El PJ bonaerense se mostró unido y criticó la persecución a Cristina

Todos los sectores quedaron conformes y llamaron a un "gran frente electoral" para las legislativas de 2017.
29 de Diciembre de 2016

El objetivo de tener la foto de la familia unida después de un año de peleas y distanciamiento se cumplió este jueves en el Congreso del PJ bonaerense en el que todos los sectores lograron poner un apoderado para garantizarse un lugar en las listas legislativas del año que viene. El mensaje de unidad se envió para que lo escuche el gobierno nacional y también el massismo, que quedó afuera la foto, y por ahora, de la película también. El artífice fue el titular provincial del partido, Fernando Espinoza, quien en su discurso criticó la persecución judicial a la ex presidenta Cristina Fernández, el ex gobernador Daniel Scioli y se pronunció en contra del encarcelamiento de Milagro Sala.

Todos los grupos de intendentes, el movimiento obrero, las agrupaciones políticas, todas las secciones electorales, y todas las fracciones internas se reunieron un rato antes en la municipalidad de La Matanza. Las discusiones y la catarsis se llevaron gran parte de las tres horas de reunión. Sin embargo, salieron todos conformes y listos para llegar al polideportivo Alberto Balestrini, donde se hizo el congreso partidario con todo ya acordado.

De los intendentes estuvieron el Grupo Fénix, el Esmeralda y el Establo, que reúne a los jefes comunales del interior de la provincia. De las agrupaciones políticas participaron La Cámpora y el Movimiento Evita. En representación del movimiento obrero estuvo Oscar Romero, quien a su vez es el titular del Bloque Justicialista, que integra Diego Bossio, en Diputados. Por parte de las corrientes internas del peronismo estuvo el ex gobernador Daniel Scioli, quien si bien no es congresal fue invitado a subir al escenario, ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, el senador provincial randazzista Norberto García.

“Hablaban todos con todos, Scioli con Domínguez, con Katopodis y con Insaurralde”, contaron fuentes que tuvieron acceso a la reunión previa en la municipalidad. “Los peronistas hemos demostrado una vez más que estamos a la altura de la responsabilidad que tenemos con lo que está ocurriendo en el país. Y tenemos que bregar por la paz social, el debate democrático de ideas, superador. Eso generará la confianza para que la sociedad sepa quién la va a sacar adelante”, concluyó.

La negociación principal pasó por quienes quedaron como apoderados y quiénes participarán de la mesa de acción política. El artífice de la jornada fue Espìnoza, quien hizo gala de su paciencia para conformar a todos los sectores. 

“Es una buena foto de fin de año, se pudo construir la unidad que dejó conforme a todos los sectores. Esto tiene que ver con la consolidación que tuvo Cristina en la provincia en los últimos meses, y que todos bajaron un poco sus aspiraciones individuales. Ahora queremos estar todos adentro”, sintetizaron desde el entorno de La Cámpora en diálogo con Tiempo Argentino. La participación de este sector había quedado en duda la semana pasada cuando votaron en contra del presupuesto bonaerense, y se diferenciaron del resto del peronismo provincial que votó a favor. La discusión había pasado por la integración de la Defensoría del Pueblo bonaerense y por el endeudamiento previsto para 2017.

Por lo pronto, los apoderados llegarían a doce. Además de Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, líder del Grupo Esmeralda, su par de Berazategui Juan José Mussi y de Hugo Corvatta de Saavedra, están el diputado Eduardo “Wado” De Pedro, Jorge Landau, Eduardo López Wesselhoeft –del intendente de Ituzaingó Alberto Descalzo- y Ulises Giménez. A ellos se sumaron el jefe comunal de Escobar Ariel Sujarchuk y el diputado Fernando Chino Navarro por Movimiento Evita, Francisco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, y Pedro Borghini, ex presidente del Concejo Deliberante de La Plata, y Carlos Cupelli.

Por lo pronto, está abierta la convocatoria a todos los dirigentes que quieran volver al peronismo y que quedaron dentro del massismo. Ese llamado a “un gran frente electoral” todavía tiene por delante la definición de la metodología del armado. Es que la definición política que falta es la de la ex mandataria Cristina Fernández, quien, según fuentes cercanas, anunciará su decisión entre abril y mayo. Recién entonces se sabrá si se definirán las candidaturas en las PASO o si todos irán detrás de los votos que pueda arrastrar ella.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS