El #MeToo llega hasta Cristiano Ronaldo

Una mujer, que había llegado a un acuerdo con el futbolista después de haberlo denunciado por violación, decidió sacar a la luz su crudo testimonio y quiere llevarlo a juicio después de hasta haber pensado en el suicidio. El portugués no fue con convocado para jugar en su selección.

(Foto: AFP)
Por Alejandro Wall - @alejwall
4 de Octubre de 2018

Kathryn Mayorga dice que tuvo depresión, que en estos años tomó mucho alcohol, que le costó demasiado volver a tener relaciones con otros hombres, que tampoco pudo volver a trabajar, y que pensó en suicidarse. Y que todo sucedió después de que Cristiano Ronaldo la violara en 2009, en el verano de Las Vegas, justo antes de que el delantero que ahora juega en la Juventus firmara su contrato con Real Madrid. La acusación no es una novedad, se conoció el año pasado cuando el diario alemán Der Spiegel reveló un acuerdo extrajudicial entre el portugués y una modelo estadounidense. La llamaron Susan K. Ahora se sabe que era Mayorga. Y se sabe también que la modelo se presentó a los tribunales de Nevada porque quiere romper ese acuerdo. Quiere llevarlo a juicio.

“Niego firmemente las acusaciones en mi contra. La violación es un crimen abominable que va en contra de todo lo que soy y creo. Deseoso de limpiar mi nombre, me niego a alimentar el espectáculo mediático creado por personas que buscan promocionarse a costa mía. Esperaré con tranquilidad el resultado de cualquier investigación y proceso, porque nada pesa sobre mi conciencia”, escribió Ronaldo en su muro de Facebook. Fue unas horas después de que se supiera, además, que quedaría afuera de la lista de Portugal para los amistosos contra Italia y Polonia, lo que se vinculó enseguida a la denuncia. El técnico Fernando Santos intentó explicar que la denuncia no fue el motivo de la ausencia. “Conozco bien a Cristiano y no creo que haya cometido un delito de ese tipo”, dijo.

“Cristiano Ronaldo ha demostrado en los últimos meses su gran profesionalidad y dedicación, algo que es apreciado por todos en la Juventus”, comunicó el club italiano en su cuenta oficial de Twitter. “Los hechos denunciados que se remontan a al menos diez años -agregó Juventus-  no cambian esta opinión, compartida por todos aquellos que han estado en contacto con este gran campeón”.

Der Spiegel había contado todo el año pasado gracias a una filtración que se conoció como Football Leaks. Pero ahora volvió con una entrevista a Mayorga. El 13 de junio de 2009, contó la modelo de 34 años, conoció a Ronaldo en un club nocturno de Las Vegas. De ahí fueron a la habitación del portugués, que la invitó a bañarse en el jacuzzi. Mayorga cuenta que prefirió no hacerlo, y que fue a cambiarse al baño. Cuando estaba ahí, dice, apareció Ronaldo con el pene fuera del pantalón pidiéndole que se lo besara. Mayorga se negó, creyó que se trataba de una broma. Ronaldo  "Entonces él empezó a tocarme y agarrarme y se puso sobre mí. Le empujé y seguí diciendo que no", le cuenta a Der Spiegel. Y cuando estaba por irse, Ronaldo la agarró, le sacó la ropa y la penetró analmente sin preservativo. Una vez que todo terminó, cuenta Mayorga, Ronaldo intentó disculparse.

A partir de ahí comenzó una negociación. A cambio de silencio, los abogados de la mujer le exigieron 950 mil dólares a Ronaldo. El acuerdo se firmó el 12 de enero de 2010 por 375 mil. “Sé que es mucho -le dijo su abogado según Football Leaks- pero fue lo mejor y no fue fácil llegar a ese arreglo”. Ronaldo lo necesitaba: iba a pasar del Manchester United al Real Madrid y aspiraba, además, al Balón de Oro.

Mayorga, que se alejó del modelaje y comenzó a trabajar en una escuela del estado de Nevada, se mantuvo en silencio. Sin embargo, cuenta que al tiempo comenzó a sentir las consecuencias del episodio. Y que además tomó conciencia a partir del movimiento Me Too que destapó casos de violencia de género, abusos y violaciones a celebridades de Estados Unidos. Por eso semanas atrás sus abogados se presentaron ante los tribunales para hacer caer ese acuerdo.

Cuando el año pasado Der Spiegel reveló la noticia, se preguntó si el portugués no había sido víctima de una extorsión. Pero eligió dar el testimonio de la mujer respetándole la identidad. Los medios de Madrid, en cambio, no le dieron ninguna importancia al episodio. Jorge Mendes, el todopoderoso representante de Ronaldo, desmintió la denuncia. Fue todo. Ahora el caso volvió cuando el portugués ya no tiene el paraguas del club más influyente de Europa. Los medios españoles le dedican espacio a Mayorga, que cuenta que antes de dejarla ir, Ronaldo le dijo que era “un buen tipo al 99%”. O sea, le dijo, excepto ese uno por ciento. La había violado.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N