El Senado impide el ingreso de dos periodistas feministas por considerarlas un riesgo de seguridad

Se trata de las directoras de LatFem, quienes habían sido acreditadas para la sesión pero luego les impidieron el ingreso. Lo cuentan en esta nota.

(Foto: Diego Martínez)
Por LatFem - @latfemnoticias
8 de Agosto de 2018

Desde el comienzo del debate en el Senado vivimos la hostilidad con la que nos recibió esta Cámara a nosotras como LATFEM y al resto de las periodistas feministas. Nos revisaron las carteras, nos hicieron guardar nuestros pañuelos verdes y la primera reunión de comisiones nos quedamos afuera por una supuesta “falta de espacio”. Denunciamos esta situación que fue en aumento con el transcurrir de las plenarias e insistimos con la cobertura porque creemos que la discusión sobre el aborto tiene que darse de cara al pueblo y no a puertas cerradas. Insistimos con la cobertura porque creemos que se trata de un proceso pedagógico y democrático inédito en la historia argentina.

Un día antes del histórico debate sobre aborto, cuando ya estabamos acreditadas, en la mesa de entrada del Senado fuimos informadas de que hay un alerta de seguridad emitida en contra de dos de nuestras co-directoras, María Florencia Alcaraz y Agustina Paz Frontera. Somos periodistas comprometidas con la legalización del aborto y cubrimos el proceso parlamentario desde el primer momento como LATFEM y desde otros medios, como El Cohete a la Luna. Para la sesión del 8 de agosto nos acreditamos, y a diferencia de cientos de colegas, los permisos fueron concedidos. Pero al intentar acceder al edificio para retirar las acreditaciones nos informaron que tenemos prohibido el ingreso por insultar y agraviar a unx senadorx el miércoles 1° de agosto y que el personal de Seguridad había actuado de oficio y emitido un alerta en nuestra contra.

Nos sorprende que no nos hayan llamado la atención, notificado ni solicitado nuestros nombres el día en el que se nos acusa de haber incurrido en una falta. Creemos que nos “marcaron”. Además del ejercicio de la libertad de expresión, se ve afectado nuestro trabajo.

La sesión del 8 de agosto de 2018 será un hecho político histórico, e independientemente del resultado de la votación, millones de manifestantes esperarán en las inmediaciones del Senado para reclamar de una vez por todas nuestro derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Por otra parte, cientos de medios internacionales cubrirán tanto la vigilia convocada por las organizaciones feministas como la sesión. La Presidencia de la Cámara toma, en este contexto, una decisión política que confirma lo que hace semanas sabemos: la voluntad deliberada de restringir el acceso a los medios independientes que expresan la voz del clamor popular por el aborto legal, pero que además cubren con eficacia y profesionalismo este proceso de la democracia.

Sabemos que lo que irrita es el periodismo feminista. Es haber contado cada paso de esta ley con independencia de la operación de turno, y con la convicción de que construimos con palabras e imágenes el mundo en el que queremos vivir. Nos quieren quietas, sumisas, quieren periodistas que terminan su trabajo cuando cierra la jornada laboral y quieren que no ofrezcamos nuestra mirada como garantía de autenticidad. Un periodista no debería ser mujer, no debería ser joven y no debería ser feminista.

El Estado nos da la espalda. La democracia nos dice que no nos quieren ahi, declaran que somos “personas no gratas”. No es grato que señalemos las argucias tramposas. No es grato que como fundadoras de Ni Una Menos continuemos marcando cuánto el gobierno de la alianza Cambiemos limita el potencial de nuestras vidas, cuán falaces son sus intentos de apropiarse de nuestras luchas históricas por la autonomía y los derechos humanos de toda la población.

Hoy nos cierran la puerta en la cara. Gracias, la historia está afuera.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS