, tocar mucho, viajar, conocer lugares nuevos y seguir probando también lugares nuevos de la música. También aparecen otras cosas.

–¿Como cuáles?

–Y, bueno, la crisis produce dolor, incomodidad, pero también la necesidad de buscar nuevas formas expresivas. Hay una incertidumbre en el aire y en general aparecen otras búsquedas. Entonces creo que un poco también tiene que ver con esto que hablamos de lo absurdo. Está la realidad, hay posverdad, redes sociales, una democratización de la palabra que cambia el lenguaje. Y en ese cambio de lenguaje aparecen otros gritos artísticos. Me resulta interesante como fenómeno. Pero obviamente es algo re triste porque es triste lo que pasa en el país. Pero artísticamente aparecen otros colores otras búsquedas, entonces la gente se despierta también. En la crisis aparece esta incomodidad y aparecen nuevas búsquedas.

Y en esos cruces que desde una comodidad no se habrían podido hacer, aparece un nuevo lugar para Juegue, que permite eso: jugar con distintas posibilidades artísticas. “Es un lugar muy grande y lo que armamos ahí los integrantes de la banda y la producción, tiene que ver con varias disciplinas: hay una banda de jazz que recibe, maping, djs, una muestra fotográfica digital, como una propuesta integral. La intención también es que la gente vaya a conocer ese lugar nuevo que definitivamente tiene que ver con algo multisensorial, que la gente flashee y tenga una buena noche.”

-El Kuelgue presenta Juegue. Viernes 8,  15 y 22 de noviembre a las 20 en el Complejo Art Media, Av. Corrientes 6271.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS