El relato oficial de la historia en La Plata es sin dictaduras

La Línea de tiempo del Centro cultural Islas Malvinas de La Plata omite la dictadura de 1976 y consigna el derrocamiento de Yrigoyen como una “renuncia” del mandatario radical.

Sebastián Casado Tasca y de Silvia Cugura Casado nacieron en cautiverio y fueron apropiados durante la dictadura, y cuando restituyeron su identidad en 2005 y 2008, Abuelas de Plaza de Mayo advirtió que sus partidas de nacimiento falsas compartían como lugar de nacimiento la dirección del Regimiento de Infantería N° 7 de La Plata. El cuartel militar fue sede del área 113 desde donde se comandó la represión en la región de la capital bonaerense y en 2017 dos militares fueron condenados por secuestrar allí a tres militantes en 1977 y asesinar a dos de ellos: Ángel Georgiadis y Mario Rapaport. Sin embargo, para el gobierno de Cambiemos en La Plata, nada de eso pasó en ese edificio donde funciona el Centro Cultural Islas Malvinas: una línea de tiempo que relata la historia del lugar ignora esos hechos, y ni siquiera menciona el golpe de estado de 1976.

La línea de tiempo está en la entrada del centro cultural municipal ubicado en la Plaza Islas Malvinas, como relato integrador de lo que ocurrió en ese regimiento. En su traza salta del año 1956, donde señala el fusilamiento de Cogorno por levantarse contra el golpe militar, al año 1982 cuando “partieron de ese edificio miles de jóvenes conscriptos que participaron de la Guerra de Malvinas”. Y directamente omite la dictadura cívico militar de 1976-1983.

Pero también oculta otro Golpe de Estado: en 1930 para el PRO de La Plata el regimiento “fue testigo de la renuncia de Hipólito Yrigoyen a la presidencia de la Nación”. No hay ninguna referencia al derrocamiento del mandatario radical ni mención al dictador José Felix Uriburu.

La omisión de la dictadura fue advertida por la abogada en juicios por crímenes de lesa humanidad Guadalupe Godoy durante el homenaje por el Día del Veterano y los Caídos en Malvinas, porque desde ese regimiento partieron los soldados conscriptos platenses a combatir en la guerra del Atlántico Sur. Las imágenes de la línea de tiempo sesgada fue tuiteada luego por H.I.J.O.S La Plata y se viralizó.

“La historia según @JulioGarro. La línea de tiempo en el Centro Cultural Islas Malvinas sobre el Regimiento 7. En 1976 no pasó nada. Y de 1998 hasta 2016 tampoco”, tuitearon los HIJOS y apuntaron al Intendente (PRO) Julio Garro, luego del acto por el 2 de abril.

“Poner una línea de tiempo con hechos aislados y sin los procesos que la hacen comprensible, es una forma de borrar lo que pasó”, explicó Laura Lenci, titular de la cátedra Historia Argentina III de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). “Por un lado hay una selección arbitraria de acontecimientos y por otro una descontextualización que impide una lectura inteligible de la línea de tiempo”, completó.

Para la investigadora y catedrática de Historia la selección fue arbitrariamente mal realizada, porque aunque los datos aislados parezcan que se está contando la historia, en realidad la está ocultando. La docente remarcó, además, que una línea de tiempo es una herramienta integradora en una muestra: “funciona como una síntestis, una sistematización de lo que se contó en una muestra. Tiene que estar al final de un recorrido en el que se despliega información, no al principio”.

El Centro Cultural está emplazado en la Plaza Islas Malvinas, en el edificio que fue el Casino de Oficiales del Regimiento. Su director es Mariano Olmedo, uno de los hijos del humorista y depende de la dirección de Cultura Municipal, a cargo de Gustavo Silva, que no contestó llamados o mensajes de Tiempo. En el centro, a las tres de la tarde un solitario empleado de seguridad advierte que solo de 10 a 14 puede encontrarse alguna autoridad o empleado habilitado para evacuar cualquier dura.

Fue inaugurado como centro en 1998 durante el gobierno de Julio Alak y tuvo desde su fundación como espacio público no militar una relación directa con la historia: lleva el nombre de las islas hacia porque desde allí partieron miles de jóvenes platenses hacia la guerra. Y aunque nunca dejó de funcionar –hasta el cambio de gestión en 2015 fue dirigido por el artista plástico Rocambole- luego de unas refacciones menores, Julio Garro lo reinauguró. Claro que eso sí figura en la línea de tiempo.

La historia oculta

“Hay dos condenas por apropiación de menores relacionadas con ese lugar”, explicó el abogado de Abuelas en La Plata, Emanuel Lovelli. La médica Nora Manacorda registró en las partidas falsas de Sebastián Casado Tasca y Silvia Cugura Casado ese regimiento como lugar de nacimiento. La mujer fue condenada en 2012 y 2017, por esos casos. “Las madres de los dos estuvieron secuestradas en La Cacha, lo que a su vez también vincula la relación del Regimiento con ese centro clandestino”, agregó.

El 28 de septiembre de 2016 el Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata condenó al ex jefe del Regimiento, Lucio Ramírez, por los asesinatos de Ángel Giorgiadis y Horacio Rapaport y el secuestro de Julio César Urien, los tres presos políticos de la dictadura en la Unidad Penal N°9 de La Plata que fueron sacados de la cárcel y fusilados en ese cuartel en enero de 1977.

Desde allí también partieron el 24 de noviembre de 1976 las tropas que junto a la policía de Miguel Etchcecolatz, bombardearon la casa de calle 30, donde funcionaba la imprenta de Montoneros y asesinaron a cinco militantes y robaron a la bebé Clara Anahí, que su abuela Chicha Mariani sigue buscando. En abril de 2012, en el juicio por el Circuito Camps, el testigo Juan Carlos Elso contó que mientras estaba como colimba lo llevaron desde el regimiento hasta la casa atacada.

La línea de tiempo no menciona la dictadura de la que fue parte, pero también omite los nombres de los dictadores Jorge Rafael Videla, o el de Leopoldo Galtieri, que declaró la guerra a Gran Bretaña.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS