El paro se sintió en las empresas de los CEO del gobierno

La medida de fuerza del pasado jueves 6 fue total, salvo en los casos en los que hubo presiones empresarias para obligar al personal a concurrir al trabajo.
8 de abril de 2017

Una de las muletillas del gobierno durante el paro y después fue que "la gente quiere trabajar" y que allí donde pudo así lo hizo. Un repaso por lo que sucedió en las firmas que eran propiedad o dirigían algunos de los funcionarios más encumbrados del gobierno muestra que la medida tuvo acatamiento total o que, bajo amenazas, los tarbajadores debieron concurrir.

En el caso de la refinería de la petrolera angloholandesa Shell, el paro fue total en lo que hace al personal de planta. Shell es la empresa de la que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, fue CEO durante 12 años.

La Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles envió a sus 18 filiales una comunicación el 29 de marzo "exhortando" por el cumplimiento del paro. Según una fuente con conocimiento del tema, la filial de Avellaneda, en cuyo territorio se asienta la refinería, comunicó el miércoles 5 a los 400 operarios y técnicos de planta que se desempeñan allí la decisión de concretar el paro. "No vinieron ni los bomberos", detalló la fuente para graficar la magnitud de la medida de fuerza. Respecto del personal tercerizado, encuadrado en la UOCRA, la fuente indicó que se vio "muy poco personal de contratistas".

Algo similar sucedió en Autopistas del Sol, concesionaria de la Panamericana y la avenida General Paz, y en la que el Grupo Macri, del padre del presidente Mauricio Macri, tiene el 7% a través de Sideco. El jueves, las casillas de peaje estuvieron vacías, ya que el personal adhirió a la medida de fuerza. "Los trabajadores vimos y vemos con preocupación que las políticas económicas en todo este tiempo han beneficiado a los grandes grupos económicos y somos nosotros, como en otras épocas, la variable de ajuste de un modelo neoliberal”, señaló el comunicado del SUTPA (Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines), que conduce Facundo Moyano. Aunque el gobierno porteño había anunciado que no se cobraría peaje, en un intento para suplir la falta de transporte público, tanto en Autopistas del Sol como en los demás accesos desde el Conurbano no hubo anuncios en ese sentido: las barreras no fueron levantadas por decisión empresarial, sino de los trabajadores.

En tanto, en los aeropuertos el paro fue total. Eduardo Saab, delegado de Latam por la Asociación del Personal Aeronáutico, le dijo a Tiempo que "no se movió un avión de Lan". La empresa era dirigida por Gustavo Lopetegui, quien ahora es secretario de Gabinete de la Jefatura que dirige Marcos Peña. El delegado señaló que los aeronáuticos se movilizaron, además, contra la llegada de las aerolíneas low cost, que "vulneran nuestros convenios colectivos".

En el caso de Farmacity, cuyo presidente era Mario Quintana, secretario de Coordinación Interministerial, los aprietes obligaron a los trabajadores enrolados en el sindicato de farmacia a abrir las sucursales. En la parte logística, los camioneros pararon en forma total. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual